Luis Pedro España: La hambruna no es descartable en Venezuela

De acuerdo a encuestas realizadas por algunas universidades del país, cerca de 25% de los venezolanos tiene sensación de hambre por lo que el sociólogo Luis Pedro España no descarta que algunos sectores del país puedan sufrir hambruna.

“Estamos en presencia de un deslave social, es decir, en un proceso de empobrecimiento masivo del país como teníamos muchísimo tiempo sin haberlo vivido”, aseguró España durante una entrevista con César Miguel Rondón enCircuito Éxitos.

Indicó que actualmente muchos de hogares venezolanos están cayendo en situación de pobreza porque no tienen cómo satisfacer sus necesidades más básicas, mientras que el resto sufre un proceso de “empobrecimiento tremendo”.

Explicó que muchos sectores se verán más afectados que otros y puso de ejemplo a la localidad de Camaguán, en el estado Guárico, en donde “el empobrecimiento masivo es mucho más dramático y difícil de sortear y palear que en un barrio de Caracas”, gracias a la centralización que ha habido en Venezuela desde el punto de vista político y económico.

“No hay nada para compensar o palear ese proceso de empobrecimiento, ni de los sectores medios ni populares, la única alternativa que tiene el venezolano de cualquier estrato social es tratar de conseguir, en unas inmensísimas colas, algunos productos que están subsidiados y que cada vez son más escasos”, apuntó.

Otro elemento que agregó es el deslave social. “En Venezuela, en cantidad de lugares, de estratos se está comiendo lo que hay. Usted va a barrios de ciudades principales del país a preguntar ¿qué fue lo que comió hoy? Y la gente podrá decir tenemos una semana comiendo arroz (…) de eso estamos viviendo la mayoría de los venezolanos, sobre todo los más vulnerables que son los niños”, dijo.

Señaló además que no se avizora alguna mejoría económica para 2016 o 2017, pues en su opinión, el gobierno no está haciendo nada para resolver el empobrecimiento.

El sociólogo también se refirió al alto costo de la vida, un factor que afirmó está empujando al venezolano a reducir el consumo al mínimo y “esa reducción tiene una segunda consecuencia que es tratar de incrementar los ingresos” trabajando más pero “seguramente ganando menos”. Además, de que recurre a la venta de cosas para cubrir los gastos corrientes.

Advirtió que de no tomarse prontas medidas “las cifras que podamos tener hoy de personas que no cubren sus necesidades van a dejar de estarlo de manera coyuntural” y pasar a ser cuasi permanente.