¿Por qué retienen más de 8.000 migrantes en la frontera de Colombia y Panamá?

La situación, que se agudizó en las últimas dos semanas, logró sobrepasar en 40% la cantidad de habitantes de Necoclí, que según el DANE es de 20.000 personas. Además, las autoridades colombianas advirtieron que darles paso sería una irresponsabilidad porque significa facilitar la movilidad de migrantes irregulares

¿Por qué retienen más de 8.000 migrantes en la frontera de Colombia y Panamá?

Desde hace 20 días, más de 8.000 migrantes, en su mayoría provenientes de Haití, se encuentran retenidos en Necoclí, en el departamento de Antioquía en Colombia, con el fin de atravesar Panamá y llegar a Estados Unidos.

De acuerdo con el diario colombiano El Tiempo, varios de ellos están enfermos y han tenido que hacer sus necesidades básicas en la playa, lo que sumado a la sobrepoblación, levantó una alarma sobre una posible crisis sanitaria.

El director de Gestión del Riesgo del municipio Necoclí, César Zúñiga, señaló que la situación es consecuencia de fallas logísticas de la empresa encargada del transporte marítimo.

Detalló al respecto: “Ellos en el día transportan a 700 personas, pero en las noches nos llegan en promedio 1.300 personas más que se van acumulando”.

Hasta el viernes 23 de julio, Migración Colombia contabilizó la llegada de: 19 africanos (8 de Burkina Faso; 4 de Senegal; 3 de Ghana; 1 de Camerún; 1 del Congo; 1 de Guinea y 1 de Somalia); 23 cubanos y 647 haitianos, estos últimos provenientes de Brasil y Chile.

Sin embargo, tomando en cuenta los datos de Zúñiga, se estima que las cifras sean mayores. De hecho, algunos medios nacionales hablan de que hay entre 8.000 y 10.000 migrantes.

Sin capacidad habitacional

La situación, que se agudizó en las últimas dos semanas, ha hecho que la capacidad hotelera se encuentre rebasada en el municipio de Necoclí. Ante esto, el medio W Radio reportó que decenas migrantes optaron por quedarse en casas de familia, mientras que otros duermen en la playa. Allí la mayoría espera un cupo para salir en las lanchas para dirigirse a Sapzurro, municipio fronterizo con Panamá.

Las autoridades dijeron también que es posible un incremento de los casos de covid-19, pues se ha vuelto complejo hacer cumplir los protocolos de bioseguridad. Además hay migrantes que se niegan a realizarse las pruebas correspondientes.

¿Por qué sucede esto en Necoclí?

Necoclí es una localidad que se encuentra en el Urabá antioqueño, una subregión geográfica que colinda con el Tapón o Selva del Darién, que empieza en la frontera de Panamá, y permite el paso hacia Centroamérica. Es por esta razón que, desde hace años, el puerto del municipio es una parada de paso para aquellos migrantes que buscan ir a Estados Unidos.

Lea también: Colombia pide a EEUU declarar a gobierno de Venezuela «promotor del terrorismo»

No obstante, el camino no es fácil. La selva de Darién tiene una extensión de 100 kilómetros y en su interior hay animales salvajes, bandas criminales y grupos paramilitares. Esa situación ha ocasionado la muerte y desaparición de cientos de migrantes.

Hasta marzo de 2021, Unicef reportó que la cantidad de niños y adolescentes que cruzan el Tapón del Darién se ha multiplicado por más de 15 en los últimos cuatro años. De 109 que pasaron en 2017 a los 3.956 que lo hicieron en 2019 y 1.653 en 2020.

¿Qué medidas tomará el Estado colombiano?

La única exigencia de los migrantes es que se les deje pasar por la frontera. Sin embargo, Juan Francisco Espinosa, director de Migración Colombia, señaló que no es posible porque ambas fronteras, la panameña y la colombiana, están cerradas.

Igualmente agregó que «facilitar la movilidad de migrantes irregulares constituye una irresponsabilidad que pone en riesgo familias y personas».

Por otra parte, César Zúñiga anunció que la municipalidad de Necoclí declarará la calamidad pública, pues durante los últimos días se incrementaron los residuos públicos a 17 toneladas y se sobrepasó 40% la cantidad de habitantes, que según el DANE es de 20.000 personas.

Michel Cofrades, el valor de abandonar el profesionalismo a tiempo

Michel Cofrades trabaja en un equipo de la Cuarta División de la estructura liguera de la USSoccer, el Miami Sun. Su sueño pasó de estar en el campo como jugador, a ser el mejor entrenador de guardametas posible: “Mi carrera realmente no era deslumbrante como arquero, así que pude retirarme y dedicarme a la formación que es algo que me apasiona y sigo ligado al fútbol"