<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Niñas y adolescentes embarazadas multiplican la pobreza en América Latina

La tasa de fecundidad entre niñas y adolescentes de 10 a 19 años en la región es la segunda más alta del mundo, según el informe. República Dominicana (con 100,6 por cada 1.000), Nicaragua (92,8), Guyana (90,1), Guatemala (84), Guyana francesa (82,6), Venezuela (80,9) y Panamá (78,5) presentan los índices más altos de embarazos en esa franja etaria. La mayoría son no planificados y en muchos casos son producto de violencia sexual

Niñas y adolescentes embarazadas multiplican la pobreza en América Latina

El embarazo adolescente lastra la vida de miles de jóvenes y reproduce la pobreza en América Latina, además de generar a los países gastos millonarios que podrían evitarse, advierte la ONU en un estudio presentado este miércoles.

«El embarazo en la adolescencia y la maternidad temprana son fenómenos que impactan fuertemente en la trayectoria de vida de miles de mujeres en América Latina», señala el informe del Fondo de Población de las Naciones Unidas (Unfpa), el organismo encargado de la salud sexual y reproductiva.

«El embarazo adolescente es una fábrica de pobres en América Latina», dice a la AFP Federico Tobar, asesor regional de esa agencia.

El estudio titulado «Consecuencias socioeconómicas del embarazo en la adolescencia en seis países de América Latina y el Caribe», analiza la situación de Argentina, Colombia, Ecuador, Guatemala, México y Paraguay.

Según el informe, las niñas y adolescentes que son madres suelen abandonar la escuela para criar a sus hijos, lo que se traduce en una mayor dificultad para seguir los estudios y encontrar empleo bien remunerado.

Casi la mitad de las madres de 10 a 19 años se dedican exclusivamente a tareas domésticas y tienen tres veces menos oportunidades (6,4% frente 18,6%) de obtener un título universitario que aquellas que postergaron la maternidad, al tiempo que ganan en promedio 24% menos, indica el estudio.

Asimismo, las mujeres que tienen hijos después de los 20 años ganan un promedio anual de 573 dólares más que aquellas que son madres antes de esa edad.

Estas circunstancias condicionan la independencia de las mujeres, lo que las hace más vulnerables a la violencia de sus parejas.

«La consecuencia es que su potencial de desarrollo se ve afectado, puede estar en peligro y asimismo es posible que caiga atrapada en un círculo vicioso de pobreza y exclusión», afirma Harold Robinson, director de Unfpa para América Latina y el Caribe.

Gastos millonarios

El estudio también detalla los costos que implican para los países latinoamericanos el tratamiento de los embarazos en adolescentes.

Unfpa advierte sobre la pérdida de ingresos que supone para los estados, ya que el embarazo en la adolescencia compromete la participación de estas mujeres en el mercado laboral y su aporte al sistema tributario.

Los seis países del informe «tienen un costo vinculado al embarazo adolescente y la maternidad temprana de alrededor de 1.242 millones de dólares, lo que equivale a 0,35 % del PIB de estos países», afirma Tobar.

El informe detalla que en 2018 los seis países estudiados dejaron de recaudar 746 millones de dólares en impuestos, unos 110 dólares por mujer, ya que las madres adolescentes pagan menos tributos y tienen menor consumo debido a sus condiciones sociales y laborales.

Indica también que la crisis por el covid-19 ha empeorado la situación, al registrarse alrededor de medio millón de embarazos adolescentes adicionales durante la pandemia.

«Si consiguiéramos prevenir el embarazo adolescente todos ganan, gana el Estado, el sistema de salud, la recaudación, pero fundamentalmente ganarían las mujeres y sus hijos porque estamos asumiendo que la gran mayoría de esos chicos van a vivir bajo la línea de pobreza», declara Tobar.

Inicio sexual sin anticonceptivos

Según UNFPA, Latinoamérica presenta la segunda tasa de fecundidad (66,5 por cada 1.000) más alta del mundo entre mujeres de 15 a 19 años. Además, dos terceras partes son embarazos no planificados.

«Estas cifras son alarmantes, pero se tornan más críticas cuando observamos que, en muchos casos, ha mediado la violencia sexual», alega Robinson.

República Dominicana (100,6 por cada 1.000), Nicaragua (92,8), Guyana (90,1), Guatemala (84), Guyana francesa (82,6), Venezuela (80,9) y Panamá (78,5) presentan las tasas más altas.

Cifras dispares sobre embarazos en Venezuela

Las cifras sobre Venezuela parecen estar desactualizadas, pues datos recientes del propio Fondo de la ONU ubican a este empobrecido país con una tasa de 85,3 en la fecundidad de adolescentes, lo que supone la cuarta tasa más alta de la región.

«La tasa de fecundidad en adolescentes en Venezuela es de 85,3%, una de las más altas de la región. “El embarazo adolescente es uno de los problemas más estructurales que ha padecido el país. Las elevadas tasas no son producto de la crisis económica, no es un problema de reciente data, ni coyuntural, lleva por lo menos cincuenta años sin modificarse”, explica Jorge González Caro, Representante Nacional del UNFPA en Venezuela.

De los seis países del informe el índice mayor lo presenta Guatemala (84), seguido de Ecuador (77), México (66), Argentina (64), Paraguay (60) y Colombia (57).

Según los especialistas, el embarazo temprano en América Latina se debe principalmente a la ausencia de educación sexual, desconocimiento, falta de acceso a métodos anticonceptivos y barreras legales y culturales.

«La mayoría de adolescentes tienen su inicio sexual sin usar anticonceptivos», se lamenta Tobar.

Ecuador

Un grupo de niñas juegan en «Hogar Valle Feliz», en Santo Domingo de los Colorados, Ecuador, donde reciben niños abandonados. (Foto: Rodrigo BUENDIA / AFP)

El nido de desamor de las madres adolescentes de Venezuela

Venezuela es uno de los países del continente americano con más embarazos adolescentes. 23 de cada cien nacidos vivos es hijo de chicas menores de 20 años y las causas de que exista ese índice de jóvenes madres tienen que ver con el amor que ellas no recibieron, que quieren dar y que esperan sentir.