¡Por fin afuera! Europa se acostumbra a su nueva normalidad

En Alemania, las peluquerías tienen copadas las citas de toda la semana. En Bélgica nadie puede sentarse en la primera fila de los autobuses públicos. En Austria solo los chicos del último año pueden volver a la escuela. En Portugal solo pueden reabrir los comercios que dan a la calle. En Polonia se precipitaron a los centros comerciales. Cada país de Europa vive la nueva normalidad a su manera

¡Por fin afuera! Europa se acostumbra a su nueva normalidad

Millares de puertas se abrieron hoy en Europa con mucha expectativa, pero sin tanto miedo. En varios países comenzó un cuidado desconfinamiento, un regreso a la nueva normalidad.

El distanciamiento social, el uso permanente de tapabocas, las medidas frecuentes de prevención y la vigilancia epidemiológica intensa y permanente llegaron para quedarse un buen rato. Incluso así, poder salir sin miedo a una multa y de reanudar la actividad comercial dejan sensación de que se está superando la terrible epidemia.

La agencia AFP hizo un recorrido por varios países para registrar cómo Europa se acerca, aún tímidamente, a su nueva normalidad, después de semanas de estricto confinamiento.

España

A partir de hoy lunes, algunos pequeños comercios, como peluquerías, pueden recibir clientes con cita previa. Bares y restaurantes pueden vender para llevar.

El uso de mascarilla es obligatorio en los transportes públicos y las entregan gratuitamente.

“Esto se ve muy negro, porque no sabemos lo que vendrá detrás. Tengo 83 anos y sí, tengo miedo, no puedo ver a la familia”, dice la madrileña Pilar López, de camino al banco.

En La Sagrera, un barrio obrero de Barcelona, la actividad vuelve poco a poco a su cauce.

En una pequeña mercería, Rosario Montalvo, de 59 años, atiende una clienta de toda la vida que la había llamado para comprar hilo de color beige.

“Algunas clientas han llamado y he decidido abrir. Así también aprovecho para limpiar el local”, comenta.

No tiene claro cómo seguirá la semana: “Depende de cómo vayan estos días veré si sigo abriendo o no. Esto de la cita previa para comercios como el mío es una broma. La gente reservará hora en la peluquería, pero no me va a pedir una cita para comprar cintas, hilos o botones”, lamenta.

En algunas islas de Baleares y Canarias, la mayoría de los comercios, museos, terrazas de bares y restaurantes y hoteles pueden abrir con capacidad limitada. El resto del país los seguirá a partir del 11 de mayo.

Italia

El sector manufacturero, el de la construcción y el comercio al por mayor pueden abrir fábricas y tiendas. Esto significa que 4,5 millones de italianos vuelven al trabajo.

“No tuve problemas en mi tren. En mi vagón éramos solo cinco o seis”, declaró Isabella Ferrari, de 61 años, una ama de casa de Milán.

El uso de mascarilla, cuyo precio se limitó a 0,50 euros la unidad, es obligatorio en los transportes.

“No me gusta nada esta mascarilla, respiro mal, pero si es el precio que hay que pagar para retomar el trabajo… Eso es lo que cuenta”, dijo Massimo Moi, un oculista romano de 53 años.

Las reglas de distanciamiento siguen en vigor, también en los parques, que fueron reabiertos. Los italianos también pueden visitar a sus familiares, siempre y cuando lleven mascarilla.

Bares y restaurantes pueden vender comida solamente para llevar. Su apertura completa está prevista para el 1° de junio, así como la de los salones de belleza y peluquerías.

Los colegios permanecerán cerrados hasta septiembre.

Alemania

Las escuelas reabrieron paulatinamente en algunos estados. Las peluquerías subieron las persianas y también reabrieron templos y museos.

“Llevo esperando desde las 8 am para que abran la peluquería. Estoy harto de mi pelo”, apuntó Galep Atmaca, un berlinés de 15 años de espesa cabellera rubia.

Parece que todo el mundo quiere lo mismo. “Tenemos muchas citas para hoy y para toda la semana”, señaló Ramazan Uzun, un peluquero de 27 años del barrio berlinés de Kreuzberg.

Austria

No hay restricciones de desplazamiento y se autorizaron reuniones de hasta 10 personas, pero con distancia social. La mascarilla es obligatoria en transportes y comercios.

