<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Luis Sepúlveda muere en España, víctima de Covid-19

Luis Sepúlveda, uno de los escritores chilenos más populares, murió este jueves 16 de abril de 2020 en Oviedo, España. Llevaba varios días internado, víctima del nuevo coronavirus, informó su casa editorial Tusquets, del Grupo Planeta.

Luis Sepúlveda muere en España, víctima de Covid-19

El popular escritor chileno Luis Sepúlveda, forzado al exilio bajo la dictadura de Augusto Pinochet, falleció en España a los 70 años, después de mes y medio hospitalizado por sufrir de Covid-19, la enfermedad respiratoria causada por el nuevo coronavirus, informó el jueves su editorial, Tusquets.

«El escritor Luis Sepúlveda fallece en Oviedo (norte de España). El equipo de Tusquets Editores lamenta profundamente su pérdida», señaló el grupo español en un comunicado.

«Excelente escritor y luchador incansable. Te echaremos de menos», añadió la editorial en su cuenta de Twitter, junto a una fotografía de Sepúlveda sentado en una roca frente al mar.

«Hay cuentas pendientes con el país, cuentas que no significan que necesitamos alguna reparación o algo así, sino los amigos que nos faltan», dijo Sepúlveda en una entrevista en noviembre de 2014 con la radio de la Universidad de Chile.

Las huellas del exilio

«En el exilio también se va estableciendo un universo emocional. Fundas o aumentas tu familia y no puedes desarraigar a tus hijos, no puedes condenarlos al mismo desarraigo que sentiste cuando tuviste que salir», agregó entonces el escritor, que no recuperaría hasta 2017 la nacionalidad chilena.

Desde finales de febrero, el autor había estado ingresado en el Hospital Universitario Central de Asturias, la región del norte de España donde residía desde hace más de 20 años.

Al volver de un festival literario en el norte de Portugal, Sepúlveda había desarrollado los síntomas propios de la COVID-19. Se convirtió en la primera persona en esa región en haber dado positivo por esta enfermedad que ya causó en España más de 19.000 fallecidos.

Los últimos reportes en la prensa local, alrededor del 10 de marzo, hablaban de que el escritor se hallaba en estado crítico. Desde entonces, no se supo más sobre su salud, por deseo expreso de la familia.

La prensa española también había informado del ingreso hospitalario de su pareja, la poeta chilena Carmen Yáñez. Ella, a diferencia de su esposo, pudo superar la enfermedad.

«El personal sanitario lo ha dado todo por salvar su vida, pero no ha superado la enfermedad. Mi más sentido pésame para su mujer y familia», señaló en un tuit el presidente regional de Asturias, Adrián Barbón.

– Explorando «la geografía y las utopías» –

Nacido en octubre de 1949 en Ovalla, una ciudad al norte de Santiago, Luis Sepúlveda militó desde temprana edad en las juventudes comunistas y después en grupos socialistas. Su activismo político supuso su detención en 1973, bajo la cruenta dictadura de Augusto Pinochet.

Después de un periodo convulso, alternando dos estancias en prisión, otra de arresto domiciliario y casi un año de huida en la clandestinidad, en 1977 consiguió salir de Chile. No volvería a instalarse jamás en su país de nacimiento.

Establecido en Europa desde los años 1980, tras un largo periplo por Latinoamérica, Sepúlveda alcanzó el éxito como autor de una veintena de novelas. Además incursionó con éxito en crónicas, relatos y fábulas, entre los que destaca su celebrada «Un viejo que leía novelas de amor».

Esta historia, adaptada al cine por el australiano-holandés Rolf de Heer, nació de su estancia con los indios shuar en la región amazónica de Ecuador y se convertiría en su gran «best-seller», adaptado a 35 idiomas distintos.

Experiencia vital

«Recorrió desde muy joven casi todos los territorios posibles de la geografía y las utopías. De esa vida inquieta supo dar cuenta, como dotadísimo narrador de historias, en apasionantes relatos y novelas», lo alaba Tusquets en su comunicado.

De su rica experiencia vital y su profundo compromiso social y ambiental beben parte de sus obras, como la crónica de viajes «Patagonia Exprés». También, el libro denuncia «Mundo de fin de mundos» y el compendio de artículos «La locura de Pinochet».

Su novela «La sombra de lo que fuimos»,  también recrea esos años oscuros de la historia chilena.

En Europa, el escritor fue reconocido con el grado de doctor honoris causa por las universidades de Toulon (Francia) y Urbino (Italia) y Caballero de las Artes y las Letras de la República Francesa. Recibió, además, el premio Rómulo Gallegos (1978).

Sepúlveda fue uno de los escritores latinoamericanos más exitosos, autor de una veintena de novelas, crónicas y cuentos para niños. Estaba internado en un hospital de Oviedo, en la región de Asturias (norte), desde finales de febrero.

Su gran éxito –

Entre toda su obra, traducida a 50 idiomas distintos, reluce «El viejo que leía novelas de amor», una invitación a repensar la relación con la naturaleza galardonada con los premios Tigre Juan (1988) y el France Culture Etrangere.

Con la forma de un cuento, el autor chileno narra la historia de Antonio José Bolívar, que conoce al pueblo amazónico de los shuars.

Cuando acusan erróneamente a estos indígenas de asesinar a un cazador blanco, el viejo deja sus novelas de amor, la única vía de escape a la barbarie humana, para hallar al verdadero culpable, una majestuosa pantera.

Entre las obras de Sepúlveda, que también tuvo pequeñas incursiones en el mundo del guión y la dirección cinematográfica, destacan «Patagonia express», «Historias marginales» o «El fin de la historia».

Otro de sus grandes éxitos fue «Historia de una gaviota y del gato que le enseño a volar», una historia para «jóvenes de 8 a 88 años» que fue versionada en una película de animación.