<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Muere otra trasplantada que perdió el riñón tras agonizar 15 días en diálisis

En 15 días dos mujeres trasplantadas han perdido la vida luego de que sus organismos rechazaran el riñón donado por falta de los inmunosupresores que garantizarían su buen estado de salud

Muere otra trasplantada que perdió el riñón tras agonizar 15 días en diálisis

Las denuncias de falta de medicamentos para personas trasplantadas se convirtieron en sentencia. Este miércoles se conoció la segunda muerte de una paciente que rechazó el riñón luego de haber pasado dos meses sin recibir Myfortic y Prograf en el Instituto Venezolano de los Seguros Sociales .
Yamilexi Reyes, de 46 años de edad, era una paciente de Coro, estado Falcón. Dejó de consumir los inmunosupresores de los que dependía para el resto de su vida, perdió el órgano y quedó en muy mal estado físico, indicó Francisco Valencia, presidente de Codevida, quien recibió la noticia de una de las hijas de la mujer.
«Estaba en muy malas condiciones. Luego del rechazo estuvo 15 días en diálisis hasta el miércoles 8 de noviembre, cuando falleció. Esto es lo que hemos estado advirtiendo, cualquier rechazo puede traer consecuencias muy graves al paciente», aseveró Valencia.
 
Esta semana se agotan las últimas reservas de al menos 100 trasplantados que quedarán vulnerables, pues la ONG no cuenta con insumos para socorrerlos y el IVSS no ha dado respuesta.
Al igual que en los últimos siete días, El Estímulo intentó, sin éxito, comunicarse con el presidente del IVSS, Carlos Rotondaro.
Un día antes de la noticia de la muerte de Reyes, Valencia informó que Belkis Solórzano murió el día que le dieron en el Hospital Universitario de Caracas, donde pasó 12 días internada por la falta de medicamentos que produjo el rechazo del riñón que le habían trasplantado hace 13 años.
]]>

Chagas: 70 % de los infectados ignora que lo padece

El chagas puede generar graves complicaciones en el corazón y el tracto digestivo. Aunque es fácil de diagnosticar, pues solo requiere de un examen de sangre, la prueba no se realiza porque, muchas veces, los pacientes no tienen síntomas clínicos. En consecuencia, entre 2 y 8 % de las embarazadas infectadas lo transmiten a sus bebés