<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Malanga: y llegó el momento de volver

Después de un largo rato sin hacer música juntos, Malanga vuelve oficialmente. El público en directo convenció a los miembros de la banda caraqueña que acaba de presentar "Tal vez", su primer sencillo luego de ocho años. Conversamos con ellos sobre esto y lo que viene: un disco nuevo

Malanga: y llegó el momento de volver

La crisis le ha quitado mucho a Venezuela en varios aspectos, y uno de ellos es el cultural. Esas épocas cuando ibas a un concierto gratis en la plaza Francia de Altamira o en la Diego Ibarra en el centro, quedaron atrás. Incluso los conciertos en locales nocturnos quedaron para el recuerdo. Algunos miembros de bandas se fueron, otros se quedaron, y no todas pudieron seguir haciendo música. Eso fue lo que le pasó a Malanga, por un rato.

Después de ocho años sin producir nueva música Malanga por fin está de vuelta con “Tal vez”, el primero de tres sencillos promocionales que la agrupación caraqueña quiere lanzar antes de, finalmente, sacar un nuevo álbum. Así es que vienen cargados: con proyecto concreto.

El regreso de Malanga era ansiado tanto por sus miembros como por sus fanáticos. La última vez que la banda presentó música fue en 2012, un disco titulado Sr.Malanga. Luego de eso entraron en un largo receso del cual empezaron a salir poco a poco el año pasado hasta oficializarse ahora con la llegada de un sencillo nuevo y la confirmación de álbum en camino.

La espera fue larga pero no eterna. “Malanga no estaba muerta. Estaba dormida”, aclaró Aristides Barbella, vocalista.

Barbella, explicó a El Estímulo que el exilio y la falta de motivación fue lo que mantuvo a la banda inactiva. La situación venezolana puso a cada uno en direcciones distintas y cuando se dieron cuenta ya estaban en países diferentes: “Nosotros nunca nos separamos. Nunca emitimos un comunicado ni nada, simplemente las cosas se fueron dando así”.

Receso obligado

Siempre tuvieron intenciones de volver, aclaró Barbella. Y explicó que nunca quisieron entrar en ese receso impuesto por circunstancias de la vida. Durante estos ocho años cada integrante estuvo trabajando en otros proyectos personales y fueron pocas las veces que pudieron reunirse a hacer música como Malanga.

Rudy Pagliuca (guitarra) y Juan Luciow (batería) se fueron a Estados Unidos, mientras que Arístides (voz) se fue a Panamá y Chapis Lasca (bajo) se quedó en Venezuela.
“Coincidir era difícil” dice Barbella: “Cuando estás afuera la realidad es otra. Tienes que trabajar. No tienes las mismas facilidades que tienes estando en tu país”.

Aun así, los malos momentos no son para siempre. El exilio empezó en 2014 con salida del primer integrante, pero con el tiempo empezaron a presentarse oportunidades que poco a poco motivaron a todos a volver a tocar. Y en 2017 llegó el chance de reunirse para hacer dos fechas en Miami.

“Fue un éxito total”, celebra el vocalista. Malanga estuvo a punto de volver debido a la notable recepción que tuvieron aquellas presentaciones en Florida. Había intenciones de sacar música nueva e incluso de hacer una gira por Latinoamérica.

No obstante, para ese momento el foco de los medios estaba sobre las protestas venezolanas que dejaron un saldo de más 100 muertos y miles de heridos en tres meses de manifestaciones. La tragedia los hizo parar y la idea del regreso entró nuevamente en stand by.

Tuvieron que esperar hasta 2019 para volver a juntarse, por lo menos a medias. En una visita de Arístides a Venezuela le abrieron un concierto a Desorden Público. La banda no estaba completa, pero entre Chapis y él, podían tocar. “Nos fue bien”, explicó sin mucho detalle.

A los meses, otra oportunidad llegó para hacer tres conciertos en Caracas. Barbella cuenta que esas presentaciones, aunque fueron pequeñas, terminaron siendo un éxito, pues a la gente le gustó y de ahí llegó formalmente la invitación al evento que finalmente empujó a Malanga a regresar con todo: el Cusica Fest.

Justo lo que necesitaban

Para Malanga el Cusica Fest marcó un antes y un después. Y no es para menos. La verdad es que el Cusica marcó un antes y un después en muchos aspectos. Fue un festival especial porque reunió prácticamente a todas las bandas que se habían ido y que tenían años sin tocar en Venezuela por la crisis. Malanga es una de esas bandas.

