<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

OVP insiste en la descentralización del control en cárceles del país

Humberto Prado, director del Observatorio Venezolano de Prisiones, aseguró que los gobiernos regionales son los que deben tener a su cargo la gestión de los recintos penitenciarios en los estados y no el Estado.

OVP insiste en la descentralización del control en cárceles del país

Esta semana Nelson Mandela cumpliría 98 años. En conmemoración a su nacimiento, fue establecido por las Naciones Unidas el 18 de julio como Día Internacional de Mandela.

También en honor a esa fecha este martes, el Observatorio Venezolano de Prisiones (OVP), aprovechó para presentar la reforma de la Reglas Mínimas de las Naciones Unidas para el Tratamiento de los Reclusos que en fueron establecidas en 1955 y ampliadas en enero de este año.

Antes de iniciar el evento, Humberto Prado, director de la ONG, sostuvo para El Estímulo sobre el nuevo Sistema Tecnológico de Supervisión de Cárceles activado el viernes pasado por la ministro de Asuntos Penitenciarios, Iris Valera, que son los gobiernos regionales los que deben tener a su cargo la gestión de los recintos penitenciarios en los estados y no el Estado.

Valera, la semana pasada explicó que ese sistema de videocámaras servirá para monitorear el quehacer diario de nueve establecimientos carcelarios  de Miranda, Mérida, Lara y Falcón y añadió que el control será implementado también en el Centro para Procesados Militares de Ramo Verde a solicitud de su director, pero Prado insistió en la descentralización del control de los recintos que actualmente está a manos del gobierno.

«La experiencia es que se apagan y prenden las cámaras a discreción de las autoridades», expresó Prado quien considera que para que el mecanismo de control funcione, deberán poner cámaras en casi todos los espacios de las cárceles que, según indicó, son 36 en todo el país sin contar los centros de menores.

El activista de derechos humanos asegura que el sistema que pretende manejar el Ministerio de Asuntos Penitenciarios supondría una titánica labor imposible de cumplir por la actual gestión.

«Quiero saber si van a monitorear también las cocinas y las zonas administrativas», dijo.

El también abogado indicó que «no es primera vez que se implementa un sistema así en el país. Lo puso Enrique Mendoza (ex gobernador del estado Miranda) en el (penal) Rodeo II. ¿Dónde están esas cámaras hoy?».

Reglas mínimas

Prado indicó que 35% de las normas establecidas en 1955 por la ONU fueron reformadas y «mejoradas» en enero de este año.

Un ejemplo de ello es que ahora «desde que la persona ingresa al calabozo le puede pedir al funcionario que quiere trabajar». Antes para que el recluso pudiese pedir esto debía contar con una sentencia.

Germán  García Velutini, miembro de la directiva del Banco Venezolano de Crédito, quien estuvo 9 meses secuestrado, prologó el texto.

«Conozco nada del funcionamiento de las prisiones pero estuve encerrado 9 meses. Aunque me trataron, cuando estuve preso, con benignidad, estaba en un cuarto de 3×2 metros. No hubo luz del sol o televisión», expresó en el evento.

Hizo referencia a dos de las reglas. La 42 y 43. En las que se establecen que entre las condiciones de los presos debe haber iluminación, ventilación, climatización, nutrición así como agua potable,  y quedan prohibidos el aislamiento indefinido o prolongado, así como el encierro en una celda oscura o permanentemente iluminada».

«El tema es la dignidad y lo dice Mandela: ‘Todo hombre o institución que intente arrebatarme mi dignidad sufrirá una derrota, porque no estoy dispuesto a perderla a ningún precio ni bajo ninguna clase de presión'».

Las normas Mandela

Marino Alvarado, activista de derechos humanos, presentó las reformas de la normativa de la ONU.

«Son 122 reglas por la dignidad de los presos», indicó.

Alvarado explicó que la complicación de las normas, así como su reforma, son el resultado de un proceso y recomendaciones de todos los estados miembros de la organización, expertos en la materia, universidades y más de 3.000 ONG’s.

La reforma hecha 61 años después de su primera sanción, «enfatiza en el no maltrato y restringir».

«Restringe mucho el régimen de aislamiento. Además, establece la posibilidad de que el preso lo impugne. Exige la no discriminación, que aunque ya existía, en esta reforma su acepción es ampliada».

Además establece que los médicos dentro de las cárceles puedan tener suficiente autonomía para actuar y diagnosticar sin convertirse «en cómplices de la tortura».

Alvarado también dijo que se exige la no impunidad por lesiones o muerte. «Que ningún hecho de violencia o acto que genere la muerte pueda quedar impune».

«Es una revisión y mejora de las reglas mínimas que ya existían desde 1955. Es la humanización de la justicia penal», concluyó.

No más Fucking en Austria: el pueblo se cansó

Durante largo tiempo los habitantes de este pueblo en Austria tuvieron que soportar las bromas y el asombro: se llama Fucking. Sí, así mismo. Y aunque el curioso nombre ayudó al turismo, están hartos y a partir de enero del año próximo eso cambiará

Diego Maradona, una vida de película

El fallecido astro del fútbol ha sido objeto de numerosos documentales, largometrajes y series de televisión. Desde Emir Kusturica a Asir Kapadia, pasando por Paolo Sorrentino, entre otros realizadores, han contado su historia. Amazon presentará una serie sobre su vida en 2021