Nicaragua nacionalizó firma petrolera sancionada por EEUU

Nicaragua nacionalizó la empresa Distribuidora Nicaragüense de Petróleo dos días después de que Estados Unidos sancionara a esa firma porque Daniel Ortega y su familia la utiliza para su enriquecimiento personal

Nicaragua nacionalizó el sábado la empresa Distribuidora Nicaragüense de Petróleo dos días después de que Estados Unidos sancionara a esa firma porque la familia del presidente Daniel Ortega la utiliza para su enriquecimiento personal mediante contratos no competitivos con instituciones de gobierno.

La iniciativa fue aprobada con celeridad por la Asamblea Nacional de Nicaragua, controlada por aliados de Ortega, y entró en vigor a los minutos de su publicación en La Gaceta Diario Oficial del país.

La medida declaró los inventarios de combustibles y otros activos de la compañía un asunto de “seguridad ciudadana e interés nacional” y permite al gobierno manejarlos de manera confidencial.

El gobierno señaló que la medida busca garantizar el suministro confiable, continuo, eficiente, seguro, adecuado e ininterrumpido de los combustibles y productos de los derivados del petróleo.

La diputada opositora Azucena Castillo dijo que esta nacionalización permitirá al gobierno seguir lavando dinero.

Castillo comparó el caso de la DNP con el del Banco Corporativo (Bancorp) que cerró operaciones en abril después de que Washington lo sancionara por supuestas transferencias ilícitas de fondos a Venezuela.

“Con esta ley enviada apresuradamente a la Asamblea se pretende evitar que la familia Ortega pierda lo invertido en los inventarios de combustibles y petróleos”, comentó por su parte el político José Pallais, directivo de la opositora Alianza Cívica.

La ley pretende que el Estado pague sus inventarios de combustible, en una suerte de indemnización para Ortega y allegados, dijo.

“Están creando una nueva piñata con el dinero de todos los nicaragüenses”, agregó, en alusión a la repartición de haciendas, empresas y mansiones hecha por los sandinistas en 1990, tras la derrota electoral del primer gobierno de Ortega.

Sanciones contra los Ortega

Washington anunció el jueves sus sanciones más recientes contra Rafael Antonio Ortega Murillo, hijo del mandatario, por su presunta implicación en lavado de dinero y corrupción.

También sancionó a Inversiones Zanzíbar S.A. y Servicio de Protección y Vigilancia S.A., que el secretario del Tesoro estadounidense Steven T. Mnuchin describió como dos compañías que Ortega hijo posee y utiliza para lavar dinero a fin de sostener al régimen de Ortega a costillas del pueblo nicaragüense.

El presidente de Nicaragua viajó el sábado a La Habana para asistir a una cumbre del bloque regional izquierdista conocido como ALBA.

Según el proyecto de ley aprobado el sábado, compañías designadas por el gobierno administrarán el combustible y otros derivados de petróleo pertenecientes a la DNP.

Las sanciones de Washington prohíben a la DNP efectuar transacciones con compañías petroleras y bancos en Estados Unidos.

“Las sanciones han golpeado fuertemente el bolsillo de los Ortega-Murillo. DNP e Inversiones Zanzíbar eran la gallina de los huevos de oro en el lucrativo negocio petrolero y energético”, afirmó en un tuit el líder opositor Félix Maradiaga, en referencia a la familia de Ortega y la primera dama, y vicepresidenta Rosario Murillo.

¿Las elecciones en Nicaragua copian el guion chavista?

Las similitudes, una vez puestas en evidencia, son difíciles de ignorar. Daniel Ortega buscará el domingo su cuarto mandato y tercero consecutivo en los comicios en Nicaragua y es imposible no comparar la situación con la realidad electoral en la nación venezolana: reelecciones, dominio político, ausencia de observadores internacionales, favoritismo a familiares y falta de separación de poderes.