Líderes del G7 asumen postura frontal ante Rusia y China

Enfrentar los desafíos planteados por Putin y el régimen chino es uno de los acuerdos de la cumbre del G7. Y ocuparse de la pandemia y el calentamiento global, también figuran en la lista de asuntos pendientes

Líderes del G7 asumen postura frontal ante Rusia y China

Los líderes del G7 se comprometieron el domingo a ayudar al mundo a atajar la pandemia de coronavirus, frenar el cambio climático y enfrentar los desafíos planteados por China y Rusia, en la clausura de una cumbre que buscó mostrar su renovada unidad.

Al término de su primer encuentro en persona en casi dos años, en una idílica playa del suroeste de Inglaterra, los jefes de Estado y de gobierno de Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón y el Reino Unido, publicaron una ambiciosa declaración de intenciones.

Ha sido una cumbre «extraordinariamente colaborativa y productiva», se congratuló el presidente estadounidense, Joe Biden, antes de dirigirse al castillo de Windsor, cerca de Londres, para tomar el té con la reina Isabel II junto a su esposa Jill.

Al cabo de tres días de debates, las siete grandes economías se comprometieron a proteger en 2030 el 30% de la tierra y los océanos, buscando detener la pérdida de biodiversidad, y a reducir sus emisiones de carbono a la mitad respecto a 2010.

El anfitrión británico, Boris Johnson, había planteado el calentamiento global como una prioridad de la cumbre antes de la celebración en noviembre de la conferencia de la ONU sobre el clima en Glasgow.

«Hay una relación directa entre la reducción de emisiones, la restauración de la naturaleza, la creación de puestos de trabajo y la garantía de un crecimiento económico a largo plazo», afirmó.

Sin embargo, los ecologistas criticaron unas promesas que consideraron insuficientes.

«Sin un acuerdo para poner fin a todos los nuevos proyectos de combustibles fósiles -algo que debe hacerse este año si queremos limitar el peligroso aumento de la temperatura global- este plan se queda muy corto», denunció el director de Greenpeace en el Reino Unido, John Sauven.

Vacunas, recuperación y derechos humanos

La cumbre abordó también la respuesta a la pandemia con una declaración para ayudar a prevenir futuras crisis sanitarias y la promesa de donar mil millones de vacunas del covid-19 a países desfavorecidos, empezando este agosto y terminado en 2022.

Pero no faltó quien les recordara que se necesitan once veces más para inocular al mundo contra un virus que ha matado a 3,7 millones de personas.

G7

Angela Merkel en una de las sesiones de trabajo del G7 (PHIL NOBLE / POOL / AFP)

«Creo que esta cumbre pasará a la historia como una oportunidad perdida cuando necesitábamos 11.000 millones de vacunas, y sólo nos han ofrecido un plan para mil millones», fustigó el ex primer ministro laborista británico Gordon Brown.

Por su parte, la directora gerente del Fondo Monetario Internacional, Kristalina Georgieva, hizo hincapié en la necesidad de ayudar a los países en desarrollo a remontar la crisis económica provocada por el coronavirus, advirtiendo sobre el riesgo de que haya «recuperaciones peligrosamente divergentes».

En este sentido, el G7 anunció un plan de infraestructuras impulsado por Estados Unidos para ayudar a los «países de renta baja y media», desde Latinoamérica hasta el Pacífico, a recuperarse de la pandemia.

Bautizado «Reconstruir el mundo mejor» y estimado en cientos de miles de millones de dólares, tiene como claro objetivo rivalizar con un proyecto chino similar denominado «nuevas rutas de la seda».

Pero este será «mucho más justo», aseguró Biden, afirmando sin embargo que «no busca el conflicto» con Pekín.

El G7 pidió también un estudio más profundo de la Organización Mundial del Comercio (OMC) sobre los «orígenes del covid-19», con la participación de China, a quien urgió por otro lado a «respetar los derechos humanos» en la región de Xinjiang, hogar de la minoría musulmana uigur, y en Hong Kong, donde ha reprimido a los defensores de la democracia.

Un «nuevo impulso» con Biden

El comunicado final de la cumbre llamó asimismo a Rusia a poner fin a sus «actividades desestabilizadoras», incluyendo la injerencia en los sistemas democráticos de otros países y los ciberataques con programas de robo de datos atribuidos a grupos de ese país.

