Lenín Moreno denunció la "grosera intromisión" del "dictador Nicolás Maduro" en Colombia

Durante un foro, el presidente de Ecuador y el expresidente colombiano Andrés Pastrana responsabilizaron a Maduro por las protestas en el país neogranadino. Jorge Arreaza rechazó las acusaciones

Lenín Moreno denunció la "grosera intromisión" del "dictador Nicolás Maduro" en Colombia

El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, cerró este miércoles un foro de defensa de la democracia en América Latina en Miami con un llamamiento a los Gobiernos democráticos de la región para que actúen «sincronizada y coordinadamente» como hacen las «dictaduras del socialismo de siglo XXI».

Moreno fue el orador principal del foro «Defensa de la Democracia en las Américas», organizado por el Instituto Interamericano para la Democracia (IID) ,y celebrado de manera presencial en un hotel de Miami con la participación del secretario general de la OEA, Luis Almagro, expresidentes, políticos, académicos y artistas.

Las amenazas y agresiones a los sistemas democráticos y cómo actuar frente a ellas y las dictaduras de América Latina y la influencia en ellas del crimen organizado fueron los temas dominantes en una reunión en la que los Gobiernos de Cuba, Venezuela, Nicaragua y Bolivia salieron permanentemente a colación.

El titular de la Organización de Estados Americanos (OEA) llamó a no confundir «las democracias imperfectas», que según dijo son la gran mayoría de las latinoamericanas, con las dictaduras que, a su juicio, gobiernan en los cuatro países mencionados.

Lo hizo al referirse a El Salvador y a acciones como la destitución de la sala constitucional de la Corte Suprema y del fiscal general por parte de la mayoría oficialista en el Congreso.

Almagro subrayó que si el presidente salvadoreño, Nayib Bukele, persiste en actuar incorrectamente y no respeta la independencia de los poderes del Estado va a tomar el camino que tomaron en su día Venezuela, Cuba, Nicaragua y Bolivia, e instó a ayudar a que la democracia prevalezca en El Salvador.

Según dijo, no se puede «regalar» ese país al bloque bolivariano, al que acusó de tener «una dinámica desestabilizadora», cuyo «laboratorio central está en Cuba» y la plataforma principal en Venezuela, para hacer tambalear a los Gobiernos democráticos.

Almagro indicó que le gustaría seguir el rastro del «dinero bolivariano» en cada campaña electoral del continente, desde Canadá hasta la Patagonia, porque -dijo- cuando ese dinero permea los sistemas democráticos los perfora como un «queso gruyere».

Moreno y la democracia

El presidente ecuatoriano, que entregará el poder el 24 de mayo al conservador Guillermo Lasso, habló en el foro de las «sorpresas» que dan las elecciones democráticas, como el triunfo en las últimas elecciones en su país del candidato que «defendía la libertad» (Lasso) frente al que representaba al «correísmo», Andrés Arauz.

A su juicio, para contar con una democracia es «esencial» el respeto a la institucionalidad, algo también resaltado por Almagro.

En algún momento de su discurso bromeó diciendo que si tiene el pelo totalmente blanco es por haber lidiado con el «Socialismo del siglo XXI» e instó a los presidentes democráticos a copiar la manera coordinada de actuar de ese bloque para defender la democracia.

Maduro y Colombia

En una referencia a Colombia y tras subrayar que «la protesta social no es violencia», el presidente ecuatoriano denunció la «grosera intromisión» del «dictador Nicolás Maduro en lo que está sucediendo ahora» en tierras colombianas.

«Por eso todos al unísono, así como lo hacen ellos, de manera sincronizada debemos pedir el freno a la violencia en Colombia y que Maduro saque sus sangrientas manos del pueblo colombiano», agregó.

El expresidente colombiano Andrés Pastrana, otro de los participantes en el foro, dijo que la más grave amenaza para la democracia colombiana fue el acuerdo de paz firmado por el Gobierno de Juan Manuel Santos con las FARC, porque se hizo «pasando por encima de la voluntad del pueblo de Colombia que se había pronunciado en contra en un plebiscito».

Ese acuerdo también sirvió para acrecentar otra amenaza a la democracia, el narcotráfico, que definió como el «karma» de los presidentes colombianos.

Las FARC son hoy el «cartel de droga más grande del mundo». Su accionar más la finalización de las fumigaciones con glifosato han hecho crecer la superficie cultivada de hoja de coca a 220.000 hectáreas, «seis veces» más de lo que había al final de su mandato presidencial, de acuerdo con Pastrana.

Durante la reunión se habló también de las democracias con sesgo autoritario de la región, entre las que varios de los ponentes incluyeron a Argentina y México.

«La democracia en Argentina está amenazada por un comportamiento que busca debilitar el sistema de independencia del poder judicial, violando la Constitución y violando los derechos humanos y que tiene un propósito, de crear impunidad sobre funcionarios de su gobierno que están siendo investigados por hechos graves de corrupción», dijo el expresidente argentino Mauricio Macri durante su intervención.

Rechazo del chavismo

El canciller de Venezuela, Jorge Arreaza, rechazó las acusaciones.  «¡Mucho se habían tardado en responsabilizar a Venezuela!, dijo Arreaza en Twitter al responder a Pastrana, quien replicó las acusaciones de Moreno.

Arreaza dijo que Moreno y Pastrana son de una «especie política en proceso de extinción» y que «subestiman a sus pueblos» y «se citan entre ellos para evadir sus culpas e incompetencia. ¡Que Vergüenza!».

Por su parte, el considerado número dos del chavismo, Diosdado Cabello, también rechazó las palabras de Moreno e indicó que lo que sucede es porque el pueblo colombiano se cansó.

«No pudo determinar la inteligencia colombiana la Operación Gedeón -la fallida incursión marítima ocurrido hace un año y planeada, según Venezuela, en Colombia- y van a determinar que nosotros tenemos gente allí. No vale, no subestimen a su pueblo, es el pueblo que se cansó», señaló en su programa de televisión Con el Mazo Dando.

«Pronto comenzarán a voltearse los policías, pronto comenzará la Fuerza Armada a decir que no van a seguir matando al pueblo (…) es inevitable lo que está ocurriendo en Colombia, como va a ser inevitable que ocurra en otros países», agregó.

Colombia vive desde hace una semana manifestaciones contra el Gobierno de Duque, quien el domingo retiró su proyecto de reforma fiscal que detonó el conflicto y por el que el pasado lunes renunció el ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla.

Según la ONG Temblores, la brutalidad policial se ha cobrado la vida de 37 personas en los últimos ocho días, mientras que la Defensoría del Pueblo aseguró que las protestas han dejado 24 víctimas mortales, y responsabiliza a la Policía de 11 muertes.