Murió voluntariamente Brittany Maynard

Brittany Maynard, una estadounidense de 27 años que sufría un cáncer terminal, cumplió con su decisión de morir voluntariamente apoyándose en las leyes del estado de Oregón y provocando una ola de debates sobre el derecho a morir

La mujer había acaparado los titulares de la prensa internacional el mes pasado al anunciar que se quitaría la vida en un video que se convirtió en viral en internet.

«Adiós a todos mis queridos amigos y familiares que amo. Hoy es el día que elegí para irme con dignidad ante mi enfermedad terminal, este terrible cáncer cerebral que se ha llevado tanto de mí … pero que podría haber tomado mucho más», escribió a modo de despedida en un mensaje que circuló el domingo ampliamente por las redes sociales, compartido por millones de usuarios.

«El mundo es un hermoso lugar, los viajes han sido mi mejor maestro, mis amigos cercanos y mis padres son quienes más me han dado. Tengo incluso un círculo de quienes me acompañan en torno a mi cama mientras escribo… Adiós mundo. Compartan buena energía. Vale la pena».

Sean Crowley, portavoz del grupo Compassion & Choices, que brega por el derecho a morir dignamente y apoyó a Maynard.

Planear una muerte digna

Maynard había anunciado en un video que se convirtió en viral que acabaría con su vida el 1 de noviembre para no sufrir los estragos del tumor cerebral que la afectaba.

Sin embargo, el martes pasado manifestó dudas al respecto: «Todavía no ha llegado el momento adecuado» para morir.

«Todavía me siento suficientemente bien y todavía tengo suficiente alegría y sigo riendo y sonriendo junto a mi familia y amigos, por lo que parece que todavía no ha llegado el momento adecuado», dijo en un video.

Una portavoz de Maynard señaló hace unas semanas que la mujer planeaba fallecer ingiriendo una combinación letal de barbitúricos, debido a los constantes dolores de cabeza y otros efectos que le produce el tumor.

En enero, los médicos le diagnosticaron un glioblastoma, una forma de cáncer en el cerebro agresivo e incurable, y dieron seis meses de vida.

En ese momento, Maynard y su esposo, Daniel Díaz, que acababan de casarse, intentaban tener un hijo. En junio, Maynard y Díaz decidieron mudarse de Oakland, California, a Portland, en el vecino Oregón, al ser uno de los pocos estados de Estados Unidos que permite la eutanasia.

Maynard no es la primera

Los electores de Oregon aprobaron la Ley del Derecho a Morir con Dignidad en 1994, pero sus opositores persuadieron a un juez federal a que la dejara sin efecto temporalmente. Los electores reafirmaron abrumadoramente en noviembre de 1997 la primera ley de suicidio asistido, que está en vigor desde entonces.

Según estadísticas compiladas hasta el 31 de diciembre de 2013:

— Personas que han usado la ley desde finales de 1997: 752 (396 hombres y 356 mujeres)

— Personas menores de 35 años que han usado la ley: 6

— Edad media de los fallecidos: 71 años

— Porcentaje de los fallecidos que eran blancos: 97

— Porcentaje de los fallecidos con alguna educación universitaria: 72

— Porcentaje de los pacientes que informaron de sus decisión a sus familiares: 94

— Porcentaje de pacientes que fallecieron en una casa: 95

— Tiempo medio entre la ingestión de la droga letal y la inconsciencia: 5 minutos

— Tiempo medio entre la ingestión de la droga y el fallecimiento: 25 minutos

— Número de personas con enfermedades terminales que se han mudado a Oregon para morir: desconocido

Maduro a Estados Unidos: "No se equivoquen"

El líder socialista amenazó con el despertar de la "furia bolivariana" si él o sus funcionarios fueran "atacados" por los estadounidenses. Washington informó hoy de un despliegue de fuerzas en la lucha antinarcóticos en el Mar Caribe y señaló específicamente al gobierno de Nicolás Maduro, que según dijo, se enriquece con su tráfico

El mundo se acerca al millón de infectados por coronavirus

La economía del mundo empieza a sentir los estragos de las cuarentenas que se han ordenado alrededor del mundo. Los gobiernos prolongarán los confinamientos hasta que puedan asegurar que contuvieron la pandemia, pero en algunas regiones, como en Latinoamérica, la urgencia de mantener las economías vivas dificulta esta tarea