<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Los pacientes renales lanzan un mensaje a los candidatos: &quot;No queremos morir&quot;

A una semana de las presidenciales, los pacientes renales se vuelven a movilizar en las calles, exigiendo atención a un Estado que no otorga insumos para diálisis y desoye las denuncias sobre enfermos que murieron por falta de medicinas. Ante la desidia, los manifestantes lanzan un llamado a los candidatos presidenciales. "No queremos morir", dijo uno de ellos.

Los pacientes renales lanzan un mensaje a los candidatos: &quot;No queremos morir&quot;

Hasta la residencia oficial de gobernadores del estado Táchira llegaron los pacientes renales de esa entidad, quienes acompañados de sus familiares solicitaban a la gobernadora opositora Laidy Gómez, los ayuda a establecer un contacto con el gobierno de Nicolás Maduro para “la urgente apertura de un canal humanitario” en Venezuela. En este país petrolero la escasez de medicinas roza el 90%, según gremios médicos locales.
La vocera del grupo de pacientes con tratamiento de diálisis,  Rina Morales, informó que a partir de este sábado unos 750 enfermos renales del Táchira podrían quedar sin insumos para la terapia. Una situación que coloca a los pacientes en una especie de corredor de la muerte.
Morales advirtió que el temor crece tras asegurar que 14 personas fallecieron en los últimos meses por no contar con un tratamiento oportuno.
“No tenemos insumos, dializadores, vías, a lo que se suma el problema de los contantes cortes de luz en el Estado que han originado una reducción en el tiempo del tratamiento lo que aumenta las toxinas en el organismo”, aseguró la activista.
Tanto la unidad de diálisis del Hospital Central de San Cristóbal como la del Seguro Social en la ciudad han colapsado dijo Rina Morales, paciente renal. “Y los pacientes están desesperados buscando donde continuar el tratamiento”, afirmó.
La activista envío un mensaje claro al gobierno de Nicolás Maduro, que ha negado en reiteradas oportunidades la apertura de un canal para surtir de medicinas y comida a los venezolanos tal como han exigido gobiernos y voceros de organismos internacionales.
“Aprovechando que están en campaña electoral hagan algo por los pacientes renales de Venezuela. La mejor campaña que ustedes pueden hacer es abrir el canal humanitario. Nosotros tenemos información que hay países hermanos que han donado medicamentos y se encuentran en la ciudad de Cúcuta, esperando que usted, señor Nicolás Maduro autorice el canal humanitario  y las medicinas puedan pasar al país para salvar vidas no solo a los pacientes renales, también a los oncológicos, diabéticos y con VIH”.
Oneida Castillo, madre de un paciente renal, dijo a El Estímulo que cada día es más difícil continuar el tratamiento con regularidad.
“Mi preocupación y la de los demás familiares y pacientes renales es la reducción en las próximas horas se suspenda el tratamiento porque eso es llevarlos a la muerte. Se han disminuido los tratamientos por falta de material y cuando llegan recortan las horas de la diálisis, tratando de economizar el tiempo. Hay otras clínicas que están dializando cada ocho días”, dijo Castillo.
La situación que se ha agudizado en los últimos meses se presenta desde el pasado año sin tener hasta el momento una solución por parte del gobierno nacional.

Sin luz la situación empeora

Los constantes cortes de energía eléctrica, que puede llegar hasta por ocho horas diarias a la entidad limítrofe de Colombia, se mantienen en zozobra a pacientes y familiares, pues se han visto obligados a suspender las diálisis por falta de luz.
“Cuando se va la luz y están en pleno tratamiento todo se paraliza, esperan un momento pero si no llega de nuevo la energía eléctrica pues se tiene que paralizar la diálisis y eso es peor para ellos. A mi hijo le paso esta semana, como lo metieron, lo volvieron a sacar, eso paso el lunes y era la primera terapia de la semana, es decir venía con liquido acumulado desde el fin de semana y no se pudo hacer nada hasta el miércoles”, afirmó Morales.
Víctor Núñez es uno de los pacientes que teme morir ante la desatención del Estado. “Si pasan muchos días sin dializarnos se acumulan muchas toxinas en el cuerpo”, explicó a El Estímulo. Su cara y extremidades están  notablemente inflamadas.  Mostró las consecuencias sufridas al no poder cumplir el tratamiento en los lapsos recomendados por los especialistas.
“No queremos cuentagotas, queremos que nos surtan los sto de las unidades. Estamos sin líneas y sin ellas los pacientes no se pueden dializar”, dijo Luz Ramírez, familiar de un paciente renal, quien exigió al Instituto Venezolano del Seguro Social, enviar los requerimientos solicitados.
Hizo un llamado a los diputados a la Asamblea Nacional, a los gobernadores y a los candidatos a la presidencia de la república.
“Están en plena campaña mostrando un país que no existe, la realidad es la cantidad de pacientes que hay en Venezuela solicitando atención en medicinas e insumos y alimentación para poder vivir. No le mientan más al mundo. A la señora Delcy Rodríguez (presidenta de la Constituyente chavista) le decimos que se aboque a la apertura del canal humanitario que necesita muchos venezolanos para poder vivir, eso no es mentiras, es una realidad.
 
Criticó que a una semana de las elecciones presidenciales el gobierno Nicolás Maduro pretenda mostrar “que aquí no está pasando nada, que Venezuela es el mar de la felicidad y si estamos en un mar pero de agonía y tormento”, afirmó la pariente de un enfermo renal.

Unidades de diálisis están colapsadas

La médico nefróloga de una de las cuatro unidades de diálisis que existen en San Cristóbal,  Elvia Escobar,  que los insumos para los pacientes renales no cubren ni un mes de tratamiento.
“Actualmente la cantidad de material que está llegando no es suficiente para cubrir el mes completo de diálisis de los pacientes. Las líneas y los kits genéricos son parte de los insumos que están fallando y sin estos materiales es imposible conectar al paciente a la máquina de diálisis. Problemática que no solo se ve en la región sino en el resto del país”.
 
Explicó que los insumos para el tratamiento no están disponibles en cualquier farmacia o comercio. Esto dificulta la adquisición de los mismos a través de una vía distinta a la establecida por el Gobierno, agregó.
Minimizar el tratamiento en un paciente renal es “muy grave”, explicó la especialista a El Estímulo.
“Con las diálisis tres veces por semana tratamos de sacar las toxinas y el líquido que tiene el paciente. De acuerdo a la literatura los pacientes deben llegar con 1,5 kilos a cada diálisis y hay pacientes que llegan con 7 y hasta 20 kilos, si los dejamos de dializar aunque sea una vez a la semana puede ocasionar la muerte”, alertó.]]>