E instó a Moscú a cumplir sus obligaciones internacionales en materia de derechos humanos, investigado «urgentemente» el uso de armas químicas en su territorio y poniendo fin a «su represión sistemática de la sociedad civil y los medios de comunicación independientes».

La primera gira internacional de Biden como presidente culminará el miércoles en un encuentro en Ginebra con su homólogo ruso Vladimir Putin, al que prometió expresar de forma «muy clara» sus desacuerdos.

Por su parte, los miembros del G7 aprovecharon esta esperada reunión en persona para renovar sus lazos tras cuatro años de discordias con Donald Trump.

Biden se esforzó por abrir un nuevo capítulo en la alianza occidental, reafirmando, contrariamente a su predecesor, su compromiso con la OTAN, en cuya cumbre de Bruselas volverá a encontrarse el lunes con unos aliados satisfechos con este cambio de actitud.

«No es que el mundo haya dejado de tener problemas por la elección de Joe Biden como presidente de Estados Unidos. Pero trabajamos en soluciones a esos problemas con un nuevo impulso. Y creo que es muy bueno que hayamos concretado más en este G7», afirmó la canciller alemana Angela Merkel.

Los compromisos

Estos son los principales compromisos plasmados en la declaración final de la cumbre acordada por los mandatarios de Estados Unidos, el Reino Unido, Alemania, Francia, Italia, Canadá, Japón y la Unión Europea.

Contra la pandemia:

– Donar mil millones de dosis de vacunas a países con dificultades para acceder a la inmunización durante el próximo año, ya sea a través de la entrega de excedentes de producción o bien con financiación del programa internacional COVAX.

– Impulsar un sistema global de alerta temprana contra futuras pandemias y amenazas sanitarias, así como mejorar la capacidad de los países del grupo para secuenciar el genoma del virus SARS-CoV-2, con el ánimo de llegar a analizar el 10 % de los casos positivos en busca de variantes peligrosas.

– Respaldar el desarrollo de una estrategia para reducir a 100 días el plazo necesario para aprobar tratamientos médicos, test diagnósticos y vacunas eficaces ante la aparición de nuevas amenazas sanitarias.

Recuperación económica:

– Impulsar, junto con el G20 y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), un mínimo impuesto global sobre sociedades del 15 %.

– Mantener los estímulos para respaldar la economía durante «el tiempo que sea necesario» a fin de promover el crecimiento económico tras la pandemia, la creación de empleo y la inversión en infraestructuras.

– Ampliar el alcance de los instrumentos del Fondo Monetario Internacional diseñados para incrementar los recursos de países en desarrollo con la perspectiva de alcanzar un volumen 100.000 millones de dólares (82.600 millones de euros).

Política exterior:

– Lanzar un plan de financiación de infraestructuras en países de ingresos medios y bajos que contrarreste el ambicioso proyecto chino «One Belt, One Road» (Una ruta, un cinturón), que se despliega desde 2013 en África y Asia, entre otros lugares.

– Oponerse a las prácticas «anticompetitivas» de China, a las violaciones de los derechos humanos en la región china de Xinjiang y exigir a Pekín que asegure un «alto nivel de autonomía» para Hong Kong.

– Urgir a Rusia a terminar con sus «actividades maliciosas», incluidas las «interferencias» en otros países y los ciberataques lanzadas desde su territorio, y defender la soberanía e integridad de Ucrania frente al expansionismo de Moscú.

Cambio climático:

– Vetar desde el próximo año nuevas partidas de financiación pública directa a proyectos para generar energía a partir del carbón, la mayor fuente de emisiones de gases de efecto invernadero.

– «Acelerar los esfuerzos» para recortar la contaminación con el ánimo de que continúe siendo posible mantener un límite máximo del calentamiento global de 1,5 grados centígrados.

– Impulsar planes para proteger al menos el 30% de la superficie terrestre y el 30% de los océanos durante esta década.

Con información de AFP y EFE

Los juegos olímpicos más allá del deporte

Maduro, en medio de la ola de triunfos en los juegos olímpicos, presiona, chantajea e intenta controlar el discurso del triunfo de nuestros deportistas para hacerlo suyo; para tratar de vender la idea de que estos jóvenes triunfaron porque el Estado venezolano los apoyo. Nada más lejos de la realidad