<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Maduro reclama plena soberanía de Venezuela en el Esequibo

La rica Zona en Reclamación del Esequibo está bajo intenso desarrollo de concesiones -en tierra y mar- de petróleo y metales preciosos por parte de Guyana, desde hace años. Hoy el régimen chavista insiste en demandar la soberanía total de Venezuela sobre todo el territorio.

Maduro reclama plena soberanía de Venezuela en el Esequibo

El gobierno de Nicolás Maduro ratificó este 17 de febrero sus intenciones de impulsar una negociación bilateral con la vecina Guyana, para buscar una salida negociada a la controversia histórica por el Esequibo. Insistió en «defender la soberanía» de Venezuela sobre esta vasta y rica zona en reclamación.

En esta fecha se cumplen 55 años de la firma del Acuerdo de Ginebra, un tratado diplomático que languideció durante décadas y que ahora el régimen chavista de Maduro pretende resucitar.

En sus cuentas en redes sociales y en los medios oficiales de propaganda, el gobierno de Maduro retomó su ofensiva diplomática y verbal por el Esequibo. Esta es una zona de unos 159.000 kilómetros cuadrados que en la práctica Venezuela abandonó desde hace décadas, y prácticamente solo se limitó a marcarla en los mapas oficiales, rayada, como «Zona en Reclamación».

Las personas nacidas en el Esequibo nunca han tenido documentos de identidad venezolanos.

Durante los regímenes chavistas, inclusive el del propio Hugo Chávez, ese reclamo en contra del despojo territorial concretado hace ya más de 100 años fue abandonado. Era el costo del acercamiento a Guyana y al resto de los pequeños países caribeños en su mayoría anglosajones, para favorecer una política de influencia regional promovida por el difundo militar.

«El Acuerdo de Ginebra, es un tratado vigente firmado en Suiza, el 17 de febrero de 1966, por Venezuela por una parte, y el Reino Unido junto con su colonia de Guyana Británica (próxima a recibir la independencia) por la otra, en el cual se detallan los pasos a seguir para la resolución de la controversia limítrofe-territorial sobre la Guayana Esequiba», recuerda hoy VTV.

La controversia surge de la contención venezolana ante la Organización de Naciones Unidas (ONU), en 1962.

Ese fallo del Tribunal Arbitral de París de 1899 -que definió la frontera común entre Venezuela y Guyana Británica- nunca fue reconocido ni aceptado por Venezuela.

Reclamo diplomático

En un comunicado oficial, la cancillería de Maduro celebra el aniversario del Acuerdo de Ginebra.

Venezuela «conmemora con júbilo el 55 aniversario de la firma del Acuerdo de Ginebra, que regula la controversia territorial por la Guayana Esequiba, y ratifica su reconocimiento como el único instrumento que puede garantizar la superación de las diferencias en paz con Guyana».

Destaca que Venezuela «mantiene su indeclinable lucha porque se concrete la negociación amistosa que conduzca a una verdadera, justa y debida solución pacífica que restablezca la verdad histórica y resarza el injusto daño provocado con la fraudulenta acción consumada por Reino Unido».

«El Gobierno venezolano llama a su par de Guyana para que en el espíritu del Acuerdo de Ginebra y de la histórica vecindad entre nuestros pueblos,  desista la incorporación de terceros actores en la controversia territorial, pues sus claros intereses geopolíticos y geoeconómicos perturban las relaciones bilaterales y amenazan la paz regional».

El comunicado incluye una aparente alusión al rechazo del gobierno de Venezuela a que el tema sea dirimido ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ), como logró Guyana.

El otro lado

La CIJ tiene programada para el próximo 26 de febrero una primera audiencia sobre la disputa fronteriza entre Venezuela y Guyana.
El Esequibo comprende un territorio que equivale a dos tercios del área total actual del estado de Guyana.

La Corte decidió el pasado 18 de enero que tenía jurisdicción sobre el caso y llevará a cabo este juicio que puede llevar años.

Mientras la controversia languidecía, los gobiernos de Chávez  y de Maduro hicieron caso omiso, o no protestaron activamente, la política de Guyana de otorgar enormes concesiones para la explotación de petróleo, oro y otros recursos  minerales en la rica zona en reclamación.

Petróleo sin Acuerdo en Esequibo

Hoy, Guyana se encamina a llegar a ser el país más rico en el sur de América, gracias a los enormes yacimientos de petróleo descubiertos en mar abierto de las costas del Esequibo. Inclusive otorgó concesiones en la proyección atlántica de la plataforma continental venezolana del estado Delta Amacuro.

