<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Los síntomas del pánico por el coronavirus en Panamá

El Canal de Panamá anunció este jueves 19 de marzo que el diagnóstico de uno de sus colaboradores salió positivo ante el virus Covid-19. A la fecha del día, van 200 afectados por el virus en Panamá, 1 fallecido y 1 persona dada de alta médica

Los síntomas del pánico por el coronavirus en Panamá

En Panamá, el virus se infiltró y causó muerte antes de ser llamado por su nombre. El Hub de las Américas tuvo su primer fallecimiento por Covid-19 un día antes de que públicamente se confirmara el primer caso positivo por coronavirus. El 8 de marzo fue reportada la muerte, con motivo de neumonía, de Norato González un señor de 58 años, Director del colegio público Monseñor Francisco Beckman. Un día después del fallecimiento, el lunes 9 de marzo, fue confirmado por el Ministerio de Salud el primer caso positivo vivo en Panamá. El 10 de marzo, la Ministra de Salud, Rosario Turner, confirma que la muerte del Sr. González, en efecto, había sido ocasionada por el virus.

Cuentan los familiares del señor González, para el medio Panamérica, que comenzó a sentir los síntomas el 3 de marzo, justo el día en el que dio el discurso de apertura del año escolar en el lugar donde trabajaba. No hubo viajes al exterior, pero sí contacto con extranjeros el 20 de febrero en una convención multicultural. Después, vinieron los carnavales. Catorce días más, aparecieron los síntomas.

Al día 19 de marzo, el MINSA (Ministerio de Salud) publica la cifra de 137 pacientes positivos. La tasa de crecimiento diario ha sido de 25% aproximadamente. Si el crecimiento continúa con el mismo ritmo, a final de mes podrían reportarse alrededor de 1625 casos positivos. Hay pánico, nadie toca las manillas y las fotos de las manos resecas están en todos los grupos de Whatsapp. En donde entres, te rocían con alcohol. No faltan los mensajes de voz de un “amigo que tiene a alguien en el gobierno” conspirando sobre la verdadera cifra. Pero la enfermedad no es lo único, la economía también se vaticina un caos. Una tercera guerra mundial, con un enemigo silencioso, como dijo Trump, y luego repitió el Presidente de Panamá, se respira en el aire.

El caldo de cultivo

-El Decreto N°71
El sector comercial está detenido. Centros comerciales, restaurantes y locales están vacíos. Los únicos comercios que están llenos son los supermercados y las farmacias. Bajo una ley de “teletrabajo” muchos contratados quedaron protegidos y parecieran ser productivos. Sin embargo, no es suficiente para los comerciantes, pues sus negocios no están dando dinero. Entre las opciones que más se están tomando son las de mandar a los empleados a vacaciones y la reducción de horas laborales. Leonela Contreras, quien trabaja en el sector de Retail, comparte: “Mi empresa intentó reducirnos las horas laborales a 3 días semanales, 4 horas al día. Ninguno de los colaboradores aceptamos, por lo que nos mandaron obligatoriamente de vacaciones. Pero la incertidumbre sigue, una vez se acaben las vacaciones en quince días no sé qué otro recurso tendremos”.

El 13 de marzo, bajo el Decreto Ejecutivo N°71 emitido por el Ministerio de Trabajo y Desarrollo Laboral, se aceptó que “los casos en que por razones de crisis económica, caso fortuito o fuerza mayor, se ponga en peligro la existencia de la fuente de trabajo, se podrá de manera temporal, reducir los horarios de jornada laboral”. El Decreto, aunque no especifica que el salario también será reducido, abre paso a la reducción de hasta 75% de las horas laborales de los empleados y por consiguiente, de sus ingresos. Es decir, un empleado promedio con ingresos de $1500 mensuales, estaría cobrando $375.

El abogado Alcidez Castillo, Especialista en el área laboral, asegura que: “La reducción de jornada laboral o de los horarios no implica reducción salarial. El salario que se estableció entre las partes en el contrato original se mantiene, y por ley está regulado en el primer párrafo del artículo 159 esta situación”. Pero según Leonela, “eso no se aplica en la realidad, ¿qué sentido tuviera para la empresa reducir las horas laborales si ganas lo mismo?”.

