<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Por estas graves razones Sudeban interviene el banco BOD de Víctor Vargas

La Sudeban (Superintendencia de Instituciones Bancarias) ordenó de nuevo intervenir por 120 días prorrogables el Banco Occidental de Descuento (BOD), el segundo banco privado más importante de Venezuela, para proteger a más de cuatro millones de clientes cuyos intereses están en alto riesgo por posibles situaciones de iliquidez e insolvencia que amenazan a todo el sector bancario.

Por estas graves razones Sudeban interviene el banco BOD de Víctor Vargas

El organismo anunció este sábado 12 de octubre en un comunicado de prensa  «medidas administrativas de intervención del Estado en protección y aseguramiento de los fondos de los usuarios venezolanos, a la sociedad mercantil Banco Occidental de Descuento Banco Universal C.A».

La resolución, fechada el 10 de octubre  y con el número 051.19, es publicada en la Gaceta Oficial Extraordinaria 6.483.

En medio de un tira y encoge de intereses dentro de las instituciones controladas por el chavismo, la Sudeban contraataca después que hace pocos días el Tribunal Supremo de Justicia revocara una anterior intervención anunciada el 10 de septiembre por el organismo del sector bancario.

El grupo BOD pertenece a Víctor Vargas, señalado durante años como «el banquero del chavismo», por sus fuertes vínculos con operadores del régimen que gobierna Venezuela con mano de hierro desde hace 20 años, y que ha extendido sustentáculos por negocios financieros nacionales  e internacionales.

Vargas, quien según testigos presenciales, en el pasado se ufanaba de tener línea directa con Nicolás Maduro y poder llamarlo hasta dos veces por día si era necesario; y de tener una cartera de bonos de deuda pública de Venezuela superior a 2.000 millones de dólares, es el principal accionista del BOD y del grupo financiero que controla a este segundo banco privado más grande de Venezuela.

Este papel ahora es un talón de Aquiles, según se desprende de la decisión de la propia Sudeban.

La intervención, manejada eufemísticamente como «medidas administrativas», en realidad supone la pérdida del control temporal por parte de Vargas y su grupo de este banco, cuyas filiales en el Caribe a su vez están intervenidas, quebradas y afectan el patrimonio de la casa matriz.

La acción es tomada «en cumplimiento de los lineamientos emanados por el Órgano Superior del Sistema Financiero Nacional (OSFIN)», presidido por el Ministro de Economía y Finanzas, y tomando en cuenta las acciones adoptadas en las jurisdicciones extranjeras de Curazao y Panamá sobre el Banco de Orinoco NV y AllBank Corp respectivamente, los cuales forman parte del Grupo Financiero BOD.

Vargas y su grupo son castigados con estas sanciones:

Prohibición de realizar nuevas inversiones.

Prohibición de decretar pago de dividendos.

Prohibición de captar fondos a plazo.

Prohibición de apertura de nuevas oficinas en el país o en el exterior.

Prohibición de adquirir acciones y participaciones en el capital social de instituciones bancarias constituidas o por constituirse en el exterior.

Prohibición de adquirir, ceder, traspasar o permutar inmuebles, así como la generación de gastos por concepto de remodelaciones a los propios o alquilados.

Prohibición de liberar sin autorización de esta Superintendencia provisiones específicas y genéricas.

Además se determina la designación de funcionarios acreditados por la Superintendencia de las Instituciones del Sector Bancario, que contarán con poder de veto en la junta Directiva y todos los comités y con acceso pleno a todas las áreas administrativas del Banco.

Según el texto del decreto de intervención publicado en la Gaceta Oficial extraordinaria número 6.483 que circuló este sábado en plataformas digitales y fue difundido por el propio gobierno, estas son algunas de las razones de la dura medida administrativa de intervención:

– Una inspección general al banco completada el 31 de mayo de 2019 en el área de prevención contra la legitimación de capitales y financiamiento al terrorismo se evidenció que aproximadamente 63.093 clientes, equivalentes al 1,50% del total, están calificados de Alto Riesgo y otros 2.455 clientes no tienen calificación de riesgo.

– Posee empresas vinculadas y clientes que mantienen relaciones comerciales con países en jurisdicciones y zonas consideradas de RIESGO ALTO.

– El Banco Occidental de Descuento posee factores de ALTO RIESGO y no mantiene un sistema integral de administración de riesgos de legitimación de capitales y del financiamiento del terrorismo adecuado a sus condiciones particulares.

