Pran de Puente Ayala extorsiona a quienes aún tienen familia en Venezuela

El líder del centro de reclusión ubicado en Anzoátegui confesó, según José "Chelin" Guevara, que forma parte del equipo de trabajo del Fiscal General de la República, Tarek William Saab. También le dijo que tiene negocios ligados a PDVSA

Pran de Puente Ayala extorsiona a quienes aún tienen familia en Venezuela

Yonathan Antonini, mejor conocido como “El Gringo”, es el pran de Puente Ayala que extorsiona a personas en el exterior con familiares en Venezuela, denunció José “Chelin” Guevara este 8 de julio.

El líder criminal exige pagos en monedas extranjeras a cambio de seguridad y las vidas de las personas que aún viven en Anzoátegui pero tienen familiares en el exterior.

José “Chelin” Guevara, sociólogo venezolano y activista defensor de los derechos humanos, está residenciado en Estados Unidos, pero su familia aún vive en Venezuela, en El Tigre, localidad del estado Anzoátegui.

Hace unos días Guevara recibió una llamada de parte del dirigente de un sindicato exigiendo un pago de 15.000 dólares, ordenando específicamente que una parte de la transacción fuera hecha en bolívares, a cambio de las vidas de su hermana y su padre.

“El Gringo” intentó hacer uso de sus influencias para presionar aún más a Guevara, y le confesó que tiene negocios en San Tomé, al noreste de El Tigre, muy ligados a la compañía del Estado, Petróleos de Venezuela (PDVSA).

También le aseguró a Guevara que forma parte del equipo de trabajo del Fiscal General de la República designado por la Constituyente, Tarek William Saab.

Entre los requerimientos de Antonini, le ordenó que como parte de la “vacuna” a Guevara que le entregara su cuenta de Instagram “en blanco”, aunque no le aclaró cuál era el propósito de esta exigencia.

"El Gringo" Pran de Puente Ayala

Con una cuenta (ahora privada) en Instagram, “El Gringo” mostraba parte de su lujosa y peligrosa vida dentro de uno de los centros penitenciarios de máxima seguridad del país.

Granadas, ametralladoras, pistolas automáticas, computadoras y celulares de última generación son algunos de los “bienes” que Antonini ostentaba en sus redes sociales.

“No sé cómo llegó a mí, ni quién le dio mi número, pero sé que debía tener tiempo investigándome”, declaró Guevara a El Estímulo, quien afirmó que Antonini es conocido como “el hombre de fuerza” dentro de la cárcel de Puente Ayala.

 

A pesar de que este no es el primer caso de extorsiones realizadas desde las cárceles, es uno de los pocos que ha sido denunciado a la luz pública.

“Mi intención es que este acto no quede impune. Claro que tengo miedo, pero es necesario denunciar estos crímenes para crear un precedente y actuar contra ellos”, expresó Guevara, quien con sus denuncias consiguió que un hombre relacionado al caso fuera detenido por el Comando Nacional Antiextorsión y Secuestros (CONAS).

 

El hombre detenido fue identificado como Leonardo de Jesús Pino Méndez, de 31 años, quien estaría relacionado con «El Gringo» y sus actividades fuera de la cárcel de Puente Ayala.

Guevara confirmó que está dispuesto a seguir con este caso “hasta las últimas consecuencias”, considerando llevar su caso a cortes internacionales.

“El CONAS ayudó mucho al principio, hay una persona atrapada y todo; pero las amenazas han seguido y él (Antonini) aún tiene contactos que han estado rondando la casa de mi familia”, relató Guevara.

En El Tigre se pueden ver grafitis firmados por “El Gringo” que amenazan la vida del padre de Guevara. Sin embargo, esto no lo detiene en su misión de denunciar los actos criminales que Yonathan Antonini realiza desde la cárcel.

Vivir con VIH en Venezuela: cerca del 60% de los pacientes no recibe tratamiento

Las estimaciones se hicieron considerando las cifras que publica el Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH-Sida. En Carabobo, distintas organizaciones se reunirán el miércoles 1 de diciembre para repartir preservativos y difundir información que ayude a concientizar y prevenir la enfermedad en el marco del Día Mundial de la Lucha contra el Sida