Encuentran sin vida a la madre de Daniel Queliz, asesinado en las protestas

El cuerpo de Glenis Araca fue encontrado sin vida en su residencia en la céntrica ciudad de Valencia, un año después de que su único hijo, Daniel Queliz, se convirtiera en la segunda víctima de la ola de protestas contra el gobierno de Nicolás Maduro en 2017.

Araca «decidió quitarse la vida», informó el martes Luis Betancourt, abogado de la ONG Foro Penal Venezolano, que siguió el caso del asesinato del joven universitario en manos de un grupo agentes de la Policía de Carabobo durante una manifestación ocurrida el 11 de abril de 2017 en el sur de Valencia.
Periodistas del estado Carabobo informaron que Araca no superó el asesinato de su hijo y se hundió en una depresión que terminó en horas de la mañana en su residencia, ubicada en la urbanización Los Parques.
Queliz murió producto de un disparo en el cuello que lo alcanzó mientras manifestaba en la noche del 11 de abril en los alrededores de la urbanización.
Cinco funcionarios fueron detenidos, solo dos condenados: el supervisor jefe Marcos Ojeda (47) y al oficial Edwin Romero (33), por los delitos de homicidio intencional, uso de armas orgánicas y alevosía.
Este 1 de mayo su madre decidió poner fin al sufrimiento que soportó durante más de un año. Estaba en su casa, de donde poco salía desde la muerte de su hijo, informó el diario El Carabobeño.
Queliz había cumplido 20 años el 5 de abril de 2017 y estaba cursando su tercer año de Derecho en la Universidad Arturo Michelena.
Jonathan Arias, primo de la víctima contó a El Estímulo  cómo los funcionarios policiales dispersaron con armas de fuego la protesta donde fue asesinado Queliz.
Aseguró que los funcionarios de la Policía de Carabobo no intentaron disuadirlos o dispersar la protesta con gases lacrimógenos antes de atacarlos: “No estábamos quemando cauchos ni lanzando bombas molotov ni nada de esas cosas. Simplemente estábamos protestando. Cuando empezaron a disparar los perdigones todos nos asustamos y salimos corriendo, no sabemos cuándo comenzaron a disparar con balas también y una de ellas le dio en la parte de atrás del cuello», explicó.]]>

Opinión | Aprendido en la pelota

Un juego de pelota es como la vida misma. Aún cuando no se ve que pase mayor cosa, siempre están ocurriendo hechos con impacto en el proceso. Transcurre lentamente pero cada jugada puede decidirse en el fragmento de un instante