Mérida: el paraíso económico para el fanático Vinotinto

La crisis sí llegó a Mérida. Los habitantes de esta ciudad enfrentan los mismos problemas que los de Caracas: conseguir azúcar, arroz, pasta de dientes o champú es un dolor de cabeza. Sin embargo, para el turista, venezolano o extranjero, los precios de la comida y las bebidas son una invitación a la gula.

Mérida: el paraíso económico para el fanático Vinotinto

«Es difícil, lo que más me hace falta es el azúcar para el café«, me responde Ángel, periodista local. Cuando le pregunto si tiene problemas con los productos básicos, como nos pasa en Caracas. «Es igual. Uno tiene que comprar a sobreprecio».

«Los productos más difíciles de conseguir en Mérida son el azúcar, la Harina Pan, harina de trigo, papel higiénico, champú, jabón de tocador y jabón en polvo«, asegura Richard, el taxista que nos recibió en El Vigía y nos llevó hasta Mérida.

Los precios se acercan y alejan de la capital. El azúcar es revendida a Bs. 2.500, la Harina Pan a Bs. 2.000, la harina de trigo a Bs. 2500 y el champú a Bs. 3.500. La escasez se nota cuando en el hotel que me quedo no hay papel higiénico en el baño, sino «vuelticas» dentro de una bolsita. No es ni el 25% de un rollo. Eso sí, lo reponen diariamente. Si por casualidad te agarra una diarrea, tendrás que llamar a recepción.

Merida vinotinto_05092016_07_DCB

Tal escasez no solo la sufren los particulares. También los mini empresarios. El martes, en un local cerca de Las Heroínas, el dueño advertía a los comensales que no despacharía más. «Ya no tengo arroz, tengo pollo y carne, pero no arroz». Gentilmente nos recomienda otro restaurante.

En el sitio nos atienden rápidamente. Sí, hay de todo. Escogemos una sopa, generosa en caldo, pollo, papas y otras especies y luego una trucha con ensalada y tajadas. El jugo de mora lo sirven en una vaso de merengada, como si fuera para un comercial de TV. 5.500 bolívares es el valor de todo. La noche anterior, por haber llegado muy tarde a la ciudad, tuve que resolver con una hamburguesa muy bien preparada, que incluía papitas fritas entre los panes. Por ella, más dos vasos de refresco gigantes, desembolsillé Bs. 2500.

Los absurdos precios del café

WhatsApp Image 2016-09-05 at 11.01.16 AM

El Teleférico de Mérida aún no presta servicio comercial, pero a los periodistas, que llegaron a cubrir el Venezuela-Argentina, se les permitió conocer las instalaciones. Nos llamaron la atención los precios de un local llamado «Café Venezuela».

Un café pequeño tenía un valor de 130 bolívares, el grande 180 y los preparados no pasaban de 300. A este grupo pertenece el «Helado», que sirven en un vaso de plástico, como los que se usan para la cerveza en el Universitario. El «Cimarrón», que tiene chocolate, cuesta 200 bolívares y el «Bombón», que trae leche condensada, 200 igual. Las tortas, Donuts, canelones y alfajores van de 450 a 700 bolos. Lo más caro es un brownie (800).

En «Los Ángeles de Adrián» se puede consumir un desayuno criollo por Bs. 2.000 y un Solomo Steak por Bs. 2800. Sí quiere puede optar por algo más sencillo, como una pizza (1.500). Y no olvidemos que se trata de un sitio turístico y de preciosa manufactura arquitectónica

Las camisas de la Vinotinto

«La importada cuesta 10 mil bolívares, 8 mil la tradicional y 6 mil la de niño», nos cuenta Nancy, quien abrió su camioneta afuera del estadio Metropolitano y colgó diferentes camisetas de la selección venezolana.

Llegó el domingo desde Valencia y trajo su punto de venta, lo cual es una ventaja competitiva enorme. «Las gorras y bufandas salen en 5 mil». Nos pide un chance cuando llegan dos compradores. El tira y encoje por una casaca se cierra en Bs. 5.500. «No le estoy ganado nada, a mí me salen a 4.500″. Me cuesta creerle. Son imitaciones no muy bien acabadas, pero si tomamos en cuenta que la original de Adidas vale 55 mil, comprendemos el tamaño del negocio.

«El merideño es buen comprador, pero en Barinas se vende más», concluye Nancy, quien lleva 13 años en el ramo y conoce a la perfección el movimiento en Puerto La Cruz y Puerto Ordaz.

El competidor de Nancy es Jesús Rodríguez, quien lleva 14 años viajando por Venezuela, ofreciendo prendas de la selección nacional. «Las camisas van de 7.500 a 6.000. La fluorescente es las más cara y los modelos viejos vinotinto son los más baratos».

Merida vinotinto_05092016_03_DCB

Jesús tiene un carro pequeño, en el que también se observan camisetas blancas de Colombia. «Se venden muy bien, al igual que las de Argentina», confiesa.

Curiosamente, no han enfrentado algún problema con la autoridad. «Mañana, por el juego, nos toca colocarnos más afuera», explica Nancy.

Mientras tanto, varios fanáticos se acercaban, preguntando por entradas. «Todo se vendió», señala un taxista que esperaba al personal de un medio de comunicación nacional. «Dicen que la Gobernación se llevó la mayor parte».

Merida vinotinto_05092016_05_DCB

Richard, nuestro taxista de confianza, asegura que las entradas más baratas se están revendiendo en 10 mil y 15 mil bolívares. No tenemos cómo confirmarlo. Me pregunta cuánto cuesta una cerveza en un local en Caracas y le respondemos que depende, pero que un promedio podría ser entre 600 y 650. «¿Qué?…», exclama sorprendido. «Aquí cuesta 450, pero la cajita de polarcita se puede conseguir hasta en 7 mil».

Lamentamos no tener un vacío a la mano para terminar de escribir el último punto de esta nota.