El campo Demerara, con casi 5.000 millones de barriles, es uno de los más ricos y cercanos a la costa venezolana.

Estos recursos petroleros en alta mar están siendo explorados por grandes compañías occidentales como Exxon, Shell, Chevron, la canadiense CGX y de China, como CNOOC International.

Al menos 8.000 millones de barriles de petróleo de buena calidad han sido localizados en esos yacimientos. Guyana se apresta a ser una pequeña potencia petrolera, con una producción superior a la actual de Venezuela en algunos años. También se proyecta como el de mayor ingreso petrolero mundial per cápita.

Este país tiene unos 700.000 habitantes, en su gran mayoría de ascendencia africana y de la India. Los dos principales partidos políticos que lo gobiernan están vinculados a cada una de estas etnias y sus intereses históricos y económicos.

En general Guyana permanece ajena a la controversia con Venezuela. Sistemáticamente se ha dedicado a aprovechar  y explotar la región del Esequibo y considera la reivindicación histórica de Venezuela como una agresión.

Bloques de exploración petrolera de Guyana en el Atlántico. Fuente: CGX. Localización del bloque Corentyne.

La firma de Hugo Chávez sobre el Esequibo

Como la mayoría de los eventos políticos que han afectado a Venezuela en los últimos 20 años, la situación actual del conflicto con Guayana y el desarrollo del Esequibo por parte de Guyana, contrariando el espíritu del Acuerdo de Ginebra, tiene la firma de Hugo Chávez.

El 19 de febrero de 2004, el comandante de paracaidistas que transformó la historia y la economía de Venezuela dijo en Georgetown, Guyana:

«Yo me he comprometido con el presidente Jagdeo y con Guyana. Primero que el gobierno venezolano no va a oponerse a ningún proyecto en esta región que vaya en beneficio de sus habitantes; beneficio directo como me decía el presidente, como es un proyecto de agua, vías de comunicación, energía, proyectos agrícolas».

Eso lo dijo Chávez durante una rueda de prensa con su homólogo Bharrat Jagdeo.

«Así que el tema lo hemos conversado en privado y Jagdeo y yo somos tan amigos que conversamos cualquier tema sin ningún tipo de perturbación, como lo que somos hermanos, presidentes de dos pueblos hermanos y de dos repúblicas hermanas, pueblos hermanos», había dicho.

Maduro carga las tintas

A comienzos de este 2021, un Nicolás Maduro fortalecido en el poder tras derrotar a sus enemigos de la oposición y a las corrientes adversarias dentro del propio chavismo, elevó la apuesta por el Esequibo.

Así, el 7 de enero Maduro emitió un decreto en el que reclama la soberanía y los derechos exclusivos de soberanía en las aguas y el fondo marino adyacentes a la costa de Guyana al oeste del río Esequibo. Es decir, en la zona en reclamación.

El Procurador General y ministro de Asuntos Jurídicos de Guyana, Mohabir Anil Nandlall, dijo que el gobierno de Guyana considera esa declaración de Maduro como «una abrogación del derecho internacional y una violación de las prácticas internacionales».

«Ese pedazo de tierra ha estado bajo el control territorial y la soberanía de Guyana durante los últimos 200 años y nunca ha salido del control físico de Guyana. Siempre ha sido considerado nuestro territorio internacionalmente, según todas las convenciones y todos los mapas del mundo muestran que Esequibo pertenece a Guyana», dijo.

«Consideramos que este es un gran acto de agresión contra nuestro territorio y lo estamos tomando lo más seriamente posible», dijo el Nandlall.

La concesiones otorgadas por Guyana y no protestadas de manera firme y oportuna por Venezuela, incluyen proyección de la plataforma continental venezolana, según denuncias de expertos.

 

Guyana ya aprovecha en el Esequibo mina de oro que vale $7.500 millones

La minera canadiense Guyana Goldfields, ratificó sus planes de comenzar a extraer en los próximos días la primera producción comercial de oro en los ricos yacimientos que opera en el territorio Esequibo por concesión del estado de Guyana. En una reciente presentación para los inversionistas, la empresa listada en la bolsa de valores de Toronto ratificó que ya está construido el 95% de las instalaciones  y minas del yacimiento Aurora, cerca del río Cuyuní (a unos 150 kilómetros de la frontera con el estado Bolívar). La empresa firmó un acuerdo público y notorio, divulgado en los mercados, en 2010, con el gobierno de Bharrat Jagdeo.