<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Ni el Estado ni seguros amparan a pacientes de covid-19 en Venezuela

Hospitales públicos colapsados, clínicas privadas al límite donde la terapia intensiva cuesta hasta 1.000 dólares por día, seguros fuera del alcance del ciudadano común, y una de las tasas más altas de muertes de médicos y trabajadores sanitarios por covid-19 en el mundo. La pandemia sigue su avance en Venezuela, advierte presidente de la Federación Médica, Douglas León Natera.

Ni el Estado ni seguros amparan a pacientes de covid-19 en Venezuela

El doctor Douglas León Natera, presidente de la Federación Médica Venezolana (FMV) advierte que en Venezuela colapsó el sistema público de salud, cuyos 301 hospitales solo tienen en funcionamiento 15.000 camas, de 43.330 que deberían tener disponibles. En medio de la pandemia del coronavirus, las clínicas privadas cumplen un papel importante para atender a los pacientes infectados con el virus, pero los costos son sumamente altos y fuera del alcance de la vasta mayoría de la población. Un día de terapia intensiva llega a costar $1.000.

Los 301 hospitales públicos están repartidos en los 24 estados de Venezuela, el número de camas de hospitalización para pacientes con distintas patologías ha venido cayendo en los  últimos años  por el deterioro del sistema de salud, que ha dejado al venezolano común casi completamente desprotegido ante una enfermedad o una emergencia.

En un país atravesado por una espantosa hiperinflación, una depresión económica que lleva seis años en fila, y una moneda, el bolívar que  no vale nada, los seguros médicos privados son un sueño imposible hasta para un profesional promedio. La ínfima parte de la población que puede costearse un seguro en dólares tiene una cobertura limitada, a menos que pague primas  y deducibles muy altos.

En entrevista con El Estímulo, el doctor Natera reiteró que desde hasta el día 15 de septiembre habían fallecido 166 trabajadores de la salud en Venezuela a causa de la covid-19, entre ellos 102 médicos. Estos profesionales no contaban con los equipos adecuados y suficientes de bioseguridad al momento de atender a los pacientes en los hospitales.

Muertes en batas blancas

Solo en los últimos cinco días son 11 los médicos fallecidos por la enfermedad.

“Desde la FMV, le hacemos un llamado a nuestros colegas para que se protejan, ya que las autoridades que por obligación, deben ofrecerles los equipos necesarios para evitar que se contaminen, no cumplen su deber. Este hecho ha generado esta mortandad de galenos en sus puestos de trabajo, convirtiendo a Venezuela con uno de los países con uno de los mayores porcentajes (30% del total de los enfermos)  de personal de salud fallecidos por covid-19”, dijo Natera.

Hasta la noche del 16 de septiembre, el régimen de Nicolás Maduro admitía 511 muertos por el virus, con un total de 63.416 casos, de los cuales «51.274 están recuperados».

Natera solicitó a los galenos, a los colegios y federaciones de médicos reflexionar sobre la situación que presentan en los hospitales públicos, en donde reciben un salario equivalente a $ 10 por mes. Enfrentan además el peligro de afectar no solo su salud personal, sino también la salud de sus familias, que  corren el riesgo de contagiarse de covid-19.

“En la decisión que asuman, la vamos apoyar en la FMV”, indicó.

Reitero que, ahora más que nunca los trabajadores del sector salud enfrentan muchas dificultades para cumplir con su trabajo, comenzando por los bajos salarios, la falta de transporte y de gasolina, así como la escasez de los equipos de bioseguridad.

Cifras manipuladas

Natera sostiene que el gobierno de Nicolás Maduro todos los días ofrece unas cifras de personas infectadas y fallecidas, que no corresponden con la realidad.

“Las cifras de pacientes infectados con covid-19  las ofrecen en base a las pruebas que ellos realizan en el Instituto Nacional de Higiene y otro laboratorio que tienen, sin permitir que en otros espacios, que en otros centros de salud, se puedan realizar los despistajes. Este hecho les permite manipular las cifras, para así no quedar expuestos ante el país y el mundo por  la violación de la Constitución, que les obliga a  tener un servicio de salud eficiente y preservar la vida de los ciudadanos”, señaló el presidente de la FMV.

Dijo que apoyan la teoría expresada en un informe de la Academias de Ciencias, que señala que las cifras aportadas por el gobierno de Maduro se deben multiplicar por cuatro y que para los últimos meses del año se esperan que las cifras lleguen a entre unos 14 mil a 15 mil pacientes infectados con covid-19.

Hospitales congestionados

Señaló León Natera que desde hace varios años han venido advirtiendo y reclamando  la crítica situación de los hospitales, la necesidad de mejorar los equipos, la infraestructura y la dotación de estos centros de salud.

“Pero los representantes de este gobierno en vez de mejorar los hospitales decidieron gastar recursos en habilitar espacios como los gimnasios verticales, hoteles, residencias estudiantiles y hasta el Poliedro de Caracas (un grand centro de espectáculos). Eso cuando tenemos hospitales, como por ejemplo el Clínico Universitario de Caracas, en donde no funcionan 900 camas; o el Pérez Carreño  en donde hay inhabilitadas 600 camas, al igual que el Domingo Luciani, el Hospital JM de Los Ríos. Esta situación se repite en todos los hospitales públicos del país. Ellos tuvieron la oportunidad de mejorar el servicio de salud, pero prefirieron hacer proselitismo político”, dijo Natera.

