<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Oposición con posición

Las elecciones parlamentarias efectivamente está en la agenda de este 2020, pero todos sabemos que el país no clama por unos comicios legislativos

Oposición con posición

El éxito de la gira internacional de Juan Guaidó le puso acelerador a la estrategia oficial. Las visitas del canciller ruso y del expresidente español Rodríguez Zapatero, junto al anuncio de que en breve habrá un nuevo Consejo Nacional Electoral (CNE), deja en claro que el gobierno proseguirá con su plan de llevar adelante, a empujones, unas elecciones parlamentarias.

Las elecciones parlamentarias efectivamente está en la agenda de este 2020, pero todos sabemos que el país no clama por unos comicios legislativos, sino que pide a gritos una nueva elección presidencial, que permita una apertura política acompañada de una reconstrucción nacional.

En el marco de la visita del canciller de Rusia, Serguéi Lavrov, pudo el régimen de Nicolás Maduro presentar a aquella oposición, la que construye a su medida desde el 16 de septiembre de 2019, cuando echó por tierra cualquier salida negociada con Guaidó.

Henri Falcón, quien ha reaparecido en la escena pública, se reivindica ahora como #oposiciónconposición.

Se trata de una oposición, tal como insisten en autoproclamarse, que en alguna literatura sobre el autoritarismo se le califica de oposición leal, ya que no parece buscar el fin del régimen sino que le es fiel. Tal oposición, si nos guiamos por los tuitts de Falcón, parece estar más ocupada en fustigar a los actores opositores que sí tienen una legitimidad emanada de las urnas, que en señalar al régimen que coarta las libertades.

Es una oposición que no se saldrá del libreto. Incluso actores como Falcón, quien dijo desconocer los resultados del 18 de mayo de 2018, ahora se sienta en un mesa con los adláteres de Maduro, a quien inicialmente calificó de ilegitimo.

La existencia de varias oposiciones, que el régimen de Maduro parece sacarse del bolsillo según sea la ocasión, es en este momento una de las estrategias exitosas del chavismo. Huye adelante, como lo ha hecho en otras ocasiones, y en este 2020 esa huida serán los comicios legislativos en los que los Henri Falcón, los Timoteo Zambrano y otros, harán presencia electoral, tal como en el 2018.

La lucha no es por la legitimidad, que ya fue dinamitada, sino por la narrativa: estamos sentados acá con la oposición, son de oposición los que tomaron la Asamblea Nacional, existe una oposición con posición en contraposición a la que apuesta por los marines… El etcétera es largo.

Es temprano para saber si el chavismo logrará ejecutar unas parlamentarias fast-track con un mínimo de participación, pero hacia allá vamos. Se harán tales elecciones y no deberá sorprendernos nada de lo que de allí emane.

Será una AN que al igual que la ANC o la propia presidencia de Maduro, carecen de legitimidad internacional y de reconocimiento interno, pero allí están. Terminan siendo realidades políticas.

OPS suspende el derecho a voto de Venezuela por deudas

"El grupo de trabajo ha analizado y debatido la demora en los pagos de Venezuela, resaltando la importancia que la recepción puntual de los pagos tiene para el cumplimiento del programa" y "la continuidad" de la organización, dijo el delegado de El Salvador, que presidió el panel