– Su Unidad de Prevención y control de legitimación de capitales y financiamiento presenta debilidades físicas significativas asociadas a la cantidad de personal mantenido, infraestructura física y controles internos.

– Su vicepresidencia de Auditoria General revela dependencias cuyos empleados no han recibido los adiestramientos respectivos.

Además de los problemas prudenciales, el banco tiene graves problemas asociados a la calidad de su cartera:

– Mantiene títulos valores denominados en  moneda extranjera que en 99,80% están en custodia de instituciones financieras extranjeras y que representan el 45% del patrimonio del banco, pero que no han sido transferidos al Banco Central de Venezuela, lo que contraviene la ley de Instituciones del Sector Bancario.

– Los créditos más importantes del BOD están respaldados por cartas de crédito (Stand By Letter of Credit) emitidos por bancos EXTRANJEROS pertenecientes al propio grupo BOD que a su vez están intervenidos (sometidos a medidas extraordinarias de administración  y control).

– Esto se traduce en que el BOD tiene obligaciones no cubiertas y es necesario determinar las condiciones del crédito para cuantificar previsiones y posibles perdidas, según la resolución.

– Es necesario determinar esas condiciones de crédito, pues el banco «puede incurrir en situaciones iliquidez e insolvencia, en perjuicio de sus depositantes, acreedores y la solidez del sector bancario».

– La Sudeban instruyó reiteradamente al BOD  a disminuir su concentración de riesgo crediticio con sus empresas relacionadas a través de estas cartas de crédito y exigió garantías adicionales establecidas en Venezuela, lo cual no se cumplió.

– El banco BOD forma parte del grupo financiero BOD, cuyo accionista mayoritario es la empresa «Cartera de Inversiones Venezolanas C.A, con 58,01% de las acciones y el accionista mayoritario de Cartera Venezolana de Inversiones es Víctor Vargas, con 99,57% de las acciones».

– A su vez, Cartera de Inversiones Venezolanas C.A es propietaria de la mayoría de los sujetos que conforman el grupo BOD.

Visto que la composición accionaria «puede bajo los criterios de vinculación y responsabilidad solidaria comprometer significativamente los activos  del Banco Occidental de Descuento Banco Occidental, lo que supone un peligro para los intereses de los clientes y usuarios venezolanos».

El BOD detenta el segundo  lugar dentro del sistema financiero venezolano en cuanto a su estructura patrimonial; el quinto en activos y el séptimo en captaciones.

– Pero el 96,51% de su patrimonio proviene principalmente de ajustes por ganancias y perdidas por fluctuación cambiaria en activos en moneda extranjera,»por lo que el saldo de sus inversiones en instituciones financieras extranjeras que conforman el Grupo Financiero BOD, que se encuentran algunas de ellas sometidas a medidas extraordinarias de administración y control por parte de Órganos Reguladores competentes, está afectando el patrimonio, visto el desplazamiento del diferencial cambiario».

Esto significa que las devaluaciones y fluctuaciones cambiarias en Venezuela golpean el patrimonio del banco debido a su fuerte exposición en bonos de deuda en divisas.

– Esas circunstancias suponen «el registro de eventuales pérdidas originadas por la desvalorización o irrecuperabilidad de inversiones» para el cierre del segundo semestre de 2019 y amerita el registro de nuevas provisiones.

-El BOD presenta un continuo déficit para cubrir el encaje legal (porcentaje de los depósitos del público que debe ser resguardado en el Banco Central como garantía y cubrimiento).

– El banco además incumplió el manual de contabilidad, al no registrar la totalidad de las garantías en cartas de crédito recibidas de sus propios bancos afiliados, por lo que ya fue multado en 2017.

También fue sancionado por  incumplir con la cartera obligatoria microfinanciera  (obligación de destinar un porcentaje de créditos a pequeños negocios)-

En el pasado tampoco suministró copias de actas de asambleas de accionistas.

Sudeban impone medidas admi… by redaccion6542 on Scribd

Apagones ponen en riesgo la vida de pacientes con coronavirus en Táchira

La deprimente situación en el Hospital Central de San Cristóbal, lo lleva al colapso. La falta de personal hace imposible que se puedan atender todos los pacientes. Algunas veces, solo hay 2 enfermeros para atender toda una planta de enfermos. También colapsan en los apagones que han provocado paros respiratorios en los pacientes. De 5 ventiladores que hay, solo 1 tiene baterías. Ni siquiera hay luces de emergencia