Indicó que con la llegada de la covid-19 a Venezuela, el pasado mes de marzo habían advertido que sería necesario tener a la disposición entre 1.500 a 2.000 unidades de ventilación asistida, para los pacientes graves con la insidiosa enfermedad, ya que solo se contaban con 89 equipos, sumados los que tienen en clínicas privadas.

Igualmente indicaron que era necesario recuperar las salas de terapia intensiva, pues en la mayoría de los centros estos espacios trabajan a media máquina,  estaban llenos de equipos dañados o los clausurados, mientras que en otros solos quedaban el nombre, pues el servicio ha sido eliminado.

Douglas León Natera declaró sobre el Covid-19

Douglas León Natera, presidente de la Federación Médica de Venezuela (FMV), en febrero pasado. (Foto. Daniel Hernández/El Estímulo)

“Esta pandemia llegó a Venezuela, en plena crisis de diversos sectores como la salud, la alimentación, con fallas en los servicios de electricidad, agua potable, transporte, sumados a la criticas situaciones en el ámbito social y político, en donde el gobierno tiene su interés en realizar unas elecciones de la Asamblea Nacional, chucutas, fraudulentas,  que son rechazadas por la mayoría de los venezolanos”, dijo el presidente de la FMV.

Indicó que hasta el año pasado, se estimaba que el 80% de los pacientes que llegaba a los centros de salud por alguna enfermedad, salían infectados con otros males, adquiridos durante su estadía en los hospitales, situación que estima debe ser más grave en estos momentos de pandemia.

Clínicas privadas atienden covid-19

Douglas León Natera indicó que en Venezuela existen unas 470 clínicas privadas, en las cuales se contabilizan 7.000 camas, de las cuales se encuentran activas 5.000, que ha venido a solventar en alguna medida la atención de salud en el país.

“En el caso de los pacientes que padecen covid-19, en las clínicas privadas se les ofrece la atención, cumpliendo todos los protocolos de bioseguridad, tanto para los enfermos así como el personal de salud. Pero los costos son altos, pues todos los equipos, medicamentos y demás insumos los deben comprar con su propio dinero”, dijo Natera.

Indicó que en una clínica tipo A, un paciente con covid-19, avanzado que requiera ingresar a la unidad de terapia intensiva, puede llegar a tener que pagar hasta $1.000 diarios por la atención integral en terapia intensiva cuando el caso se complica.

“En las clínicas privadas también han realizado importantes inversiones para la adquisición de equipos, entre ellos ventiladores de respiración asistida,  trajes de seguridad,  medicamentos, entre otros artículos, la mayoría importados. Los pacientes al ingresar a terapia, no saben cuánto tiempo pueden pasar allí, los cortes de cuenta le llegan a diario y para muchos es cuesta arriba pagar esos montos”, explicó Natera.

Dijo que en promedio, en las clínicas privadas pueden recibir hasta 50 consultas diarias de personas con síntomas asociados con covid-19, cifra que va en aumento por el colapso del sistema de salud pública.

En algunos casos conocidos por periodistas, algunos pacientes no tan complicados han sido devueltos aunque que tengan como pagar, simplemente porque no hay cupos para ingresarlos.

Seguros de Bs. 64 millones

“Yo trabajo en un organismo del Estado, en donde el seguro que tenemos es de Bs. 64 millones (unos 200 dólares de cobertura total), distribuidos en Bs.12 millones (unos $30) destinados para consultas médicas, cuando una consulta privada está en $50 dólares. También nos ofrecen Bs. 12 millones para la hospitalización, monto por el cual no nos reciben en ninguna clínica”, dijo un empleado público que pidió mantener su nombre en el anonimato.

Indicó que para los servicios funerarios le ofrecen Bs. 20 millones (unos $54),  «que no alcanzan ni para un buen ramo de flores».

“En el organismo en donde trabajo, tenemos miedo de contagiarnos de covid-19, o padecer cualquier otra enfermedad, pues no tenemos el dinero para pagar los elevados costos de las clínicas privadas y el sistema de salud pública se encuentra colapsado”, dijo.

En 2019 arreciaron las protestas de enfermeras al servicio del Estado, en reclamo de salarios dignos (Foto: Daniel Hernández/El Estímulo).

“Con el estómago vacío no se pueden salvar vidas”, dicen enfermeras y médicos

La protesta en el sector salud sigue. Las consignas son las mismas al recorrer los distintos centros asistenciales del área metropolitana, y este martes, a la petición de tener el sueldo de la rectora del Consejo Nacional Electoral, Tibisay Lucena, y que se les homologue al salario de los militares, así como que se le añada la petición al presidente Nicolás Maduro de que “viva un mes con el salario mínimo”

Profesionales hambrientos combaten a la Covid-19 en Venezuela

Médicos y enfermeras, ocupados en salvar vidas en el sistema de salud de Venezuela, están entre los profesionales peor pagados. En un país asaltado por la miseria, la pandemia de Covid-19 agrava problemas acumulados por años de corrupción y pésima gerencia pública. Lo mejor que puede ocurrirles a todos es que se cumplan los pronósticos optimistas del régimen de Maduro sobre el control de la emergencia sanitaria