Migrantes Lgbti huyen de la pobreza y discriminación

Entre los cientos de centroamericanos que buscan llegar a Estados Unidos en caravana para escapar de la violencia y la pobreza, un grupo de la comunidad Lgbti marcha a la par para huir de la discriminación

Entre los cientos de centroamericanos que buscan llegar a Estados Unidos en caravana para escapar de la violencia y la pobreza, un grupo de la comunidad Lgbti marcha a la par para huir de la discriminación, un flagelo adicional.

«Venimos emigrando de nuestro país porque no se puede vivir, hay tanta discriminación», dice Carlos Alvarado, de 29 años, uno de los migrantes hondureños que viaja en la caravana que salió de San Pedro Sula, Honduras, el martes pasado y ahora espera en Guatemala para seguir camino a México.

Junto a Carlos marchan otros integrantes de la comunidad Lgbti (lesbianas, gays, bisexuales, transgénero e intersexo), en su mayoría de Honduras, y algunos salvadoreños y guatemaltecos que se han unido en el camino.

En la frontera de Tecún Umán, en el suroeste de Guatemala, Carlos cuenta que decidió iniciar una nueva vida fuera de su país en busca de oportunidades. Su situación, lamenta, es aún más grave por la discriminación.

«Yo que soy de comunidad (gay) es muy difícil encontrar un empleo, un trabajo digno. No hay oportunidades para nosotros» en Honduras, señala, junto a cientos de migrantes que se resguardan del intenso calor en un albergue habilitado con grandes carpas en el poblado fronterizo.

La caravana 2020, como fue bautizada, y que como las anteriores es empujada por la pobreza y la violencia criminal, está integrada por más de 3.000 personas que buscan llegar a Estados Unidos, según datos del Instituto Guatemalteco de Migración.

Migrantes Lgbti huyen de la pobreza y discriminación

Foto Johan ORDONEZ / AFP

El grueso se encuentra varado en la frontera de Guatemala a la espera de agruparse e intentar pasar por el puente fronterizo Rodolfo Robles, esperando que México les deje seguir su ruta a Estados Unidos. Otro millar de migrantes se concentra en un paso en el norte de Guatemala.

Las autoridades mexicanas, además de fortalecer la vigilancia en su frontera, han llamado a los migrantes a entrar en «orden y respeto» a su territorio, a la vez que les han ofrecido 4.000 empleos.

Gritos en la caravana

«Yo vengo de Honduras por las personas que lo discriminan a uno, lo golpean, lo maltratan, y la verdad de las cosas allá (es que) ni trabajo le quieren dar a uno, solo porque es gay», agrega Britany Mayerli, una transgénero de 25 años.

Britany, que se protege del sol con gafas oscuras, tiene como meta llegar a Estados Unidos para trabajar, «y si Dios lo permite», obtener la residencia en ese país. Pese a que Washington ya advirtió que no permitirá la entrada de la caravana.

Por su lado, el guatemalteco Kevin de León, de 23 años, tiene como meta quedarse en México, donde, dice, hay más tolerancia a la diversidad sexual que en su país.

«Nos vemos en la necesidad de migrar a otro país, por ejemplo México, que es un país donde tienen más tolerancia hacia nosotros», dice el joven originario de un poblado indígena en el sur de Guatemala.

El grupo de la comunidad Lgbti huye de la discriminación, pero en la misma caravana la sufren por momentos, cuando otros migrantes les silban o les gritan cosas.

«Los más grandes problemas (en la caravana) son la falta de respeto que le tienen a uno, lo ven a veces hasta como un bicho raro», lamenta Kevin, asegurando que tratan de hacer «oídos sordos» a las «ofensas» y «vulgaridades» que les lanzan.

Un viaje por el infierno en el Metro de Caracas

Hasta Dante se espantaría del averno capitalino. El Metro es el infierno de Caracas. El hacinamiento, las peleas y las mafias de vendedores son una constante. De 167 escaleras mecánicas, funcionan 28. No hay rampas ni ascensores para discapacitados y ancianos. De 42 trenes solo operan 15 y en ellos se movilizan a diario más de 1 millón 300 mil personas