Los colectivos más radicales tomaron la AN y el centro de Caracas

Los colectivos –bandas paramilitares y parapoliciales- más radicales tomaron el miércoles 15 de enero el centro de Caracas. Los grupos se apostaron en las zonas aledañas a la Asamblea Nacional con la misión impedir, a toda costa, el paso del presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, al Palacio Federal Legislativo.

Los colectivos más radicales tomaron la AN y el centro de Caracas

Los colectivos –bandas paramilitares y parapoliciales- más radicales tomaron el miércoles 15 de enero el centro de Caracas. Los grupos se apostaron en las zonas aledañas a la Asamblea Nacional con la misión de impedir, a toda costa, el paso del presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, al Palacio Federal Legislativo.

La sesión tenía entre uno de sus puntos principales homenajear a los educadores en su día.

Sin embargo esto no pudo ser, al menos no en la sede del poder Legislativo.

Montados en motos de distintas cilindradas, los colectivos vestían de negro. Muchos de estos sujetos tapaban sus caras con pasamontañas y pañuelos, para que no se les identificara. Portaban bolsos colocados de medio lado o koalas a la altura de la cintura, en donde algunos llevaban armas.

El paso por la avenida Universidad fue cerrado, en la esquina de Chorro, sede del ministerio de Ciencia y Tecnología, se colocó un camión, con enormes cornetas que reproducía canciones de salsa.

De cada lado de la calle había filas de motorizados que atentos esperaban cualquier tipo de instrucciones de sus líderes. Mientras tanto otro grupo se desplazaba en caravana por las calles del Centro de la ciudad y “vigilaba” los espacios alertas a cualquier movimiento que realizaron los diputados opositores.

A las 11 de la mañana, el concejal del municipio Libertador, Nahúm Fernández, salió de las instalaciones del Concejo Municipal, acompañado de un grupo de integrantes de los colectivos y a través de radios informaron lo que ocurría en otros sectores del Centro.

Los carros en el que iba el presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó y otros legisladores fueron atacados. Asimismo, varios periodistas resultaron afectados.

Impunidad

Entre los grupos de colectivos, también había funcionarios de las Fuerzas de Acciones Especiales que se saludaban a algunos de los atacantes como amigos y viejos compañeros de lucha.

En la Plaza Caracas, estaban apostados  funcionarios de la Policía y la Guardia Nacional, junto a vehículos antimotines, patrullas y una considerable cantidad de motos, que también esperaban instrucciones de sus superiores.

“Esos funcionarios en vez de estar pendiente de Guaidó, deberían subir a los cerros a combatir a los malandros”, se quejó una señora que intentaba tomar un transporte para llegar hasta la zona de La Pastora.

A pesar de los acontecimientos, los comerciantes mantenían sus locales abiertos, pero atentos de cerrar, en caso de cualquier novedad,

Al frente del Palacio Federal Legislativo y la alcaldía de Caracas, también se observaban piquetes de Guardias Nacionales, que solo permitían el acceso a la Asamblea Nacional a las personas afectas al régimen de Nicolás Maduro.

“Juanito Alimaña, se asustó y se fue a reunir para El Hatillo, sabía que aquí no podría pasar, Viva la revolución carajo”, se escuchó decir a uno de los líderes de los colectivos, cuando llegaba el mediodía.

“Aquí se esperaba una vaina grande, pues mira aquí se vinieron los colectivos con sus líderes más radicales, arrechos, en defensa del proceso”, dijo otro colectivo en conversación con uno de los grupos.

Alrededor de la 1:00 pm de la tarde se conoció que los colectivos iban a reunirse, para evaluar las acciones realizadas durante la mañana y las acciones a seguir. Mientras tanto celebraban eufóricos el haber impedido el paso a los diputados opositores.

17 años de gobierno y 23 planes de seguridad no han liquidado el hampa en Venezuela

A 13 años de la inauguración de las primeras misiones impulsadas por el ex presidente Hugo Chávez, profesionales en el área de políticas públicas para la salud, la vivienda y la alimentación presentaron un informe en un foro presentado por Transparencia Venezuela sobre el deterioro constante de las estrategias sociales iniciadas, casualmente, en épocas de elecciones gubernamentales.

2018: el año de la tortura oficial en Venezuela

El informe hecho por el Instituto Casla, que dirige la abogada venezolana Tamara Suju, señala la utilización de la tortura y la represión como instrumento de presión y control social, además describe algunos de los métodos empleados por los perpetradores.