<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Oblitas recuerda a los partidos que deben validarse y rechaza injerencia de la OEA

La vicepresidenta del Consejo Nacional Electoral, Sandra Oblitas, afirmó que aquellos partidos que no cumplan con su proceso de validación serán cancelados, lo que a su juicio "quiere decir que no hayan cumplido con ninguna de las etapas" y recordó que al final del proceso, el Poder Electoral emitirá  su informe con las toldas validadas y aquellas que no serán legítimas.

Oblitas recuerda a los partidos que deben validarse y rechaza injerencia de la OEA

Detalló que de las 24 organizaciones convocadas al proceso de legitimación, 20 han participado sin reportar inconvenientes, por lo que afirmó que así «se demuestra que el CNE dispuso una plataforma por mandato de una sentencia del Tribunal Supremo de Justicia y que funciona perfectamente».

Explicó que el 7 de mayo será el fin de la primera fase del proceso para, posteriormente, publicar cuatro días más tarde un informe en el que se indicará cuáles partidos deberán ir a un proceso de reparo, evento que se realizará entre el 21 y 22 de mayo.

Luego de que pase esa fase, el 25 de mayo se abrirá el lapso de un mes para que las personas puedan verificar si sus datos son correctos o si deberán iniciar un proceso de impugnación.

En ese sentido, Oblitas manifestó que «En Venezuela hay democracia, una plena, viva. Lo electoral es una democracia que trasciende».

Por otra parte, la vicepresidenta del Poder Electoral aseveró que el CNE no permitirá cualquier tipo de injerencia a través de un documento jurídico extranjero, esto en referencia a la Carta Democrática.

“El CNE rechaza de manera categórica lo que tiene que ver con las pretensiones de intervenir en las decisiones soberanas de Venezuela. Son los poderes públicos y el pueblo de Venezuela quienes van a determinar cuál es su proceder”, expresó.

 

Ratificó que el ente comicial tiene las puertas abiertas para escuchar a todas las facciones políticas pero «no les corresponde» a las instancias extranjeras como la OEA.