Militares, policías y paramilitares atacan residencias en Guanare

Vecinos de la urbanización residencial El Placer, en Guanare, estado Portuguesa, denunciaron este lunes que están bajo ataque de militares, policías y grupos paramilitares del chavismo, en medio de una intensa represión que comenzó en la tarde del lunes,durante la protesta pacífica “el plantón”.

Militares, policías y paramilitares atacan residencias en Guanare

Según denunciaron dirigentes de partidos políticos vía telefónica y en las redes sociales, lo que califican como «una agresión de los cuerpos represores del Estado» arreció al final de la tarde, cuando un autobusete de la Guardia Nacional pretendió romper por la fuerza una cadena humana de manifestantes que atendieron el llamado de la coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) a manifestar pacíficamente.
La protesta se llevaba a cabo en la avenida José María Vargas, junto al terminal de pasajeros de Guanare y muy cerca de la urbanización El Placer, donde ya hubo fuerte represión el sábado pasado durante otra protesta, dijeron las fuentes.
Unos 200 agentes de la Guardia Nacional, la Policía Nacional, la Policía del estado Portuguesa y agentes civiles armados, los paramilitares llamado «colectivos» arremetieron contra los manifestantes, según la denuncia de los aterrados vecinos que prefieren guardar su nombre por miedo a represalias.
Cuando se desató la represión, y hubo respuestas de un grupo con  palos, piedras y bombas molotov, muchos manifestantes se refugiaron en las casas de la urbanización El Placer y “comenzó una lluvia de bombas lacrimógenas, más de 50, contra las residencias”, narró una dirigente política vía telefónica.
Fueron incendiados al menos tres automóviles, propiedad de residentes de la urbanización, según el primer balance de los manifestantes.
Según los testigos, hubo muchas personas, inclusive niños, asfixiados con los gases lacrimógenos y pimienta, disparados a mansalva, en medio de las detonaciones de escopetas de perdigones.
Residentes de las casas de El Placer, y un grupo de niños de una guardería cercana fueron afectados. Los heridos y lesionados fueron atendidos por la Cruz Verde, el grupo de voluntarios, médicos y estudiantes de medicina, que ayudan a las víctimas de la represión durante protestas en el país.
Cuando el asedio llevaba tiempo, dirigentes políticos mediaron con los jefes de la Guardia Nacional y con el apoyo del ex gobernador del estado Portuguesa Iván Colmenarez, para negociar la salida de los los manifestantes sin que sean detenidos. Entrada la noche todavía intentaban evacuar la zona, en medio de un cordón de agentes del gobierno.]]>