<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Los nuevos asesinos: los bachaqueros de la salud

Una emergencia en el cuadro médico de mi hija mayor me hizo buscar Clonazepam por todas partes. Las farmacias no lo tenían. Lo conseguí a través de una decena de personas solidarias que me lo regalaron. Sí, me lo regalaron. La Venezuela generosa y solidaria. Pero en mi búsqueda desesperada topé con los bachaqueros de medicamentos. Un submundo entre los submundos venezolanos que han surgido fruto de la corrupción y la supervivencia a costa de lo que sea.

Los nuevos asesinos: los bachaqueros de la salud

Siento decir que la mayoría de las medicinas que se bachaquean a precios de oro provienen del Instituto de los Seguros Sociales y el Ministerio de Salud. Eso me lo aseguraron un par de bachaqueros a quienes contacté vía Twitter y con quienes hablé por teléfono. Sus mensajes fueron borrados luego de que habláramos.
Cuando inquirí sobre la proveniencia de las medicinas, ambos me respondieron que “eran seguras”, porque venían de esas dos instituciones. Uno de ellos, cuando le pregunté que cómo las había conseguido si eran del Ministerio o del Seguro Social, me colgó. El otro, más caradura, me dijo que “uno tiene sus contactos”. Me imagino quiénes son esos “contactos”.
Una tercera me ofreció desde quimioterapias hasta insumos para diálisis “te lo digo por si sabes de alguien interesado”. Cobraba en dólares. Debe estar enchufada porque se comunica abiertamente por las redes sociales. Un cuarto me ofreció toxina botulínica “para que te pongas bella… cuando quieras me dices, mi amor”. Ése me dijo que era segura porque provenía del Seguro Social. ¿Es que no hay auditorías en esas instituciones, o las autoridades se hacen de la vista gorda para que se redondeen lo que ellos no les pagan?
El caso es que este asunto de los medicamentos y los alimentos ha transformado a Venezuela en un país de estafadores. Otras medicinas, las menos, son extraídas de los laboratorios que aún quedan en el país.
 
En una farmacia de La Candelaria donde entré a preguntar por el Clonazepam de mi hija, una señora muy amable me aseguró que una cuadra más allá del puente de las Fuerzas Armadas que pasa sobre la Avenida Urdaneta había bachaqueros que vendían toda clase de medicamentos.
“Eso sí, tiene que pagarlos en efectivo”. Obvio, porque por las transferencias se pueden localizar y no les conviene. Se lo comento a la señora y me responde que “a los “pobres” los tienen hostigados la policía y la guardia nacional, que a su vez tienen sus redes de reventa. Que me acerque a los que llevan morralitos, que los esconden ahí para evitar el decomiso”. Pero en Catia los tienen a la vista de todos.
El neurólogo Roberto Weiser ha llevado desde hace más de dos años una campaña para exigir que se traigan al país los medicamentos para los enfermos de Parkinson. Cada vez es más difícil conseguirlos, pero los bachaqueros los tienen. El lunes 5 de marzo el Dr. Weiser denunció a través de su cuenta de Instagram: “bachaqueros de medicamentos estafando al país.
Venden Sinemet para enfermedad de Parkinson de esta forma (foto anexa). ¡No compres medicamentos a bachaqueros estafadores!”. Y como si esto fuera poco, venden una sola pastilla con la indicación de que se disuelva en un vaso de agua, que así ésta toma las características del medicamento. Y aunque usted no lo crea, hay incautos que la compran. La necesidad tiene cara de hereje.
Hay farmacias que traen medicamentos del exterior y así capean la escasez. Pero entre ellas hay las que hacen negocio con la necesidad de la gente. Una farmacia donde “se consigue de todo” cobra en dólares. Yo no critico el cobro en divisa porque en divisas las compran ellos, pero sí lo inflado de los precios.
 
El encargado de una de las más famosas me explicó que el exorbitante precio se debía a los peajes que debían pagarles a los guardias nacionales cuando pasaban por varios puestos de la frontera. Y siempre tiene clientes, porque como me comentaba un amigo periodista “yo dependo del inhalador del asma y lo pago al precio que me pidan”.
¡Y los que no tienen cómo comprarlos, se mueren como unos pendejos! Jugar con la salud del prójimo es intento de asesinato. Así, sin eufemismos, porque es imposible encontrar otra palabra que describa lo que eso significa. Quienes bachaquean con la salud son unos asesinos. Unos en potencia, otros consumados.
Pero muchos de los que han fallecido o fallecerán por la incapacidad de comprar los medicamentos, tal vez morirán felices porque fue en el marco de la revolución del amor y las reservas petroleras más altas del mundo.]]>

¿Cuál es el límite de Soteldo?

En esta columna, Carlos Domingues comenta como el propio jugador ha roto paradigmas y parece estar más cerca de cruzar el charco, algo por lo que muy pocos apostaban desde su debut en Zamora