<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

EE.UU alerta a quienes viajaron con segundo enfermo de ébola

Las autoridades de salud de Estados Unidos están alertando a los pasajeros de una línea aérea que se encontraban en el mismo vuelo que un empleado de salud de Texas que fue diagnosticado con el ébola, se informó el miércoles. Los 132 pasajeros estaban en el vuelo 1143 de Frontier Airlines que voló de Cleveland a Dallas-Fort Worth el lunes.  El trabajador sanitario estuvo involucrado en el cuidado de un hombre de Liberia que murió de ébola semana pasada en el Hospital Presbiteriano de Dallas, en Texas, informó la Agencia AP

La tripulación del avión informó que el empleado sanitario no mostró síntomas de ébola durante el vuelo. Pero a la mañana siguiente, desarrolló fiebre y el martes en la noche dio positivo al letal virus.

Los enfermos infectados con ébola no se consideran contagiosos hasta que muestran síntomas.

Sin embargo, los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés) están pidiendo a los pasajeros a llamar a la agencia de salud para que puedan ser monitoreados.

El vuelo aterrizó en Dallas a las 8:16 de la noche del lunes, se quedó allí toda la noche y fue sometido a una limpieza a fondo antes de volver a dar servicio al día siguiente. La limpieza era consistente con las pautas de los CDC, según un comunicado de Frontier Airlines difundido por funcionarios de los centros de control de enfermedades.

El trabajador de la salud había volado a Cleveland el viernes. Los funcionarios de salud no dieron a conocer inmediatamente el motivo de su viaje o donde estuvo en Cleveland. Los CDC notificaron a la compañía aérea la mañana del miércoles.

Más temprano, las  autoridades de Dallas, Texas, admitieron que es probable que aparezcan más enfermos de ébola tras confirmarse el contagio de otra de las trabajadoras sanitarias que atendió a Thomas Eric Duncan, el primer caso diagnosticado en Estados Unidos y que falleció hace una semana, según la Agencia EFE

«Nos estamos preparando para más casos y eso es una posibilidad muy real», sostuvo en una conferencia de prensa el juez Clay Jenkins, del condado de Dallas.

La nueva contagiada, cuya identidad no se ha revelado, informó el martes de que tenía fiebre y 90 minutos después ya había sido aislada, de acuerdo con Jenkins.

Tras una primera prueba que dio positivo por ébola, ahora los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) están realizando un segundo test a la paciente para confirmar el contagio.

Se trata del segundo caso de contagio ocurrido en EEUU tras el de la enfermera Nina Pham, de 26 años, quien también atendió a Duncan en el hospital presbiteriano de Dallas.

Las autoridades sanitarias han puesto bajo observación a los 76 trabajadores que, junto a Pham y a la nueva contagiada, atendieron a Duncan durante los diez días en los que estuvo ingresado tras diagnosticársele ébola días después de haber llegado de Liberia.

Varios empleados del hospital han denunciado que trabajaron «durante días» sin los equipos de protección adecuados y que los protocolos del centro para tratar con enfermos de ébola no estaban claros, según la organización National Nurse United, el principal sindicato de enfermeros del país.

«Nadie sabía cuáles eran los protocolos, no pudieron verificar qué tipo de equipo de protección personal debían llevar y no hubo entrenamiento», detalló el sindicato en un comunicado.

Por su parte, la secretaria de Salud de Estados Unidos, Sylvia Burwell, comentó en declaraciones a la cadena NBC que el Gobierno está haciendo «todo lo posible» por «proteger» a los trabajadores sanitarios del país.

El director de los CDC, Thomas Frieden, anunció este martes que se crearán equipos de élite que en cuestión de «horas» se presentarán en cualquier hospital del país en el que se confirme un caso de ébola para tomar las riendas de la situación.

Mientras, el presidente Barack Obama insistió en que el mundo «no está haciendo lo suficiente» contra el ébola y se mostró confiado en poder contener el brote del virus en Dallas y evitar que haya «réplicas» en otros lugares de Estados Unidos.