<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Pacientes de El Algodonal pasan las de Caín sin comida ni electricidad

Los médicos del Hospital El Algodonal, en Antímano, advierten que los pacientes que se encuentran recluidos en ese centro asistencial deben comer una dieta obligada a base de arepa, arroz y pasta sin contornos, ya que no existen insumos como carne, pollo frutas y verduras. De igual forma, alertan que la situación se complica porque el hospital no tiene servicio de electricidad, pues se robaron unos cables del sistema.

Pacientes de El Algodonal pasan las de Caín sin comida ni electricidad

Mario Díaz* lleva más de 60 días recluido en las instalaciones del Hospital General Dr. José Ignacio Baldó, mejor conocido como El Algodonal, por una grave infección en el sistema respiratorio que le ha ocasionado un derrame pleural, conocido popularmente como «líquido en los pulmones».
Mario vive en una comunidad de Los Valles del Tuy, fuera de Caracas. Desde que fue hospitalizado, su madre se mudo prácticamente al centro de salud, para poder ayudarlo con el cuidado diario.
En el cuarto en donde permanece rodeado de mangueras y tubos, lo acompañan otros caballeros, que también tienen problemas de salud.
“Aquí son varios los problemas que estamos padeciendo, el más grave es la falta de comida. Aquí los médicos tratantes nos señalan que tenemos que alimentarnos bien, que tenemos que consumir todos los días pollo, carne, verduras y frutas para poder recuperar pronto nuestra salud, pero la dieta diaria del hospital es una arepa pequeña sola de desayuno, un poquito de arroz o pasta sola al almuerzo y en la tarde repiten las arepas solas”, señaló Mario.
 
La falta de comida afecta aún más la salud de los enfermos, que ya comenzaron a perder peso, al igual que a los familiares que también están flacos.

DSC_1476

“Yo estoy acompañando a mi esposo. Vivimos en un barrio en el estado Miranda. Aquí en el hospital, hay poca comida para los pacientes y desde mi casa nadie nos puede traer de alimentos, pues allá nuestros familiares tampoco tienen nada que comer. En mi caso yo he pasado días sin comer, algunas veces dependiendo de la caridad de otros allegados que me regalan un poco de sus alimentos”, señaló otra de las parientes.
Mientras que nos concedían la entrevista, enfermos y sus familiares tenían que espantar la gran cantidad de moscas que se mantienen en la sala de hospitalización, para evitar que infectaran alguna de las heridas.
“De día tenemos que espantar las moscas, pero de noche tenemos que estar pendientes de las ratas y de los zancudos, que invaden los cuartos y molestan a los enfermos, es necesario realizar jornadas de fumigación”, dijo uno de los pacientes.
 
Pacientes y familiares agradecen la atención del personal médico, de enfermería y administrativo “esa gente trabaja con las uñas, tratan de dar lo mejor para cuidarnos”, dijo otro de los pacientes.
La falta de reactivos para realizar los exámenes de laboratorio es otro de los graves problemas que enfrentan los pacientes de El Algodonal, ya que deben trasladarse hasta laboratorios o clínicas privadas para poder realizarse las pruebas: “La última vez gastamos dos millones de bolívares en mis exámenes, en mi casa hicieron una colecta para poder cancelar ese monto, pero no siempre se tienen recursos para pagar los altos precios, por las pruebas que se tienen que realizar semanalmente”, dijo otro de enfermos allí recluidos.
Señalan que ya han realizado las respectivas quejas ante las autoridades competentes, pero lo único que han recibido promesas que no se cumplen.
*Nombres ficticios para resguardar la identidad de las fuentes.]]>