Otros retos

La tosca maniobra oficialista del asalto a la Asamblea Nacional con uso intensivo de fuerza militar y policial tiene todo el aspecto de haber sido una jugada de altísimo costo, hasta ahora con saldo negativo

Jugó rudo el grupo en el poder para sacar a Guaidó de la Asamblea y desmoralizar a la oposición. Va siendo un mal negocio. El liderazgo de la mayoría parlamentaria y el centenar de diputados fieles a su mandato, en cambio, se han revaluado con gestos valientes. Ahora vienen las definiciones que marcarán el sentido político de 2020.

La tosca maniobra oficialista del asalto a la Asamblea Nacional con uso intensivo de fuerza militar y policial tiene todo el aspecto de haber sido una jugada de altísimo costo, hasta ahora con saldo negativo. No mejoró su reconocimiento internacional y, al contrario, los gobiernos de México y Argentina han hecho pronunciamientos que censuran ese proceder y en Uruguay, en el rechazo a lo ocurrido están de acuerdo el gobierno saliente de Tabaré Vásquez y el entrante de LaCalle Pou.

El Grupo Internacional de Contacto de la Unión Europea, del cual forman parte Francia, Italia, Alemania, Holanda, Portugal, España, Suecia y el Reino Unido, así como gobiernos latinoamericanos de Bolivia, Costa Rica, Ecuador y Panamá, emitieron una categórica declaración que demuestra que no aceptó la validez de lo ocurrido en el Palacio Federal Legislativo y reconoce a Guaidó como Presidente de la Asamblea. El uso desproporcionado despliegue militar evidenció lo impresentable de la acción. Y el control aparente de la Asamblea, garantizado a extranjeros interesados, ha quedado muy mal parado.

El mismo día, la mayoría impedida de sesionar en el Capitolio se reunió y eligió y el martes sesionó en el hemiciclo como si nada, precedida de imágenes desdorosas para el señor que colocaron en el papel de presidir el cuerpo y su séquito, así como para los modestos guardias nacionales a quienes se encomendó la triste tarea de impedir que los diputados entraran a su salón de sesiones.

¿Por qué el grupo en el poder tomó ese atajo de alto riesgo? Evidentemente porque sobrestima la impunidad que le da el poder y subestima a sus adversarios ¿Para qué lo hizo? He escuchado varias explicaciones verosímiles, pero creo que su motivación principal es dividir y desmoralizar a la oposición y dinamitar el camino de solución política y electoral, al que le tienen verdadero pavor.

Los gestos de Juan Guaidó y los diputados, gallardos probadamente, han fortalecido su imagen. Eso da una ventaja coyuntural importante. Hay que cuidarla y aprovecharla, porque puede desgastarse y con maña y fuerza el poder trabajará en ello. Es la hora de otra valentía.

La mayoría parlamentaria y los diputados opositores que sin formar parte de ella han rechazado el asalto y apoyado la directiva legítima, tienen ante sí dos desafíos. Uno, mantener la vitalidad del cuerpo sin poder contar con las instalaciones y el personal a su servicio; para eso, mucho contacto con la gente y sus duras realidades. Otro, fortalecer su legitimidad; para eso, tomar iniciativas políticas que ofrezcan un camino de solución a la crisis. No es cosa testimonial ni menos de apuestas a la incertidumbre. En un cuadro que será complejo y crecientemente exigente, la experiencia nos enseña qué puede funcionar y qué no ha funcionado.

Bayern Múnich amenaza al Leipzig

Los bávaros estuvieron intratables en la decimonovena jornada de la Bundesliga, acercándose cada vez más al RB Leipzig que no pudo superar al Eintracht Fráncfort y cayó por 2-0. Tanto Bayern como Leipzig aspiran a hacerse con el torneo local y llegar lo más lejos posible en la Champions League