Máxima vigilancia por partido Turquía-Croacia tras disturbios en Eurocopa

Máxima vigilancia por partido Turquía-Croacia tras disturbios en Eurocopa

La policía francesa ha extremado la vigilancia este domingo en París ante el partido de la Eurocopa Turquía-Croacia para prevenir lo ocurrido la víspera en Marsella, donde los enfrentamientos entre hooligans rusos y británicos dejaron 31 heridos y diez detenidos.

Horas antes del inicio del partido a las 13H00 GMT entre las selecciones croata y turca, en el Parque de los Príncipes de París, «las consignas de vigilancia han sido reforzadas», con el despliegue de más de 1.500 agentes, indicó a la AFP la prefectura de policía.

«Habrá una separación de los flujos de aficionados para evitar todo tipo de incidentes», añadió la prefectura.

Además, habrá observadores de la policía turca y croata posicionados en el Parque de los Príncipes hasta el final del encuentro entre estos dos equipos del grupo D, que serán rivales de España en esta primera fase.

Por su parte Alemania juega este domingo contra Ucrania en Lille.

Las autoridades francesas quieren evitar una repetición de los incidentes del sábado en el Vieux Port de Marsella, que la FIFA denunció este domingo hablando de «escenas indignas e inaceptables».

Botellas de cerveza en mano, hinchas rusos y británicos protagonizaron junto al muelle del puerto marsellés y en las calles aledañas una verdadera batalla campal, en una tercera jornada de violencia que ha manchado el inicio de esta Eurocopa.

Los incidentes continuaron dentro del estadio Velodrome, lo que le ha valido a Rusia, que empató 1-1 con un gol en el descuento, la apertura de un proceso disciplinario por parte de la UEFA.

A los rusos se les reprochan los «disturbios» causados en las tribunas, un «comportamiento racista» y el uso de bengalas. El tribunal de disciplina de la UEFA examinará el expediente el 14 de junio.

Rusia organizará el Mundial de fútbol de 2018, y su ministro de Deportes, Vitali Mutko, no dudó en denunciar en declaraciones a la agencia R-Sport «el mal comportamiento» de los hinchas de su país.

«Desde luego, como país que va a acoger el próximo Mundial de fútbol, debemos preservar nuestra imagen, y la gente no debe degradarla. Eso es lo peor», añadió.

Los hooligans no estaban fichados –

Los incidentes del sábado en Marsella dejaron en total 31 heridos, cuatro de ellos, británicos, de gravedad.

Uno de ellos, aparentemente golpeado en la cabeza con una barra de hierro, llegó a estar en peligro de muerte, aunque este domingo se encontraba «estable», al igual que otro herido grave, según indicaron a la AFP las autoridades locales.

El tercero estaba siendo operado y el cuarto ya recibió el alta.

Diez personas fueron detenidas por los enfrentamientos, entre ellas varios ingleses, un austríaco, un alemán, franceses y rusos.

Varios de ellos declararán en comparecencia inmediata el mismo lunes, indicó la fiscalía de Marsella.

Un portavoz del ministerio del Interior francés, Pierre-Henry Brandet, explicó que «muchos de los implicados en los enfrentamientos» de Marsella no habían sido señalados por la policía de sus respectivos países, con lo que Francia no pudo impedirles la entrada en el territorio.

Violencia aparte, los organizadores de la Eurocopa estaban también preocupados por el impacto de la huelga de pilotos de Air France, de este sábado al martes.

No obstante, la aerolínea precisó que el lunes prevé garantizar el 80% de sus vuelos, sin descartar «anulaciones y retrasos de último minuto».

Este domingo, Air France espera operar el 77% de sus vuelos.