En ese contexto, el Cusica fue un evento que le devolvió a los venezolanos algo tan suyo como lo es la música hecha en casa que la crisis alejó de las tarimas nacionales. Así que Malanga no estaba  solo en ese sentimiento. Ellos extrañaban al público, el público los extrañaba a ellos y también a las más de 10 agrupaciones que dieron vida al festival.

Con muy poco tiempo en la agenda y apenas un solo ensayo, Malanga puso al Cusica Fest a bailar y se encontraron con algo que no esperaban: sus canciones coreadas por una multitud que probablemente nunca los vio en sus años mozos.

malanga

“Cusica fue una gran sorpresa para mí. Ver a toda una generación de chamos cantar todo nuestro repertorio a todo pulmón fue algo que definitivamente no esperaba. De alguna manera esos chamos me hicieron sentir que todo ese esfuerzo y dedicación de tantos años de carrera y tarimas no fueron en vano. Y que ese esfuerzo trascendió no solo a lo generacional si no también en el huracán político. Fue sin duda fundamental para decidir estar oficialmente de vuelta al ruedo”, explica Rudy Pagliuca.

“Cusica fue un reencuentro con el pasado, con el presente y con el futuro de la banda, y todo lo que eso envuelve. Fue la sorpresa de que una nueva generación estuviera cantando nuestros temas, fue el abrazo con los panas que tenías años sin ver, fue el beso de tu mamá antes de ir a tocar, fue disfrutar el momento en su máxima intensidad, porque sabes que solo va a durar 45 minutos y lo vas a recordar siempre”, describe Juan Luciow.

“Cusica Fest fue el momento en el que todo cambió. El poder volver a estar en una tarima grande en nuestro país y ver que todo el público no solo se sabía nuestro repertorio, sino que nos recibió con tanto cariño nos hizo darnos cuenta de que nuestra música no se había quedado en pausa desde que tuvimos que dejar de tocar. Este fue, sin dudarlo, el momento en el que entendimos que nuestro legado había quedado y que era hora de volver con música nueva y continuar con el trabajo que habíamos comenzado hace más de 20 años”, coincide Chapi Lasca.

Cada uno vivió la experiencia a su manera, pero todos concluyen lo mismo. La reacción del público era lo que necesitaban para darse cuenta de que podían y tenían que volver.

La distancia sigue presente

Durante todos estos años en pausa, cuenta Barbella, no habían tenido la oportunidad de producir por las complicaciones que supone estar cada uno en países distintos. Ya sabían que se podía trabajar a distancia, que es como lo hacen muchos músicos y productores hoy en día, pero simplemente no había una motivación para intentarlo. Hasta que llegó el Cusica.

“El Cusica nos terminó de abrir los ojos y nos hizo darnos cuenta de que teníamos que hacer música. La gente lo está pidiendo”, dijo Barbella. A partir de ahí todo lo relacionado a la banda empezó a darse más rápido y surgió la base de “Tal vez”, el sencillo que hoy buscan promocionar.

“Chapis fue quien puso la idea sobre la mesa y pasamos meses trabajando en ella. Pensábamos lanzarla en marzo, pero no lo hicimos por la llegada de la pandemia. Ya luego pasaron los meses y dijimos que no queríamos que terminara el año sin haberla lanzado. El tema estaba listo desde el año pasado”, cuenta Barbella.

Como a todos, el virus también les afectó. De hecho, Barbella mencionó que de no ser por la covid-19 probablemente estuvieran “por ahí” dando conciertos, pero la situación los llevó a reinventarse y a esperar. Por ahora piensan sacar tres sencillos. Los otros dos deberían llegar para enero y mayo y el disco, que aún no tiene nombre definido, debería estar listo para mediados de 2021.

Los miembros de Malanga siguen viviendo en países distintos, eso no ha cambiado. Y la producción de “Tal vez” tampoco los reunió a todos. Fue un trabajo que hicieron a distancia y así planean seguir trabajando para sacar música nueva: “Pudimos haberlo hecho antes, pero no nos habíamos dado cuenta de que podía funcionar. Como te digo, el Cusica y el resto de las presentaciones nos dieron la motivación que necesitábamos”.

Asier Cazalis, un mago con trucos nuevos

Por momentos habla a toda velocidad y de pronto hace una pausa y se estaciona para reflexionar un poco antes de responder. El frontman de Caramelos de Cianuro es un tipo con muchas capas para explorar y mientras termina detalles del que asegura será el mejor disco de la banda, conversa con Iván Zambrano sobre los procesos creativos, las canciones, la edad y el ego