Los centros de secundaria reabrieron el lunes para los alumnos de último año. Lea Karner, equipada con una mascarilla de tela, se reencontró con sus amigos bajo el cielo soleado de Viena.

“Estoy realmente contenta porque puedo volver a ver a mis amigos, y porque me concentro mucho mejor en la escuela que en casa”, declaró.

Francia

Es uno de los países más cautos en su regreso a la nueva normalidad.

El desconfinamiento comenzará dentro de una semana, el 11 de mayo.

El gobierno precisó que no impondrá una cuarentena a los viajeros que lleguen al país procedentes de la Unión Europea, el espacio Schengen o Reino Unido.

nueva normalidad en europa

Bélgica

Las empresas que no reciben público pueden reanudar su actividad en esta etapa de nueva normalidad europea.

“Estoy contento de poder salir de casa. Estaba harto del confinamiento”, explicó Jean-Baptiste Bernard, un arquitecto de 27 años, de camino a unas obras.

La mascarilla es obligatoria en los transportes. En el autobús se debe subir por la parte de atrás y la primera fila no puede utilizarse para proteger la salud del conductor. En el tranvía, se marcaron con cruces rojas algunos asientos para que la gente no los usen.

Portugal

Librerías y concesionarios de automóviles pueden reabrir. El comercio local, hasta 200 m2, que dé a la calle, también puede hacerlo, con mascarilla obligatoria.

En cuanto a las peluquerías y salones de belleza, pueden reanudar su actividad, pero con cita previa.

En los transportes públicos la mascarilla es obligatoria.

Hungría

Fuera de Budapest, reabren terrazas de cafés y restaurantes, playas y baños públicos, y se reanudan los entrenamientos deportivos profesionales.

La mascarilla es obligatoria en los transportes y comercios.

Budapest, la capital, sigue con restricciones de movilización.

Polonia

Reabrieron los hoteles, centros comerciales y una parte de las bibliotecas y museos.

En Varsovia, muchos polacos con mascarilla se precipitaron hacia las galerías comerciales.

Países nórdicos

En Islandia, reabren las universidades, museos y peluquerías.

Dinamarca y Noruega están en régimen de “semiconfinamiento”. Fueron de los primeros países europeos en aliviar las restricciones.

Balcanes

En Croacia, la nueva normalidad impone que los servicios que conllevan un contacto cercano con el cliente, como las peluquerías, pueden reabrir.

En Serbia, reabren cafés y restaurantes guardando las distancias, mientras que en los transportes es obligatorio llevar mascarilla. Se mantiene el toque de queda.

europa inicia desconfinamiento

Nebojsa Marovic es uno de los que más esperaba esta flexibilización de las medidas. Este músico de 42 años tomó el sol en la terraza de su cafetería favorita del centro de Belgrado, por primera vez en más de un mes.

“Nunca hubiera imaginado que algo tan pequeño me daría tanto placer. Esta epidemia me ha hecho darme cuenta de que son precisamente estas pequeñas cosas, que solemos dar por sentadas, las que le dan valor a la vida”, dijo.

En Eslovenia, reabrieron terrazas de cafés y restaurantes, museos, librerías, peluquerías y se reanudaron los entrenamientos deportivos profesionales. Las mascarillas son obligatorias en lugares públicos cerrados, los transportes y los comercios.

En Bulgaria, tras la reapertura de parques, se autorizaron las caminatas por el campo.

Grecia

Las librerías, peluquerías y salones de belleza, comercios de electrónica y artículos deportivos y jardinería pudieron reabrir.

“Tenía muchas ganas de volver a salir, retomar mi vida social, ¡y que me recortaran la barba para dejar de parecer un oso!”, bromeó Alexis Protopappas frente a una barbería del barrio ateniense de Pagrati.

Chipre

Las calles de Nicosia recobraron este lunes una cierta normalidad, por primera vez en mes y medio, con mucho más tráfico e incluso algunos atascos.

Los comercios empezaron a reabrir, y en algunos de ellos se formaron filas.

Cada país tiene su manera de adaptarse a la nueva normalidad. Lo cotidiano se extraña y se busca, aunque sea con mascarillas puestas y con conversaciones a más de un brazo de distancia.