<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Los rusos cruzan el espacio aéreo venezolano y ocultan sus aviones en el país

Los rusos cruzan el espacio aéreo venezolano y ocultan sus aviones en el país

Esta es la tercera parte de un trabajo publicado por la página web Meduza en el que entrevistan a contratistas militares y señalan las incursiones aéreas de los rusos en Venezuela

Varias fuentes de Meduza señalaron que los asesores militares como y mercenarios de la seguridad privada rusa comenzaron a visitar Venezuela regularmente en 2017.

Un especialista militar que rechazó uno de esos viajes de negocios dijo que a los asesores se les suele pedir que vuelen a Venezuela durante medio año.

Un veterano de las tropas internas de Rusia ha sido llamado a Venezuela tres veces en el último año: una antes del Año Nuevo, otra en febrero y otra en abril. Dos veteranos de las fuerzas especiales de inteligencia militar dijeron a Meduza que rechazaron las solicitudes para ir a Venezuela en febrero, y un tercero habló sobre su viaje al país en marzo.

El fundador del Movimiento Anti-Globalización de Rusia, Alexander Ionov, dijo que sólo en marzo de 2019, varios vuelos partieron hacia Venezuela con especialistas rusos, y eso no incluye la delegación oficial del Ministerio de Defensa.

«Gracias a Dios, nuestros aviones militares aún pueden cruzar el Atlántico de tal manera que los rastreadores no los atrapen. Además de eso, hay vuelos civiles y bueno, quién los está contando. Es una frontera abierta: Sólo vuela a Francia, y luego irás a Caracas en un vuelo de Air France», señaló.

Los aviones militares son realmente difíciles de detectar. En un estudio realizado en 2018, investigadores de la Universidad de Oxford descubrieron que los aviones militares […] pueden apagar sus transpondedores cuando sea necesario.

En nuestra muestra de aviones militares, 8,6% usó este enfoque en el espacio aéreo civil observado. Los investigadores añadieron que los datos de los transpondedores pueden ser inaccesibles.

«Podemos ver que la gran mayoría (86,7%) de los aviones militares equipados con ADS-B vistos por OpenSky están bloqueados», escribieron.

El entusiasta ruso de la inteligencia de código abierto Galandeczp ha estado monitoreando aviones militares rusos durante tres años e incluso publica comunicaciones de radio interceptadas, pero él le dijo a Meduza: «Nunca encontrarás [un avión militar] en sitios como ese. No tendrá un transpondedor para transmitir esa señal».

Ruslan Leviev, fundador del grupo ruso de periodismo de investigación Conflict Intelligence Team, dijo que los pilotos militares también se olvidan de registrar datos de seguimiento en ocasiones: «Los aviones registrados en el Ministerio de Defensa a veces simplemente no encienden sus transpondedores o actualizan los datos, lo que significa que no registran datos en ningún vuelo nuevo”.

“Normalmente, cuando un piloto se sienta en un avión, introduce los datos de su ruta en el ordenador del avión, y el transpondedor comienza a transferir esos datos. Pero los pilotos militares a menudo piensan que los servicios civiles de seguimiento no se aplican a ellos y se olvidan de eso. Es sólo negligencia, y de todos modos, ¿quién va a regañarlos por ello? ¿Qué le dirías al Ministro de Defensa?», contó Leviev, quien agregó que detectarlo suele ser un golpe de suerte.

El veterano de las fuerzas especiales de GRU, a quien se le ofreció un contrato en Venezuela, dijo a Meduza que los vuelos que podría haber tomado son vuelos chárter desde aeropuertos civiles, que realizan viajes regulares y transportan sólo a un pequeño grupo de personas a la vez.

«Pusieron cinco, siete, tal vez diez personas en cada avión», confirmó un veterano del FSB que trabajaba en la región.

Ocando dijo a Meduza que sólo en los últimos meses ha habido muchos vuelos no registrados a Venezuela desde varios puntos de partida: Moscú, La Habana, Estambul, Dubai.

Ionov por su parte dijo: “Venezuela puede traer de vuelta a su gente, muchos de los cuales están estudiando en academias militares rusas, fuera de Moscú junto con los nuestros».

Según Reuters, un grupo de mercenarios rusos voló a Venezuela en la última semana de enero de 2019. Se informó que tomaron dos vuelos chárter a Cuba y luego emprendieron el viaje a Caracas. Los periodistas sugirieron que un avión Il-96 de la aerolínea Rossiya llevó a los dos grupos a La Habana, pero más tarde quedó claro que el avión llevaba una delegación del Tribunal Supremo ruso.

Por la misma época, Meduza descubrió, una semana antes de las protestas de la oposición anunciadas por Juan Guaidó, un avión diferente que llegó a Cuba: un Boeing con el número de registro VP-BJL propiedad de Nordwind Airlines. El avión aterrizó en el aeropuerto de Varadero el 22 de enero.

El veterano de la FSB confirmó que Nordwind, que firmó un contrato con Rosneft en diciembre de 2018, era la aerolínea que transportaba especialistas rusos a Venezuela.

El periódico de investigación Novaya Gazeta incluso alegó que la aerolínea pudo haber servido como intermediario para ayudar a vender oro venezolano.

