<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Pensiones incompletas enardecen a los jubilados

Frente a una sucursal bancaria en la avenida Urdaneta, una cadena humana de pensionados se formó tras el pago incompleto de sus pensiones, una señal de disgusto, no sólo por la deuda, sino por la orden de la Superintendencia de las Instituciones del Sector Bancario (Sudeban) de pagar solo la cuarta parte del total, denunciaron manifestantes.

Pensiones incompletas enardecen a los jubilados

Alrededor de cien personas manifestaron en la céntrica avenida; a cuadras del presidencial palacio de Miraflores, para denunciar que recibieron una «miseria» de pensión en efectivo.

«Nos dieron (…) 2 millones de bolívares (16 o 0,8 dólares según la tasa oficial de cambio que se use)» en el banco, «y lo demás (6.400.000 bolívares, 53 o 2,56 dólares) que lo sacáramos por tarjeta y la mayoría de los viejitos no saben lo que es andar con esa tarjeta», dijo América Díaz al canal en línea VIVOplay.
La mujer, que participaba en la tranca de la avenida Urdaneta, explicó que los abuelos exigen el cobro completo de sus pensiones en efectivo debido a que con la tarjeta de débito los productos alimenticios son más costosos.
«Tú vas a comprar con la tarjeta de débito y en la tarjeta de débito te cobran el doble, el triple, y entonces uno llega con su dinerito (en efectivo) y compra más barato», dijo.
Los jubilados venezolanos reciben 3.000.000 de bolívares (25 o 1,1 dólares) por su pensión y suelen cobrar la totalidad de su mensualidad si asisten los días determinados por el gobierno para ello, de lo contrario solo recibirán un máximo de 200.000 bolívares (1,6 dólares o 0,08), dependiendo del banco.
Sin embargo, el Instituto Venezolano de los Seguros Sociales (IVSS) -el órgano encargado de otorgar las pensiones en el país- informó en la víspera que pagaría un retroactivo de otros 3.000.000 de bolívares más un bono para un total de 8.400.000 (70 y 3,36 dólares).
Debajo del elevado de la avenida Fuerzas Armadas, el grupo de pensionados protestó frente a agentes antimotines de la Policía Nacional Bolivariana. En el grupo se encontraba Reina Muñoz, de 75 años de edad, quien dijo que el monto entregado le servirá para comprar un cuarto de kilo de queso y cuatro huevos.
Pero personas como Gladys dijeron que no harán nada con el monto . Con furia y a unos metros de entrar a la sucursal bancaria, la septuagenaria culpó al que ella llama «Bufalo Vil»(Maduro) por haberles quitado todo «Nos han expropiado hasta las ganas de vivir en nuestro país».

«No jodan a los demás»

Porfidio Diaz, un sargento de la milicia bolivariana y autodenominado «revolucionario» de 51 años, criticó a los pensionados por cerrar la avenida. Rechazó las acusaciones de los manifestantes, que calificaron de «dictadura» al gobierno de Nicolás Maduro.
«Si esto fuera una dictadura ya hubiesen llegado con una AK47 a matarlos. No niego que la paga es poca, pero vayan contra el funcionario que se encarga de estos, asuntos exíjanle a Nicolás que cumpla su labor, pero no jodan a los demás», afirmó.
Díaz explicó a El Estímulo que no es pensionado. Aseguró que hay otros métodos más eficientes de protesta.
En la protesta, Almudena Castro exigió respeto al gobierno. «Ellos nos prometieron algo que ni si quiera rinde y de paso no los dan incompletos ¿Qué falta de respeto es esta?», expresó.
En otras zonas de Caracas y otros estados como Bolívar (sur) y Cojedes (oeste) también se han reportado protestas de pensionados por estas mismas razones.
Los jubilados además han protagonizado protestas en días anteriores pidiendo los aumentos de sus pensiones ya que, señalan, lo que cobran no les alcanza para cubrir sus necesidades básicas.
Con información de Efe]]>

Annaé Torrealba lanza #NiConUnPétalo campaña contra la violencia de género

Este 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, estrena su videoclip "Ni con un pétalo", con una canción de su autoría, basada en una historia que le ocurrió en cierta etapa de mi vida. Su intención es "sensibilizar y decir a quienes piensan que dejarlo pasar o que ‘son discusiones de pareja donde no debemos meternos’, es una forma de complicidad que no debemos permitirnos como sociedad”.