<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

“Los héroes cuando acceden al poder se convierten en dictadores”

Rafael Cadenas, premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana, recibió el 29 de noviembre la Orden UCAB, la más alta distinción de esta casa de estudios, en el marco de la III Feria del Libro del Oeste de Caracas y al cumplirse 237 años del natalicio de Don Andrés Bello

“Los héroes cuando acceden al poder se convierten en dictadores”

El poeta recordó cuando era niño. Dijo, durante el discurso de recibimiento de la Orden UCAB, que en la infancia cuando alguien llamaba a la puerta de su casa, la familia preguntaba: “¿Quién?, y la bella respuesta era: gente de paz”, agregó.

En el pasado se sabía quién tocaba a las puertas pero pareciera que esto ahora no es tan fácil de advertir: “Desde hace años descreo de los héroes porque cuando acceden al poder se convierten en dictadores”.

Habla con pausas. Pausas transparentes que hacen callar al resto. Pareciera que el auditorio fue invitado a pensar y a enlazar las frases, como si se leyese un poema. Todos enmudecieron cuando él habló. Toda el Aula Magna de la Universidad Católica Andrés Bello se calló cuando él subió al escenario a recibir su homenaje. Todos querían escucharle y, salvo los flashes de las cámaras, su voz fue la única que retumbó en el recinto.

“Alguien en España me dijo que yo manejaba muy bien los silencios. Estuve tentado a decirle que el silencio me maneja a mí”, comentó. Pero es falso que no hable. No. Habla y con potente voz. Se trata solo de ser preciso.

Agradeció el reconocimiento, la más alta distinción de la casa de estudios, y dijo que era un honor impensable que coincidió con la Feria del Libro: “Un objeto hecho de papel y letras que no está entre las prioridades del gobierno, salvo que sea de carácter adoctrinador, que impida pensar; y que no desaparecerá -como temen algunos- porque una pantalla jamás será su equivalente”.

En su discurso hizo un recuento histórico. Citó a Antonio Arráiz, quien señaló que durante el siglo XIX, después de la Guerra de Independencia, hubo en nuestro país más de 40 revoluciones. Enfrentamientos armados entre caudillos que creían tener el derecho a un estatus superior. Cuando, en realidad, solo los movía el interés personal.

“Llama la atención que de los procesos civiles no hay estatuas, porque los gobiernos no los valoran y las de Bolívar lo representan siempre con una espada en la mano. No hay una sola estatua que lo muestre lector, escritor u orador. Es la primacía del militarismo”, explicó.

Cadenas destacó que Simón Bolívar era un hombre de la Ilustración que logró que la Universidad Central de Venezuela pasara de la época de la Colonia a la República. “La UCV, que en este momento se encuentra en estado de penuria que impide su funcionamiento. El mismo estado que sufren todas las universidades, que es algo grave, pues esto impide el desarrollo de un país. Me horroriza pensar que el gobierno las odie”, dijo.

En su discurso mencionó la importancia de la lengua, la educación, la democracia. La antítesis de todo ello es el totalitarismo: “Las cabezas se forman por la lengua y se pueden reeducar los espíritus empezando por ella”, señaló citando a Andrés Bello.

También mencionó a George Orwell: “El actual caos político guarda relación con la decadencia del lenguaje. Podríamos revertir esto si empezamos por lo verbal”. Y de Octavio Paz recordó que “cuando una sociedad se corrompe, el lenguaje se deteriora”. De allí que sugiriese revertir la premisa, “pues a todos nos une la concepción sobre el lenguaje como instrumento poderoso que influye decisivamente en la sociedad”.

Cerró su intervención con una sugerencia que –dijo- le rondaba desde hace varios días. La obra de Andrés Bello consta de 26 volúmenes. No podrá un solo lector hacer una antología de su obra. Se trata de una tarea para conocedores que podrían trabajar en equipo: “Para terminar dejo esta idea en el aire. Aunque no sé si existe algo parecido”.

El sacerdote jesuita José Virtuoso, rector de la UCAB, fue breve. Explicó que celebraba entregar esta orden a un “poeta excelente que no ha hecho silencio frente a la destrucción de Venezuela. Un poeta que permanece aún y en medio de la noche oscura”.

Subrayó que la entrega de la Orden UCAB no se limitaba a un reconocimiento de esta casa de estudios sino de todo un país que reclama libertad.

Cuando Magaly Vásquez, secretaria de la universidad, leyó el acta de conferimiento de la Orden UCAB a Cadenas destacó que él es un poeta que aborda los temas universales sin sacrificar la sencillez.

Antes de ella la profesora Moraima Guanipa aplaudió la labor del poeta por ser un creador que “ha sabido defender la lengua. Esa casa donde el ser humano se encuentra con el otro y no por ser grata resulta menos amenazada”.

Previo al discurso de Guanipa el concertista Carlos Urbaneja ofreció un recital de piano. Se escucharon las melodías de “Mi querencia”, de Simón Díaz, “Caramba” de Otilio Galindez y “Desesperanza” de María Luisa González de Escobar. Pero desesperanza fue lo que menos hubo hoy en la Universidad Católica Andrés Bello. Donde el propio músico reveló que él fue formado por los jesuitas y que la esperanza y la fe por nuestro país son los anclajes que lo sostienen. Como a todo el auditorio, que se puso de pie para aplaudir y despedir al poeta.

]]>