<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

ONU y ambientalistas celebran al primer Papa ecológico de la Creación

En la Laudato si'" ("Alabado seas"), el papa denuncia la debilidad de la reacción política de la comunidad internacional y los intereses económicos a la hora de afrontar la defensa del medioambiente y pide una "valiente revolución cultural" para salvar el ecosistema.

ONU y ambientalistas celebran al primer Papa ecológico de la Creación

La ONU y diversas organizaciones ecologistas han celebrado la publicación de la encíclica «Laudato si'», la primera escrita enteramente por el papa Francisco desde su acceso al pontificado y que versa sobre los riesgos que acechan al medioambiente.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, dio la bienvenida a la encíclica del papa y urgió a los gobiernos a que en la Cumbre del Clima, que se celebrará en París del 30 de noviembre al 11 de diciembre próximos, adopten un acuerdo «ambicioso» contra el cambio climático. Ban dijo en un comunicado:

«Su primera encíclica enfatiza que el cambio climático es uno de los mayores retos que afronta la humanidad y que es un asunto moral que requiere de un diálogo respetuoso con todas las partes de la sociedad».

En la Laudato si'» («Alabado seas»), el papa denuncia la debilidad de la reacción política internacional y los intereses económicos a la hora de afrontar la defensa del medioambiente y pide una «valiente revolución cultural» para salvar el ecosistema.

La Organización de la ONU para la Alimentación y la Agricultura (FAO) consideró un «hito» la encíclica y pidió un cambio global para hacer frente a los efectos del cambio climático.

El director de la división de Clima de la FAO, Martin Frick, dijo que el documento recién publicado es «realmente un hito porque nunca un papa habló tan directamente sobre el medioambiente», a pesar de que los dos anteriores, Juan Pablo II (1978-2005) y Benedicto XVI (2005-2013), ya se habían «expresado a favor del medioambiente».

«El modelo de negocios del último siglo funcionó, sacó a mucha gente de la pobreza y creó procesos tecnológicos fantásticos, pero ignoró completamente los límites del planeta», destacó Frick, que agregó que eso hace necesario un «nuevo orden mundial».

El director ejecutivo del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), Achim Steiner, agradeció la llamada a la acción contra el cambio climático lanzada por el papa:

«Esta encíclica es una llamada que resuena no solo en los católicos, sino en todos los pueblos de la Tierra. La ciencia y la religión están alineadas en esta materia: Ahora es el momento de actuar».

El Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, por sus siglas en inglés) señaló que la encíclica de Francisco supone una «llamada a la acción» para «todos, en todas partes», mientras que la organización ecologista Greenpeace calificó de «valiosa» la «intervención» del pontífice.

El director ejecutivo de Greenpeace Internacional, Jumi Naidoo, expresó su satisfacción por la publicación del documento y dijo que se trata de una «valiosa intervención del papa Francisco en la lucha común de la humanidad para prevenir la catástrofe del cambio climático».

Francia mostró también su satisfacción por la encíclica.

«En este año decisivo en la lucha contra el cambio climático, ese gesto sin precedentes contribuirá a reforzar la movilización de la comunidad cristiana y más ampliamente del conjunto de ciudadanos que son sensibles a los mensajes del papa», indicó el ministro francés de Exteriores, Laurent Fabius.

Por su parte, representantes de la Iglesia católica y ortodoxa defendieron su derecho a opinar tanto de cuestiones científicas, como en relación con el medioambiente, durante la presentación de la encíclica.

El Vaticano organizó una rueda de prensa con el presidente del Pontificio Consejo de Justicia y Paz, el cardenal Peter Turkson, y con Ioannis Zizioulas, representante del Patriarcado ortodoxo de Constantinopla, muy activo en la defensa de la ecología.

Turkson defendió que la «ciencia es dominio público y es un tema sobre el que todos pueden hablar».

Apagones ponen en riesgo la vida de pacientes con coronavirus en Táchira

La deprimente situación en el Hospital Central de San Cristóbal, lo lleva al colapso. La falta de personal hace imposible que se puedan atender todos los pacientes. Algunas veces, solo hay 2 enfermeros para atender toda una planta de enfermos. También colapsan en los apagones que han provocado paros respiratorios en los pacientes. De 5 ventiladores que hay, solo 1 tiene baterías. Ni siquiera hay luces de emergencia