Niños sufren estragos de la guerra ante un mundo indiferente

África y Medio Oriente son las zonas de guerra donde más niños se ven afectados: al menos 170 millones de jóvenes viven entre conflictos armados. Otros países como Colombia viven en medio de conflictos que incluyen guerrillas armadas y grupos paramilitares dedicados al narcotráfico

Como soldados o víctimas de violaciones, un número récord de niños vive en zonas de guerra, denunció el jueves un informe de la ONG Save the Children. Con testimonios de numerosas víctimas, la organización llamó a los líderes mundiales a actuar.

«Oímos todo el tiempo que los niños son el futuro. Pero esas palabras no van acompañadas por acciones de los adultos»

Esa es la denuncia de José, un niño colombiano de 17 años que vive en una zona cocalera. Cuando tenía 8 quedó en medio de fuego cruzado entre el ejército y la guerrilla de las FARC. Recibió tiros en las dos piernas y un brazo, tras lo cual fue mucho tiempo presa del miedo y la ira.

Según el informe «Stop the War on Children» (Paren la guerra contra los niños) casi uno de cada seis niños en el mundo -unos 415 millones- vivía en una zona de conflicto en 2018. Eso es más del doble que en 1995. Y señalaron que las «violaciones graves» contra ellos aumentaron un 170%.

Desde 2005, se registraron al menos 95.000 niños asesinados o mutilados y decenas de miles secuestrados. Millones de niños quedan sin educación ni servicios de salud por ataques a escuelas u hospitales.

Inger Ashing, directora general de Save the Children, considera “abrumador que el mundo se mantenga al margen mientras los niños son blanco de la impunidad». Advirtió que si las autoridades no castigan a los autores de estos actos continuará «la destrucción de vidas infantiles».

Pese al ejemplo de José, ni Colombia ni ningún país de Latinoamérica figuran entre los 10 peores para ser niño. La mayoría son países de África y Oriente Medio. En el continente africano hay al menos 170 millones de niños en zonas de guerra. En Oriente, uno de cada tres menores vive rodeado por conflictos armados.

Por primer año, el informe analiza las amenazas diferenciadas entre niños y niñas.

«Las niñas corren un riesgo mucho mayor de sufrir violencia sexual» así como «matrimonios precoces y forzados», según el estudio.

«Los niños tienen muchas más probabilidades de estar expuestos a asesinatos y mutilaciones, secuestros y reclutamiento» como soldados, subraya.

Samira, una joven iraquí de 15 años es madre de una pequeña de dos años. Fue secuestrada con su madre y hermanas en 2016, mantenida en cautiverio y vendida al menos a tres personas que la golpearon y agredieron sexualmente. Fue obligada a casarse con un combatiente de la organización yihadista Estado Islámico (IE) y dio a luz.

«Querría darle a mi hija los derechos que se me negaron cuando yo era niña», afirma.

En Sudán del Sur, a Peter lo reclutó con 10 años por un grupo armado. Pero relata que dos años después logró huir a Uganda: «vi escuelas y hospitales, y me emocioné».

Barcelona brilla antes del clásico contra Real Madrid

El partido se planteó como un nuevo desafío para el Barcelona ante un rival que le iba a apretar desde el primer instante e impedirle sacar el balón con alegría. Tanta es la presión en el Camp Nou contra su equipo por la salida del balón desde Ter Stegen que en el minuto 6 el público ya silbó al portero cuando éste tuvo el balón en los pies.