PNB confesó que asesinó a su pareja y al amante por infidelidad

La voz no se quebraba mientras el supervisor jefe de la Policía Nacional Bolivariana en Carabobo, William Acosta, narró como le dio muerte a su pareja, Carmen Méndez, y a su supuesto amante, Luis Chacón, en el caso del doble asesinato que sorprendió a muchos en la sede central de la PNB en el estado Carabobo.

De acuerdo con el testimonio, Acosta, de 45 años de edad, dijo que llevó a su pareja, con la que vivía desde hace dos años, la condujo en la moto hasta las áreas de la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales de la Universidad del estado centro-occidental que fue donde el romance de ellos había iniciado.

En el trayecto la pareja iba discutiendo y cuando se bajaron en la UC, Acosta desenfundó su arma y la apuntó de frente, ante lo cual Méndez, que era funcionaria del mismo cuerpo policial, le pidió que no accionara el gatillo, pero el hombre le disparó primero a la zona intercostal izquierda.

“Ella se vino desvaneciendo, la arrastré hacia la orilla”, contó el policía y luego que se desplomó la remató con un tiro en la cabeza. “La muerte fue a las 12:42 minutos, porque yo vi el reloj, del mediodía”.

Según el relato del victimario, la rodó para esconderla un poco más y luego se devolvió para buscar el teléfono celular de la mujer, desde donde publicó fotos de ambos.

De inmediato recibió en el aparato celular unos mensajes de Chacón en los que le reclamaba sobre su relación con Acosta lo que fue la prueba que necesitaba el jefe policial para avanzar en su deseo de vengarse.

El funcionario esperó hasta la mañana siguiente, el miércoles 10 de abril, para que durante el momento de la formación policial en la sede de la PNB en Los Guayos se consumara, frente a todos, la estocada final que culminaría con el triángulo amoroso que se había convertido en un secreto a voces en los predios del comando.

“Yo le decía que era malagradecida porque yo había dejado a mi familia, a mi esposa con la que tenía 25 años, los dejé por ella y todo lo que había hecho por ella porque estoy con ella desde que estaba en la Escuela y bueno, le daba todo (…) Me quiso echar a un lado”, indicó el jefe policial durante su relato de los hechos, desde una cama donde permanece hospitalizado en San Diego, estado Carabobo.

Allí también dijo que ella había tenido cambios como pareja, muy drásticos y evidentes, creía que ella le era infiel, “pero no estaba 100% seguro”.

Los disparos en la PNB

William Acosta describió que el miércoles 10 de abril llegó a la formación en la PNB y en su condición de jefe se colocó de último, desde donde podía tener más visual de Chacón y también del comisionado Agregado, Baudilio Sánchez, quien se había negado a procesar un traslado de lugar de trabajo de la pareja de Acosta.

Cuando Baudilio se acercó más aprovechó para dispararles a él y a Chacón a quien le propinó un tiro en la cabeza y cuando Baudilio vio la escena corrió para resguardarse, pero también fue alcanzado por las balas.

En medio de la situación, a William Acosta se le presentó un problema con su pistola.

“Yo me fui en contra de Baudilio”, confesó el hombre a la comisión policial que investiga este caso de feminicidio y homicidio.

En cuanto pudo, Acosta fue detrás de unos carros, tratando de arreglar la pistola, y se consiguió con un funcionario allí escondido, pero antes de eso ya se había apuntado a sí mismo, pero la pistola no accionó.

El doble homicida contó que lo apuntó para que él le disparara por lo que eximió a su compañero de comando de responsabilidad en su ataque.

Las comisiones del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas del estado Carabobo continúan con sus pesquisas, aunque con la confesión de Acosta se confirma el móvil pasional de este suceso.

Acosta está detenido ya pero permanece hospitalizado por las heridas que tiene, confirmaron las fuentes policiales.

William Acosta se desempeñaba como supervisor Jefe, adscrito a la estación Taborda de Tránsito, ubicada en Puerto Cabello. Su pareja, Carmen Méndez, estaba destacada en Tránsito en el Big Low Center de Valencia, mientras que Luis Chacón, de 30 años de edad, era un oficial Agregado de la PNB.

Un viaje por el infierno en el Metro de Caracas

Hasta Dante se espantaría del averno capitalino. El Metro es el infierno de Caracas. El hacinamiento, las peleas y las mafias de vendedores son una constante. De 167 escaleras mecánicas, funcionan 28. No hay rampas ni ascensores para discapacitados y ancianos. De 42 trenes solo operan 15 y en ellos se movilizan a diario más de 1 millón 300 mil personas