Oposición dice que se acaban inventarios de comida

La coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) convocó un "Acuerdo Nacional para la Reconstrucción del Aparato Productivo Agrícola" del país, en un esfuerzo que involucre al Gobierno, al sector privado y a los expertos de la academia, en momentos en que los inventarios de alimentos "se hallan en estado de precariedad".

Oposición dice que se acaban inventarios de comida

El dirigente político Rodrigo Agudo, coordinador de la Comisión Técnica Agroalimentaria de la MUD presentó unas duras perspectivas económicas, políticas y sociales de Venezuela hasta el 2019.

En una ponencia presentada a un grupo de periodistas y militantes de la MUD, inclusive el secretario ejecutivo de la coalición, Jesús “Chúo” Torrealba, Agudo presentó la ponencia “Situación del Abastecimiento Alimentario en la Venezuela del 2015. ¿Un Problema Coyuntural o Estructural?”.

Afirmó que es urgente declarar una «emergencia nacional» en dicha área, tras lo que calificó como un modelo de políticas públicas “agotado”, derivando en la actual situación de escasez que sufre el pueblo venezolano, la cual se agravó, principalmente, durante el último año.

“Lo que viene es hambre, caballero. Se acabaron los inventarios de los mayoristas, minoristas y de todos los proveedores. No tenemos inventarios de ningún tipo, por lo tanto es imposible garantizar que esos productos estén en los anaqueles. Por lo tanto, lo único que debe hacer el Gobierno es generar confianza y dialogar para reactivar la producción. La única forma de acabar con la escasez es generando confianza”, puntualizó por su parte Torrealba.

Agudo afirmó que el Estado es el mayor responsable del desabastecimiento de alimentos básicos que atraviesa la nación, incurriendo en una política de destrucción del aparato productivo.

El Estado venezolano domina el 50 % de la capacidad instalada de pulverización y pasteurización de leche cruda y es el único importador de leche en polvo; en café, controla el 70 % de las torrefactoras; en arroz, el 55 % de la capacidad instalada del trillado del cereal; en pesca y acuicultura, de 65 % del procesamiento y envasado de sardinas y atún; en cárnicos, del 60 % de la capacidad de los mataderos; en maíz, de 45 % de la actividad relativa a harinas precocidas; y en azúcar, dueño del 63 % de los centrales que procesan el rubro en Venezuela.

Dijo que la escasez que se arrastra desde el año pasado proviene también de la conjunción de factores, tales como la alta dependencia de lo que el gobierno llama “el imperialismo” y la pérdida de los créditos externos y recursos directos a través del endeudamiento, «que tornan sumamente difícil recuperar la producción nacional en las diferentes categorías de la producción agroalimentaria».

Disminuyen, asimismo, los inventarios y la oferta, generándose la angustia que estalla en el último eslabón de la cadena, la familia venezolana, al no poder surtir adecuadamente la mesa con los productos de la dieta básica, registrándose una notable baja del consumo per cápita, agregó, según un comunicado.

Para el experto en materia agroalimentaria, es prácticamente imposible con el modelo económico vigente, garantizar el pleno abastecimiento, bien sea por vía de la producción nacional – en el corto o mediano plazo – o de la importación, dada la mengua en materia de divisas. No se concretan, entonces, con esa falta de confianza la inversión, la reinversión y que la ciudadanía abandone la intranquilidad en la cual se encuentra postrada.