<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Los Rockets, la NBA y cómo China socavó los derechos de Estados Unidos

Por años la National Basket Association (NBA) ha sido uno de los deportes preferidos de los estadounidenses. La liga ha sido referencia de movimientos sociales, de lucha, de ascenso. Sus figuras son reconocidas a nivel global, Larry Bird, Magic Johnson, Michael Jordan, Kobe Bryant, LeBron James entre otros. Pero un simple tuit desmoronó los fundamentos y llevó a estadounidenses a pensar cómo su país abandonó sus valores por las ganancias económicas

Los Rockets, la NBA y cómo China socavó los derechos de Estados Unidos

L

a tierra de los libres y el hogar de los valientes reza una de los versos del himno de Estados Unidos de América, el famoso Star Spangled Banner o la Bandera Adornada de Estrellas representa los valores de los ciudadanos de ese país y los ideales por los que han luchado y muerto millones de estadounidenses.

La NBA, por su parte, se ha esforzado por verse como una marca responsable con compromiso social, apoya la democracia y los derechos humanos. Más que una liga de baloncesto, su lucha es por ser una institución de referencia para el desarrollo de la sociedad a través del deporte, dentro y fuera de las canchas.

Pero todo se derrumbó con el tuit de Daryl Morey, gerente general de los Rockets de Houston, quien en su cuenta personal de Twitter publicó una imagen que decía: “Lucha por la libertad, ponte de pie con Hong Kong”.

Posteriormente Morey quitó la imagen de su cuenta y dijo que expresaba una posición personal y no de la liga.

A partir de allí la tormenta no se hizo esperar. La Asociación China de Baloncesto dijo el domingo que suspendería toda cooperación con el equipo. La organización está presidida por Yao Ming, exfigura de los Rockets.

De inmediato la NBA respondió: “Reconocemos que las vistas expresadas por Morey han ofendido profundamente a muchos amigos y fans en China lo que es lamentable”.

 

En el texto afirman que la NBA  valora la educación de los individuos y que apoya que puedan compartir libremente sus opiniones en asuntos que les resultan importantes.

El comisionado de la NBA, Adam Silver, aseguró el 8 de octubre que la NBA no se plantea reglamentar lo que los jugadores, asalariados y propietarios de los clubes digan o no digan sobre esos temas, lo que sumó tensión a la ya complicada situación entre China y el máximo ente del baloncesto en Estados Unidos.

«No pediremos perdón por el hecho de que Daryl hiciese uso de su libertad de expresión», afirmó Silver.

En primera instancia, la NBA reconoció en un comunicado que el punto de vista de Morey había ofendido a los empresarios e inversionistas chinos, pero sobre todo a la fanaticada y expresaron su lástima por el inconveniente. Pero el daño estaba hecho. El polémico tuit trajo una confrontación política e ideológica a través del deporte.

Silver también aseguró que si la consecuencia de defender la libertad de expresión de Morey y de todos los relacionados a la liga era la suspensión de partidos, como el de Los Angeles Lakers contra los Brooklyn Nets de los próximos días, es un riesgo que está dispuesto a correr. 

La pregunta que se hacen miles de personas es ¿Debe la liga poner sus intereses económicos y negocios por encima de las libertades y derechos básicos humanos, civiles y de expresión? ¿Qué diferencia hay a una persona que vende sus ideales y creencias por dinero?

Polémica

El excandidato presidencial de Estados Unidos, Ted Cruz, un fanático de los Rockets de Houston escribió dos tuits al respecto. En uno aseveraba: «Como un fanático de los Rockets de Houston, me enorgullece ver a @dmorey ir contra la represión hacia los manifestantes del Partido Comunista Chino. Ahora buscando los grandes $$ la NBA se está retirando vergonzosamente». En otro tuit afirmó: «Somos mejores que esto; los derechos humanos no deberían estar a la venta y la NBA no debería estar asistiendo a la censura del partido comunista chino». Por su parte, el diplomático y subsecretario de Estado Tom Malinowski aseveró: “China está usando su poder económico para censurar el discurso de los estadounidenses en Estados Unidos, cuando no tiene (correctamente) ningún problema con sus jugadores y empleados de criticar nuestro gobierno y ahora se disculpa por criticar al gobierno chino. Esto es vergonzoso”.

 

  Otro crítico de la situación fue el científico político y afamado autor y académico Ian Bremmer quien escribió: “Comprendo que la NBA no quiere parcializarse con Hong Kong porque es políticamente incómodo. Pero ¿Disculparse con la dictadura china contra la democracia que China reprime? ¿Una liga de deportes de Estados Unidos? Es excesivo.Posteriormente Bremmer citó al basquebolista turco Enes Kanter que afirmó que la liga lo apoyó en su lucha por la democracia y la libertad y eso hizo la diferencia. Y se preguntó: “¿Cómo pueden apoyar la lucha contra la libertad de Hong Kong? ¿Cómo se puede lanzar a @dmorey debajo del autobús?”