En cuanto a los despidos masivos, el Alcidez Castillo menciona: “El gobierno nacional ha llamado a evitar este tipo de acciones, sin embargo, si una empresa se declara en quiebra es algo que no podríamos evitar”. Y aunque el gobierno haya anunciado la inyección de “50 millones de dólares para darle la mano a los panameños que se vean afectados económicamente” todavía no se sabe cómo será ejecutada y recibida esta instrucción.

Cierre de Fronteras

El pasado viernes 13 de marzo, se anunció que no se recibirían vuelos provenientes de Europa. Siete días después, el presidente Nito Cortizo publicó en su cuenta de Twitter que “a partir del domingo 22 de marzo (…) quedarán suspendidas las llegadas y salidas de todos los vuelos internacionales, por un período de 30 días”.

Pero quienes se quedaron lejos de su hogar no son los únicos afectados. Las acciones de Copa Airlines, reportan un valor de $32.22 en comparación a hace un mes en $108.77.

Vienen tiempos difíciles, los bancos se están compadeciendo

En lo que va de semana los bancos más importantes del país han manifestado su compromiso con la crisis haciendo público anuncios de “solidaridad financiera con sus clientes”. El Banco General, uno de los más reconocidos de Panamá, publicó: “Apoyamos a nuestros clientes que están enfrentando dificultades financieras relacionadas a los efectos de COVID-19 (…) Si sus ingresos o negocio se han visto afectados por la situación y se le dificulta pagar la mensualidad, comuníquese con nosotros para aplazar los pagos hasta cuatro meses en préstamos sin ningún tipo de penalidad o recargo”. Banistmo, Bac, La Caja de Ahorros y Scotiabank también mostraron apoyo asegurando que “facilitarían” los procesos de pagos de deudas.

Se construirá un hospital en 30 días

La ONU publicó en su website que Panamá está siendo “ejemplo de la región” en cuanto a la respuesta hacia el coronavirus. El país asumió el compromiso de construir un hospital modular especializado en el tratamiento del COVID-19 en 30 días.  Hasta el 19 de marzo había 137 casos, 21 estaban hospitalizados y 10 en cuidados intensivos.

Toque de Queda

Mientras, las instrucciones son de un toque de queda de 9pm a 5am y a la exhortación de que en horario laboral se trabaje desde casa. El día de ayer, en la rueda de prensa diaria estipulada para hablar del tema, se comunicó que los sectores de Panamá Centro, Panamá Oeste y Provincia de Colón, quedarían en un “cerco epidemiológico” por lo que nadie debería transportarse entre estados.

Plena pa’ las manos (y para relajarse)

Data la historia de que el reggaetón que conocemos hoy en día salió del Istmo de Panamá. La fuerte llegada de mano de obra Jamaiquina para la construcción del Canal de Panamá, junto a la influencia local, creó una mezcla que más tarde los lugareños llamarían “reggae en español”. El híbrido de la palabra crearía el nombre del género, reggaetón. Una vez Puerto Rico se apoderó, decidieron diferenciarla llamándola “plena”. Esta vez sería una fusión clara del reggae, el dancehall jamaicano, el hip hop, y varios estilos de la música caribeña. La prueba del orgullo nacional al respecto, es que para cada período importante en Panamá, existe una plena para bailarlo, y el coronavirus no es la excepción. El cantante Japanese, junto al Gallinazo lanzó el 11 de marzo una simple lírica: “Este es el tema de coronavirus, tamo’ en guerra, coronavirus (…) tocaste un dola’ agua y jabón, tocaste un cajero, agua y jabón (…) menea la muñeca con agua y jabón”. Rubén Blades, aplaudió la hazaña y dijo “no tomarla de relajo”.

 

Por los momentos, habita la incertidumbre. El tiempo de esta crisis preocupa a los empresarios y debilita a los empleados, ni imaginar a los independientes. Todavía Panamá está buscando la fórmula para entender mejor esta situación asegurando que “no le asustan las cifras, más bien se sienten orgullosos de estar detectando a tiempo”, dice Rosario Turner, Ministra de Salud.