Meduza examinó todos los vuelos de Nordwind y descubrió que todos los vuelos realizados por uno de los aviones de la compañía, un Boeing VP-BJB, han sido eliminados de la página web Flightradar24 (todavía están disponibles en el ADS-B Exchange).

Ese avión es la única aeronave de la aerolínea que hace viajes regulares a Caracas. Uno de sus vuelos desde Moscú aterrizó en la capital venezolana el 14 de abril, el mismo día en que Maduro llamó a un millón de venezolanos más a unirse a la milicia. Un representante de Nordwind se negó a hablar con Meduza.

Los aviones militares rusos, por otro lado, han realizado vuelos oficiales a Venezuela. Dos aviones Il-62 (RA-86496 y (RA-86572) y un An-124 Ruslan (RA-82035) han estado en Caracas varias veces, y tanto Novaya Gazeta como Bellingcat escribieron sobre esos vuelos tras las oleadas de mensajes de Twitter de los locales en diciembre y marzo.

En abril, esos mismos aviones solicitaron permiso al gobierno maltés para utilizar su espacio aéreo para volar a Caracas en misiones humanitarias. Según ADS-B Exchange, en febrero, un avión Il-62 (RA-86496) voló de Moscú a Venezuela durante los juegos de guerra que Nicolás Madura lanzó para conmemorar el bicentenario del «Discurso de Angostura» de Simón Bolívar. En ese momento, el almirante Remigio Ceballos dijo a El Mundo que representantes rusos estuvieron presentes durante la operación.

Meduza examinó los registros de vuelo de 270 aviones Il-76, tanto militares como comerciales.

Según la base de datos ADS-B Exchange, en octubre de 2018 comenzó a operar en Venezuela una nueva línea aérea chárter rusa llamada Aviacon; la compañía había completado ocho vuelos a la zona a partir de marzo de 2019. Los datos de estos vuelos se eliminaron de Flightradar24, pero sus rutas pueden reconstruirse utilizando información de los medios sociales y de ADS-B Exchange.

El 20 de febrero, observadores de aviones venezolanos aficionados fotografiaron un avión con el número de registro RA-78765; los servicios de rastreo también registraron su vuelo sobre Barbados y hacia Caracas.

El 7 de marzo, ese mismo avión salió de Caracas. El 26 de marzo, los usuarios de Twitter comenzaron a informar que el avión estaba de nuevo en Venezuela. (Nota de la redacción estas fechas -7 y 25 de marzo- coinciden con los grandes apagones nacionales).

Aviacon había transportado anteriormente mercancías para Rosneft y Rosoboronexport, y también ha ganado contratos con compañías propiedad de Rostec y con el Escuadrón de Vuelo 224 del Ministerio de Defensa de Rusia. Sin embargo, de acuerdo con el sistema de registro en línea de Rusia denominado Spark , el sitio web de compras del gobierno ruso y el sitio web de la compañía, Aviacon no tiene actualmente ningún contrato con empresas rusas que trabajan en Venezuela.

Yevgeny Rozhkov, director comercial de Aviacon, confirmó a Meduza que uno de los aviones de la compañía aterrizó en Caracas el 20 de febrero de 2019: «La nave llevaba piezas de repuesto para el servicio y reparación de equipos aéreos que habían sido previamente transportados a Venezuela».

El avión pasó una semana más en la zona esperando nuevas órdenes.

«El corredor de aviación inglés que pedimos para ayudarnos a buscar nuevas actuaciones para el avión nos dijo […] que la compañía inglesa De La Rue, que realiza pedidos para el Banco Central de Venezuela, estaba buscando en ese momento, a través de sus agentes de transporte, una compañía que transportara una carga valiosa a Caracas. Al principio, la empresa europea contratada para el trabajo se negó a volar a Venezuela debido al declive de la situación política en el país. Sin embargo, el trabajo finalmente fue para una compañía estadounidense: la empresa de transporte Sky Lease Cargo, con sede en Miami”, dijo Rozhkov.

 

Lea la última entrega:

Los rusos instalan un centro de entrenamiento militar en Venezuela

 

Lea también:

Rusia, el gigante que perdió su fuerza, busca lugar en Venezuela.

Rusia, el aliado más grande de Venezuela

Sin margen de maniobra Maduro busca alianzas al otro lado del mundo

Información de Meduza.io

De Messi es la Copa del Rey

Posiblemente sea la última del argentino con su equipo y así lo celebraron sus compañeros. Barcelona ganó por goleada y se llevó la copa número 31 de su historia

Gremios de la salud exigen "vacunas ya" al gobierno de Maduro

Trabajadores de la salud manifestaron este sábado en Caracas en demanda de un plan de vacunación serio y que no obedezca a criterios políticos. Marcharon hasta la sede de la oficina del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), organismo al que solicitan intervenga ante Nicolás Maduro

Sobriedad y mascarillas: así fue el funeral del príncipe Felipe

En un Land Rover modificado según sus propias instrucciones, fue trasladado el cuerpo del príncipe fallecido el 9 de abril. Las restricciones por el coronavirus obligaron a modificar los planes para el entierro de Felipe. La ceremonia se limitó a 30 invitados íntimos y manteniendo distancias de seguridad