 

El basquebolista refrendó lo dicho por el profesor y agregó que espera que la liga sirva para crear puentes y no muros. Will Bunch periodista de National Enquirer escribió: “La política oficial es que luchar por la democracia no representa a la NBA o sus valores. Esto va más allá de lo nauseabundo”.

El también ex candidato presidencial Marco Rubio incluso se atrevió a llamar a los jugadores de la liga “hipócritas” por su postura ante lo sucedido en China. “Los jugadores de la NBA no tienen ningún problema en hablar y opinar sobre los problemas políticos y sociales en Estados Unidos. Pero se disculpan con China por un tuit pro-democracia por parte de un ejecutivo de la liga. Hipócritas”.

Pero no todo fueron comentarios en contra de la postura NBA: el dueño de los Brooklyn Nets y cofundador de la compañía china de comercio Alibaba, Joe Tsai, publicó una carta abierta de 736 palabras a través de su Facebook criticando las palabras de Morey. “No conozco personalmente a Daryl. Estoy seguro de que es un buen gerente general de la NBA, y tomaré en serio su disculpa posterior de que no estaba tan bien informado como debería haber estado. Pero el daño que ha causado este incidente llevará mucho tiempo repararlo”, dijo Tsai quien es chino y pro Pekín.

 

La repercusión del tuit de Morey fue tal que incluso el consulado chino en Houston publicó un comunicado en que dejó claro sentir una gran insatisfacción con la administración de los Rockets. 

Un mercado muy grande

Para la NBA el mercado chino representa ganancias millonarias. Según Forbes, 640 millones de chinos (el doble de la población estadounidense) vieron algún tipo de contenido sobre la liga en la temporada 2017-2018 y 200 millones de seguidores de sus redes sociales provienen de ese país.

La NBA no sería la primera ni única empresa afectada por tomar un bando en esta disputa geopolítica: la aerolínea Cathay Pacific, una de las principales compañía de transporte en Hong Kong, despidió a sus empleados que a través de las redes sociales apoyaban las protestas.

Dentro de las consecuencias generadas de las declaraciones de Morey destacan el cese del patrocinio por parte de algunas empresas chinas, la salida del aire de todos los juegos del equipo de Houston y la cancelación de dos partidos de exhibición en territorio chino que incluían a un equipo filial de los Rockets (Rio Grande Valley) y uno de los Dallas Mavericks (Texas).

Pero China ha aplicado estas medidas desde que se convirtió en un poder económico global y lo utiliza para someter a empresas y países. El mejor ejemplo es el reconocimiento de Taiwán que hasta 1971 ocupó el asiento de China en el Consejo de Seguridad de la Organización de Naciones Unidas y tenía a más de la mitad de las naciones del mundo que le reconocían.

Casi 50 años después cerca de 180 países del globo reconocen a la China Popular, la mayor productora y segunda economía del planeta y tan solo 14 naciones se atreven a retar al régimen del partido comunista.

El dato curioso

South Park, el programa de televisión producido y distribuido por Comedy Central, también entró en la discusión luego de que en un episodio llamado “Banda en China” (Band In China en inglés) se mostrara a Randy, uno de los personajes de la serie, siendo capturado cuando trataba de vender marihuana en China.

Los creadores del programa, Trey Parker y Matt Stone, publicaron una “disculpa” a través de la página oficial de Twitter de South Park.

“Como la NBA, invitamos a los censuradores chinos a entrar en nuestros hogares y nuestros corazones. Nosotros también amamos más al dinero que la libertad y la democracia. ¡Xi no se parece para nada a Winnie Pooh!”, dice el texto publicado por Parker y Stone.

“¡Sintoniza nuestro episodio número 300 este miércoles a las 10! ¡Larga vida al Gran Partido Comunista de China! ¡Que la cosecha de sorgo de este otoño sea abundante! ¿Estamos bien ahora, China?”

Además, la cuenta oficial de South Park en Twitter publicó un tuit en que dicen: “Para chupar la cálida tetilla de China debes disminuir tus ideales de libertad”.

Encovi, el vivo retrato de la miseria, detalla los municipios de Venezuela

En el portal desarrollado por el Instituto de Investigaciones Económicas y Sociales (IIES) de la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB) se detalla cómo varía el porcentaje de población venezolana que vive en pobreza extrema según las regiones: aunque el promedio nacional es de 64%, el índice es de 56% en el Distrito Capital, mientras en Amazonas alcanza a 71% de los habitantes.