Papa pide ayuda para "población que sufre" en Venezuela

El papa propuso que "se relajen" las sanciones internacionales de los países afectados "y se afronten las grandes necesidades del momento, reduciendo, o incluso condonando, la deuda que pesa en los presupuestos de aquellos más pobres".

Papa pide ayuda para "población que sufre" en Venezuela

El papa Francisco pidió el domingo en su mensaje de Pascua una solución “práctica e inmediata” para que la ayuda internacional llegue a los venezolanos que sufren debido al contexto político, económico, social y sanitario.

“Este no es tiempo de olvido. Que la crisis que estamos afrontando no nos haga dejar de lado tantas otras situaciones de emergencia que llevan consigo el sufrimiento de muchas personas”, pidió Francisco.

“Que el señor de la vida (…) permita alcanzar soluciones prácticas e inmediatas en Venezuela. Soluciones orientadas a facilitar la ayuda internacional a la población que sufre a causa de la grave coyuntura política, socioeconómica y sanitaria”, dijo.

Venezuela fue el único país latinoamericano mencionado por Francisco en su mensaje al mundo de este domingo de Pascua. El Papa pronunció este discurso en una basílica de San Pedro vacía debido a la pandemia del nuevo coronavirus.

A finales de enero, Francisco aseguró que la Iglesia católica “no se alinea” con ninguna de las partes en Venezuela. Señaló que solo toma partido “por las personas que sufren” en el país sudamericano.

La población de Venezuela padece los efectos de la hiperinflación, de seis años de recesión económica y una grave crisis social, política y sanitaria.

Papa insta a una tregua mundial

El papa Francisco instó en su mensaje de Pascua a instaurar un “alto el fuego global e inmediato”. También exhortó a reducir o anular la deuda de los países más pobres.

En un mundo “abrumado por la pandemia, que somete a nuestra gran familia humana a una dura prueba”, el papa pidió “el contagio de la esperanza”.

El papa propuso que “se relajen” las sanciones internacionales de los países afectados “y se afronten —por parte de todos los países— las grandes necesidades del momento, reduciendo, o incluso condonando, la deuda que pesa en los presupuestos de aquellos más pobres”.

Francisco también reclamó un “alto el fuego global e inmediato en todos los rincones del mundo”.

“No es este el momento para seguir fabricando y vendiendo armas, gastando elevadas sumas de dinero que podrían usarse para cuidar personas y salvar vidas”.

Frente a la pandemia mundial que afecta duramente a países como Italia, España y Francia, el papa pidió “soluciones innovadoras”. También señaló que se debe dejar atrás el “egoísmo”.

“Que estos hermanos y hermanas más débiles, que habitan en las ciudades y periferias de cada rincón del mundo, no se sientan solos”, dijo también el pontífice.

Mencionó especialmente “a los ancianos y a las personas que están solas”. También se refirió a los médicos, las enfermas, los militares y todos lo que trabajan en centros sanitarios o están en cuarteles y prisiones.

“Para muchos es una Pascua de soledad, vivida en medio de los numerosos lutos y dificultades que está provocando la pandemia, desde los sufrimientos físicos hasta los problemas económicos”, subrayó.