Músicos venezolanos en Perú atienden mesas o conducen taxis

Llegaron a Perú en busca de un futuro mejor que el que les ofrecía Venezuela. Son músicos profesionales que hoy venden en la calle, atienden mesas o taxean

Aunque aún no pueden dedicarse solo a la música, han vuelto a abrazar sus instrumentos y han formado la orquesta Sinfonía Migrante. Oído a la música.

Ante la crisis humanitaria que se vive en Venezuela en los últimos años unos 400 músicos venezolanos profesionales tuvieron que dejarlo todo y emigrar al Perú –como otros más de 800 mil personas–, casi en un acto de supervivencia.

Entre ese todo que dejaron, para la mayoría de ellos incluyó sus familias, sus amigos, sus pertenencias. Y seguro también sus instrumentos musicales, esos artilugios de cuerda, viento o percusión con los que se ganaban la vida entre sinfonías y canciones, pero que debieron entregar a cambio de algunos billetes que sumaran para el viaje. Sus instrumentos, sí; pero su pasión, nunca. Su pasión por la música emigró con ellos.

Pero, como ellos dicen, un inmigrante no puede darse el lujo de esperar por un trabajo acorde con su oficio. Así que hay muchas posibilidades de que detrás del ambulante que ofrece bombas o arepas, la muchacha que sirve el menú o el conductor venezolano de taxi por aplicación, haya un músico formado y educado en el Sistema Nacional de Orquestas de Venezuela -creado a fines de los 70 por el maestro José Antonio Abreu-, capaz de llevarnos a otra dimensión con la simple ejecución de su instrumento.

El Comercio de Perú cuenta la historia de Alexander Gómez, de 48 años de edad, la cual podría ser la excepción que confirma la regla. En mayo del año pasado, después de vender todo lo que pudo para poder vivir con su esposa y dos pequeños niños Alexander Gómez, de 48 años de edad, llegó a Perú, solo y tras siete días de viaje por tierra.

Apenas un mes después, Alexander consiguió trabajo como profesor de guitarra, flauta y piano en una escuela de música en Los Olivos. Desde niño se ha dedicado a eso, así que tuvo suerte porque, sentía, era lo único que sabía (y sobre todo quería) hacer.

Desde allí, desde esa humilde academia de música en la urbanización Pro, se comenzó a gestar lo que hoy se ha convertido en la orquesta Sinfonía Migrante, un batallón de más de cien músicos venezolanos profesionales que poco a poco intenta dejar la venta ambulatoria, los restaurantes de menú y los aplicativos de taxi para dedicarse a lo que realmente les apasiona. Y aunque eso pueda estar aún un poquito lejos, al menos ya han vuelto a juntarse con sus instrumentos. Lo que venga solo puede ser mejor.

Pero antes de que existiera Sinfonía Migrante, existió Acadeo, una pequeña orquesta de cámara de 25 músicos. Alexander veía con tristeza que hasta su trabajo llegaban músicos compatriotas suyos que pedían una oportunidad y que en ese momento no era posible dársela.

Había, además, un grupo de WhatsApp del que era miembro y al que iban sumándose cada vez más y más músicos inmigrantes. Así que se le ocurrió hacer una pequeña orquesta de cámara y buscar oportunidades para tocar en pequeños colegios y universidades. Y así fue hasta diciembre del año pasado.

En agosto del 2018, el grupo había tenido una presentación gratuita en el Lugar de la Memoria (LUM) como parte de un evento sobre la migración en el Perú. La presentación fue un éxito. El aforo fue superado y aunque entraron 300 donde debían entrar solo 270, más de 200 personas se quedaron afuera.

Tan importante como la gran acogida a la orquesta fue la presencia, ese día, de un representante del Teatro Municipal. La orquesta Sinfonía Migrante recibió su primera invitación para realizar un concierto pagado en un escenario a la altura de su música. Vestidos de elegante negro, el domingo 10 de noviembre, 105 músicos venezolanos, acompañados de un coro de 40 voces (también venezolanas) tuvieron su primer gran concierto y ya les han confirmado un concierto de Navidad para el 21 de diciembre en el parque Kennedy. Ya lo decía Sandoval y ya lo vemos ahora: aun en las circunstancias más difíciles, un hombre no puede cambiar de pasión.

Con información de El Comercio.

María Corina Machado ve necesario "acciones quirúrgicas" en Venezuela

También es crítica con Juan Guaidó. En su opinión, el líder opositor, a quien casi 60 países reconocen como presidente interino, cometió "errores muy importantes" durante 2019, como volver a aceptar a los diputados oficialistas en la Asamblea Nacional (AN, Parlamento) o haber intentado la vía del diálogo con el chavismo