<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Luis Lacalle Pou, presidente uruguayo del siglo XXI con historia a cuestas

El nuevo mandatario de Uruguay se convertirá este domingo en el presidente más joven del país tras la vuelta de la democracia en 1985

Luis Lacalle Pou, presidente uruguayo del siglo XXI con historia a cuestas

Con dos apellidos históricos de la política uruguaya sobre su espalda, Luis Lacalle Pou, de 46 años, se convertirá este domingo en el presidente más joven del país tras la vuelta de la democracia en 1985, además de ser el primero en aliarse a las redes sociales del siglo XXI.

Twitter, Instagram y Facebook son tres de los medios elegidos para comunicarse por el político del Partido Nacional (PN, centroderecha), que en un mundo plagado de tecnología y modernidad hará un guiño a sus ancestros el primer día de su mandato.

Amante del surf, un deporte que le llevó a surcar las aguas de distintos países, Lacalle Pou aprovecha muchos de sus momentos libres para practicarlo.

Esta vez, y con las mismas ganas que se sube a la tabla, el nuevo presidente abordará el 1 de marzo un Ford V8 de 1937 que perteneció a su bisabuelo Luis Alberto de Herrera para desfilar entre el Palacio Legislativo, donde prestará juramento ante la Asamblea General, y la Plaza Independencia, donde recibirá la banda de manos del actual mandatario, Tabaré Vázquez.

Ese vehículo es el mismo que usó su padre, Luis Alberto Lacalle Herrera, cuando asumió como jefe de Estado en 1990.

Ruedas que siguen girando

A lo largo de la campaña electoral, Lacalle Pou circuló en una camioneta Toyota SW4 que lo trasladó por los 19 departamentos del país, algo similar a lo sucedido tiempo atrás con su bisabuelo, una de las principales figuras históricas del PN, tanto que dio lugar al ‘herrerismo’ como corriente en la formación ‘blanca’.

Herrera, quien entre 1925 y 1927 integró el Consejo Nacional de Administración, un órgano que trabajaba en paralelo con el Poder Ejecutivo.

Según cuenta, Luis Alberto Lacalle Herrera, su abuelo utilizó ese automóvil hasta que murió, e iba a trabajar en él cuando fue consejero del Gobierno entre 1955 y 1959.

«A veces se metía a contramano (dirección contraria)», señala el padre del presidente electo, que también recuerda que los viajes de su abuelo en el auto eran algo folclórico en Montevideo y la gente al verlo pasar enseguida exclamaba: ¡Ahí va Herrera!

Ahora, quien se subirá al viejo automóvil verde para dar su primer paseo como presidente, cargo que ya conoce por tradición familiar y en el que intentará seguir los pasos de su antepasados será Lacalle Pou, el mismo que inaugurará en el Ejecutivo uruguayo una era hasta ahora desconocida.

Navegando por las redes

Hasta el momento, los dos presidentes de Uruguay que coincidieron con la existencia de las redes, Tabaré Vázquez (2005-2010 y 2015-2020) y José Mujica (2010-2015) no tuvieron cuentas personales ni oficiales en redes sociales.

En el actual período de Gobierno, Vázquez optó por la página oficial de Presidencia y las ruedas de prensa para hacer algunos anuncios, algo que podría cambiar en los próximos cinco años. De hecho, en estos meses de transición desde su victoria en noviembre Lacalle ha usado las redes para informaciones importantes.

Lacalle Pou llegó a Twitter en 2010 con algunas dudas sobre cómo iba a adaptarse a los 140 caracteres que la red permitía utilizar en ese momento.

«Tuve que hacer una cuenta ya que algún gil (tonto) o mal intencionado la hizo por mí. Veremos si me acostumbro a esto», escribió, molesto con que una persona hubiera creado una cuenta con su nombre.

Evidentemente, con el paso del tiempo el próximo mandatario de Uruguay se adaptó, hasta el punto de que, 9 años después, superó las 26.000 publicaciones y tiene más de 210.000 seguidores.

La red social del pajarito también permitió a Lacalle Pou dialogar con figuras internacionales, algo que, por ejemplo, hizo el pasado 28 de noviembre cuando fue felicitado por algunos tras conocerse su victoria en las elecciones.

Ese día, intercambió mensajes con Jair Bolsonaro, con Juan Guaidó, con Mauricio Macri, con Alberto Fernández, con Martín Vizcarra, con Mario Abdo Benítez, con Salomé Zourabichvili o con Mike Pompeo, entre otros.

En Instagram, Lacalle Pou subió su primera foto el 3 de marzo de 2015 junto un hombre a quien describió como su «instructor» en esa red social.

A lo largo de estos años, el presidente electo compartió muchas fotos familiares, de encuentros políticos, de actividades en campaña e incluso una de una bandera de Venezuela con un mensaje en apoyo a los «millones de venezolanos» que resistían el «régimen autoritario» de su presidente, Nicolás Maduro.

Seguramente a partir de este domingo, Lacalle Pou tendrá mucho material para compartir sobre el trabajo que hará hasta 2025 y los uruguayos podrán verlo en las redes sociales, un elemento del siglo XXI al que ya casi nadie es ajeno.

"Kingdom", la apuesta de Netflix a las artes marciales

La vida ordinaria de peleadores dispuestos, como dijo Hemingway, “a cambiar su vida por un buen espectáculo de violencia”, es narrada desde un drama familiar que evoca tanto al yonqui de Burroughs, el realismo sucio de Bukowski y lo grotesco de Palahniuk, en una serie deportiva que, quizás, terminó demasiado pronto

La pandemia muestra el triste rostro de los niños de la frontera

Tristeza, miedo, limitaciones y violencia forman parte del día a día de los niños venezolanos de los pueblos fronterizos con Colombia. La llegada del covid-19, una migración interna casi forzada, el éxodo de sus padre y el ambiente hóstil que rodea a los pequeños está afectando considerablemente su desarrollo