Portugal rechaza suspensión de TAP en Venezuela

Portugal buscará una salida diplomática a este impasse, que perjudica tanto a venezolanos como a los portugueses residentes en Venezuela.

Portugal rechaza suspensión de TAP en Venezuela

Portugal declaró que no considera “aceptable” la suspensión por 90 días de las operaciones de la aerolínea TAP en Venezuela decretada por el régimen chavista, y señaló la diplomacia como el camino para resolver este asunto.

“No considero aceptable (la suspensión), incluso porque no se hizo ninguna investigación, no fue presentada ninguna prueba que pudiese ser escrutada objetivamente, ni siquiera fue dado a la compañía aérea el derecho de presentar sus razones”, afirmó el ministro de Exteriores de Portugal, Augusto Santos Silva, en declaraciones a la emisora portuguesa TSF.

Sobre TAP, cuyo mayor accionista es el Estado portugués, pesa una suspensión de sus operaciones durante 90 días dictada por el régimen de Nicolás Maduro, tras la apertura de una investigación por el presunto ingreso de explosivos en un vuelo de esta empresa.

Uso de la diplomacia

Las medida de suspensión obedece a presuntos fallos en la seguridad del vuelo TP173 que llegó a Caracas procedente de Lisboa hace una semana. En él viajaban el líder opositor Juan Guaidó -a quien más de 50 países reconocen como presidente interino- y su tío, Juan José Márquez.

El Gobierno de Maduro dijo ese mismo día que el tío de Guaidó,  quien está preso, transportó en ese vuelo explosivos sintéticos, chalecos antibalas no declarados y un plan, redactado en inglés, para cometer atentados en el país.

El ministro portugués ha respondido este martes asegurando que “no hay ninguna cosa que TAP haya hecho que justifique” la suspensión.

Santos Silva agregó que Portugal usará ahora “todos los medios diplomáticos” de los que dispone para hacer frente a la situación, que, sostuvo, perjudica a venezolanos y a la población portuguesa residente en Venezuela.

“TAP es una de las pocas compañías aéreas internacionales que realiza vuelos regulares a Caracas. Suspender esos vuelos significa perjudicar a la población de Venezuela y perjudicar, específicamente, a la comunidad portuguesa en Venezuela”, afirmó Santos Silva, quien admitió que las relaciones entre ambos países “fueron mejores” en el pasado.