<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Por tener un gesto amable, un chico de 16 años recibirá $49.000 de propina

Wyatt Jones, el joven cajero de un McDonald's de Ohio, se dio cuenta que una clienta estaba teniendo un mal día y la ayudó. La mujer, para agradecerle, contó lo ocurrido en Facebook y empezó a recaudar fondos para premiarlo. Ya lleva 48.900 dólares

Por tener un gesto amable, un chico de 16 años recibirá $49.000 de propina

A veces mostrar solo un poco de empatía hacia otra persona puede cambiarle la vida. Incluso puede ser tu propia vida la que cambie. Eso fue lo que le pasó a Wyatt Jones, un chico de 16 años que tuvo un gesto amable con una mujer que parecía tener un mal día. Y, a cambio, va a recibir al menos 49.000 dólares de propina y reconocimiento público.

Wyatt vive en Waynesville, una pequeña población de Ohio, Estados Unidos. Igual que tantos otros adolescentes de su ciudad, complementa sus estudios con un trabajo de tiempo parcial que, en su caso, es en un restaurante McDonald’s.

Wyatt Jones recibió miles de dólares de «propina»

La noche del 22 de septiembre, a Wyatt le tocó atender la caja del AutoMac, donde los clientes hacen sus pedidos sin bajarse del automóvil. Fue entonces cuando llegó Brittany, con un escándalo dentro de su auto. Venía con sus tres hijos de una práctica deportiva, y los niños estaban alterados y con hambre. Los dos más pequeños, además, lloraban.

Para calmarlos, decidió pedir comida en el AutoMac y no esperar a llegar a casa. Pero al momento de pagar… no había llevado la cartera. Eso la terminó de desmoronar anímicamente. Le dijo a Wyatt que debía cancelar la orden porque había dejado su dinero en casa.

Wyatt se dio cuenta de lo que estaba pasando. Y sin demorar, sacó su propia billetera y pagó el pedido.

propina de 49.000 dólares

Brittany Reeds alcanzó a tomarle una foto a Wyatt, después que pagó su comida

Cuando Brittany se dio cuenta de lo que estaba haciendo el joven, a quien además no conocía, trató de atajarlo. Pero él le respondió: «Todo está perfectamente bien. Para mí un placer hacer esto».

Según el Daily Mail, uno de los tantos diarios que reseñó el empático gesto de Wyatt, Brittany cree que el joven se dio cuenta de cuánto la afectó descubrir que le faltaba la cartera.

Brittany volvió más tarde a tratar de pagarle, pero él no aceptó. Así que ella decidió demostrar su agradecimiento en redes sociales y contó lo ocurrido en Facebook.

«Solo quiero que sus padres sepan lo amable y compasivo que fue su hijo hoy. Hizo que me detuviera a pensar que esto es lo que los padres estamos tratando de hacer, criar a grandes seres humanos. Y usted, señor Wyatt, es un ser humano increíble», escribió en una publicación que ha sido compartida más de 550.000 veces.

Brittany Reeds con su familia

Brittany añadió: «Yo me sentía horrible y Wyatt logró transformar un pésimo día en uno asombroso».

Los usuarios de la red social la animaron a abrir una recaudación pública para premiar a Wyatt con una «propina» especial. Brittany lo hizo con el título Be like Wyatt  y ya lleva 48.900 dólares que se le entregarán íntegros al amable joven. Con eso, Wyatt espera comprarse un carro.

Eso no fue todo. Según reportó el portal WCPO de Cincinatti, McDonald’s le hizo un reconocimiento público al chico y declaró el 7 de octubre como el «día de Wyatt Jones».

Aquí se puede ver el video original de WCPO (en inglés) del reconocimiento que se le hizo a Wyatt:

«Es una locura lo que está pasando», reaccionó Wyatt. Es muy probable que, para él, ayudar a esa desconocida haya sido un gesto natural pero, para ella, significó mucho más que eso. También para la sociedad que son su generoso aporte demostró que quiere muchos más Wyatt en el mundo.

La invasión del edificio Saverio Russo

El domingo 22 de noviembre, aproximadamente a las diez de la noche, un grupo de unas noventa personas organizadas para “tomar los apartamentos vacíos”, llegó a las puertas del edificio Saverio Russo, localizado entre las esquinas de Reducto y Municipal, justo frente al teatro. Forzaron las puertas y entraron.