<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Miss Universo: ¿por qué la venezolana no figuró en un concurso lleno de finalistas latinas?

En la primera gala postpandemia, se notó un cambio en los cánones de evaluación de las aspirantes. Aunque Mariángel Villasmil quedó fuera desde el primer filtro, manifestó estar feliz por haber representado a un país unido

Miss Universo: ¿por qué la venezolana no figuró en un concurso lleno de finalistas latinas?

El Miss Universo de este año premió la belleza latina. De 10 semifinalistas, 6 eran latinoamericanas. De 6 finalistas, 5. Y en ninguna de las listas, ni siquiera en el primer filtro donde quedan las 21 más destacadas, figuró la venezolana Mariángel Villasmil.

República Dominicana, Perú, Puerto Rico, Costa Rica, Brasil y México, país que finalmente se llevó la corona, lograron su puesto entre las 10 finalistas. De ese grupo solo Puerto Rico no pasó a la ronda final.

La mexicana Andrea Meza fue la ganadora de un concurso que, según Mauricio Ginestra, periodista venezolano entrevistado por Efe, privilegia un nuevo «estilo de misses». El esquema de evaluación ha cambiado, tachando algunos estereotipos físicos e insertando otros de belleza interior.

Según el jurado del Miss Universo de anoche, la mexicana Andrea Meza, la brasileña Julia Gama, la dominicana Kimberly Jiménez, la peruana Janick Maceta del Castillo, la puertorriqueña Estefanía Soto Torres y la costarricense Ivonne Cerdas destacaron más que la venezolana.

Miss Universo

Cortesía de Organización Miss Universo / EFE

¿Se acabó el tiempo en que todas las miradas buscaban primero a la venezolana, seguras de un sitial de honor? ¿El concurso Miss Venezuela no ha sabido leer las señales de cambio? ¿Se sigue imitando (o quizás mal imitando) el estilo Osmel, tan exitoso en otras décadas? Por cierto, Miss Argentina Alina Luz Akselrad, preparada por Osmel, tampoco figuró entre las 10 semifinalistas. Sin embargo, el «zar de la belleza» sigue teniendo tino. Cuatro días antes del certamen, dijo claramente que, después de conocer al grupo, sabía que la corona la ganaría México o Puerto Rico.  Esta última no entró en el cuadro de honor pero sí en el de las 7 finalistas.

Poco después del certamen, la venezolana Mariángel Villasmil dijo unas palabras visiblemente emocionada. Resaltó lo feliz que le hacía representar a un país unido, «a pesar de todo lo que nos ocurre», y apostó a continuar siendo un pedacito de felicidad.

Primera gala postpandemia

El primer Miss Universo postpandemia se realizó en el Hard Rock Hotel de Hollywood, en Estados Unidos. Entre los presentadores se encontraban la actriz y ex Miss México Jackeline Bracamontes, el actor y cantante puertorriqueño Carlos Ponce y, como invitado especial, el rapero estadounidense Pitbull.

La mexicana Andrea Meza fue elegida como Miss Universo, sucediendo a la surafricana Zozibini Tunzi, Miss Universo 2019. Andrea es una ingeniero en computación de 26 años, oriunda del estado de Chihuaha. Es la tercera mexicana en lograr una corona.

Miss Universo

Cortesía de Organización Miss Universo / EFE

Desde el principio, Meza causó impacto. Desde siempre una de las favoritas, su llegada al certamen llamó la atención. Andrea bajó de un Lamborghini con una chaqueta y minifalda fucsia y una blusa de seda roja.

Los ensayos y las sesiones fotográficas comenzaron el martes de la misma semana del concurso. Muchas de las candidatas que llevaban más de una semana ya en Miami pasaron sus días haciendo deporte y dieta y concediendo entrevistas. Todas ellas visitaron el Telemundo Center, donde aparecieron en programas en vivo.

«Llegué a Miami decidida a querer vivir todo al 100 % y no dejar que mi mente me haga malas jugadas, sino aprender de todas las personas que estoy conociendo para que en un futuro, cuando recuerde mi participación en el Miss Universo, sean recuerdos gratos», declaró Meza en el programa «En Casa con Telemundo».

¿Un nuevo estilo de misses?

El periodista venezolano Mauricio Ginestra quien, según la agencia Efe, «lleva años entrevistando y conociendo a las candidatas de habla hispana», el de este año es «probablemente el grupo más heterogéneo y más interesante que ha llegado a Miss Universo».

«Me impresiona que la mayoría no trae mensajes estereotipados, que acostumbran a repetir las misses, sino que tienen identidades definidas y muy fuertes. Eso es refrescante y hasta esperanzador. Permite ver un futuro de este tipo de concursos», manifestó Ginestra.