<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Miguel Rodríguez Torres fue acusado de espionaje y de otros dos delitos

El Tribunal Militar primero de Control aceptó la acusación de la Fiscalía Militar contra el exministro de Interior y Justicia, Miguel Rodríguez Torres, por el delito de rebelión y otros dos que no fueron especificados, según el diario Últimas Noticias.

Miguel Rodríguez Torres fue acusado de espionaje y de otros dos delitos

La referida instancia judicial, cuya sede se encuentra en Caracas, aceptó la imputación en contra de Rodríguez Torres y ordenó que su sitio de reclusión sea el Centro Nacional de Procesados Militares de Oriente en Monagas, conocido como «La Pica».
Según el expediente CJPM-TM1C-011-18 que maneja el citado rotativo, durante la audiencia de presentación celebrada el pasado 14 de marzo se dijo que el mayor general había sido acusado de haber cometido esos delitos debido a una investigación que adelantó el Gobierno desde el 30 de mayo de 2017, en el que también estaría implicado el teniente Luis Eduardo Reinoso Morales.
En las pesquisas que están en la carpeta, se dice que el «Movimiento Amplio Desafío de Todos», organización liderada por Rodríguez Torres, fue creada desde Canadá en 2014 y supuestamente usado para crear actos que generen distorsión en el país.
Además, se conoció que sobre el exministro pesaba una orden de captura desde el 27 de junio de 2017, día en que el expiloto del Cicpc, Óscar Pérez, sobrevoló con un helicóptero la ciudad de Caracas y disparó contra las sedes del Ministerio de Interior y Justicia, así como el Tribunal Supremo de Justicia.
En par de ocasiones, negó haber tenido vínculos con el exfuncionario de la Policía Científica, quien fue asesinado junto a sus compañeros el pasado 15 de enero de 2018 en una operación policial en El Junquito, conocida como la «Operación Gedeón».
Durante la audiencia, Rodríguez Torres negó haber enviado un documento para la DEA.
Para leer la nota completa, pulse aquí.
En horas de la tarde del pasado 13 de marzo, Miguel Rodríguez Torres fue detenido por funcionarios del Sebin en las adyacencias del Hotel President, en Caracas, luego de haber participado en un acto político.
A pocos instantes de haber sido detenido sin una orden de captura, el canal del Estado -VTV- leyó un comunicado en el que se decía que “fue echado del gobierno al comprobársele vinculaciones con organismos de inteligencia de Estados Unidos, que en un momento reconoció”.
Tras pasar unas horas en la sede del Dgcim, el exministro fue llevado a los tribunales militares en Fuerte Tiuna para su audiencia de presentación.
Luego de este hecho, el llamado número dos del chavismo, Diosdado Cabello -conocido amigo del mayor general, así como el ministro de la Defensa, Vladimir Padrino López- dijo en su programa que estaba detenido no por ser opositor, sino por estar vinculado con “unas personas que pretendían desestabilizar al país en estas fechas, lo señalaron. Por eso es que está detenido”.
La madre del hoy detenido envió un video  en el que decía que no había podido ver a su hijo durante seis días y pidió a Padrino López que intercediera por él.
Posteriormente se conoció que fue trasladado a «La Pica».
 ]]>

De Messi es la Copa del Rey

Posiblemente sea la última del argentino con su equipo y así lo celebraron sus compañeros. Barcelona ganó por goleada y se llevó la copa número 31 de su historia

Gremios de la salud exigen "vacunas ya" al gobierno de Maduro

Trabajadores de la salud manifestaron este sábado en Caracas en demanda de un plan de vacunación serio y que no obedezca a criterios políticos. Marcharon hasta la sede de la oficina del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), organismo al que solicitan intervenga ante Nicolás Maduro

Sobriedad y mascarillas: así fue el funeral del príncipe Felipe

En un Land Rover modificado según sus propias instrucciones, fue trasladado el cuerpo del príncipe fallecido el 9 de abril. Las restricciones por el coronavirus obligaron a modificar los planes para el entierro de Felipe. La ceremonia se limitó a 30 invitados íntimos y manteniendo distancias de seguridad