Para Venezuela la sátira política no es asunto de risa

Para Venezuela la sátira política no es asunto de risa

El diario estadounidense The Wall Street Journal reseñó en su página web este miércoles 29 de julio como el presidente Nicolás Maduro ha endurecido las medidas represivas contra los comediantes venezolanos que utilizan la sátira para hablar de la creciente delincuencia, corrupción e inflación que afectan al país.

En Venezuela hay escasez de todo, menos de material para los Standup comedy y los comediantes que se paran en la tarima a presentarlos: el presidente afirma haber hablado con un pájaro, por ahí, una simpatizante y candidata del PSUV dijo que el acetaminofen crece en los árboles y, en medio de la escasez de uno de los productos más básicos como lo es el papel sanitario, la Guardia Nacional ocupó una fábrica de papel higiénico.

Utilizar  tales absurdos en sketches de comedia se ha hecho cada vez más difícil en medio de un gobierno en creces represivo contra los satíricos políticos.

Algunos humoristas han entrado en la lista negra de los teatros , hoteles estatales y los gobiernos locales en varias ciudades sin ni siquiera permitir su presentación en los escenarios. Programas de comedia que se burlan del gobierno han desaparecido de la televisión venezolana. Algunos humoristas se han rendido y se han trasladado al extranjero.

“Se pone peor cada día que pasa”, dijo Emilio Lovera, cuyo programa satírico  , “Misión Emilio,”  que fue cancelado abruptamente el año pasado. “Ya no puedo trabajar en televisión”.

Los comendiantes en el país no están llamando a una insurrección contra el gobierno, pero sus puntas y comentarios sobre la creciente delincuencia, la subida de la inflación y la corrupción, invariablemente pintan al Presidente Nicolás Maduro como inepto y moralmente en bancarrota en un momento en que su gobierno socialista está mostrando cero tolerancia contra la disidencia.

Su administración ha encarcelado a políticos de la oposición, reprimido violentamente las protestas y presionado a medios de prensa independientes con demandas judiciales y multas.

Ahora está monitoreando de cerca a los satíricos políticos. Laureano Márquez, por ejemplo, enfoca su material en lo bizarro de una cotidianidad de un país rico en petróleo donde la gente a menudo no puede encontrar leche o pañales. Durante una presentación reciente en Maracay expresó que las cosas se han puesto tan mal que ahora en vez de mirar a las mujeres en la calle lo único que hace es ver las bolsas de mercado.

-El gobierno no se ríe

Pero el gobierno no se ríe. Cuando Márquez y Lovera se iban a presentar en Febrero en Barquisimeto, Valencia y San Antonio de Los Altos, los tres lugares privados que les habían reservado fueron cerraron temporalmente después de ser acusados por el gobierno central de evasión fiscal. Los shows fueron cancelados.

En su programa de noticias falsas, el presentador Luis Chataing satirizaba los reclamos incesantes del gobierno sobre la conspiración golpista de la oposición. En una obra de teatro el año pasado, retrató a un burócrata que fabricaba torpemente la evidencia de una conspiración con papel, tijeras y pegamento. La estación privada Televen canceló el programa del día siguiente, una decisión que  Chataing dijo se debió a la presión del gobierno.

En referencia a la cancelación del programa de Chataing, Maduro dijo que él no tenía la culpa. «Basta de estos malos rumores», dijo en un discurso.

Los comediantes señalan que muchos de los teatros propiedad del gobierno, así como hoteles propiedad de Venetur, la gran agencia de turismo estatal, se niegan a reservar con ellos. Jorgita Rodríguez, productora de Caracas para algunos de los mejores artistas del país, dijo que muchas ciudades están fuera de los límites del stand-up comedy porque alcaldes identificados con la ideología del gobierno se niegan a expedirles los permisos municipales de rendimiento requeridos.

«Así es como funciona el sistema de la censura»

Cuando Alex Goncalves dijo un par de chistes políticos durante una rutina de stand-up en un bastión pro-gobierno, el director de teatro agitado apagó las luces. La multitud respondió iluminando al cómico con las linternas de sus celulares. Pero después, Goncalves dijo que fue expulsado de la ciudad por matones progubernamentales.

“Tuvimos que corres al carro e irnos como criminales» dijo Goncalves, quien se mudó a Panamá en Julio

La sátira política en todas sus formas es cada vez más difícil de encontrar en Venezuela. El año pasado, Rayma Suprani, el caricaturista editorial del diario El Universal, fue despedido por criticar el sistema de salud nacional. Su destitución se produjo poco después de que el periódico, que había sido muy crítico con Maduro, fuera vendido a un grupo empresarial.

Aún así, este país tiene una de las tradiciones más ricas de historietas en América Latina. Durante décadas, los comediantes organizaban sus propios programas de radio y se presentaban en Cabarets en la gran ciudad. El programa de variedades Radio Rochela emitido en RCTV durante casi 50 años, cancelado por el presidente Hugo Chávez, marcó el comienzo de la revolución socialista de Venezuela, este se negó a renovar la licencia de transmisión de la estación en 2006. Al igual que «Saturday Night Live» y Second City teatro troupe de Chicago, Radio Rochela dio lugar a algunos de los humoristas más queridos del país .

El grandilocuente Chávez era a menudo su mayor objetivo. Este sugirió una vez que el capitalismo había acabado con la vida en Marte y afirmó que el gobierno de Estados Unidos podría provocar terremotos.

Ahora Maduro y sus aliados proporcionan un flujo constante de material, dicen los humoristas.

Otros comediantes mantienen sus empleos realizando eventos corporativos o presentándose en teatros privados en ciudades dirigidas por alcaldes de la oposición.

Laureano Márquez va a menudo al extranjero y se presenta ante el creciente número de exiliados venezolanos. Pero cualquiera que sea el lugar,quiere que su audiencia reflexione profundamente sobre el estado actual del país.

«No estoy interesado en ser una válvula de escape», dijo Márquez. «Quiero que la gente se vaya de mis shows preocupados y movidos.»

Este artículo es una traducción original de El Estímulo con información obtenida de The Wall Street Journal