<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Primero Justicia: Gobierno ha tenido política de complacencia con paramilitares

La tarde de este lunes, el partido político Primero Justicia, fijó posición ante los hechos ocurridos el pasado sábado 4 de noviembre en Amazonas que cobraron la vida de tres efectivos de la Fuerza Armada Nacional (FAN) en manos del grupo guerrillero colombiano ELN.

Primero Justicia: Gobierno ha tenido política de complacencia con paramilitares

El diputado por la Asamblea Nacional, Jorge Millán, expresó que desde el partido se responsabiliza al presidente de la República, Nicolás Maduro, enfatizando que ha sido señalado en reiteradas ocasiones de la incursión del ELN en territorio venezolano.
«Ya se ha denunciado que el ELN está en territorio venezolano, no solo por nosotros, no solo por la Asamblea Nacional, sino por organizaciones defensores de Derechos Humanos», agregó.
Asimismo, dijo que el ELN goza de las políticas del gobierno y que se ha mantenido una «política de complacencia con estos grupos paramilitares» cuestionando cómo se permite que esto sea así.
Por lo que concluye que hay un «desinterés del gobierno en tener una Fuerza Armada equipadas para ocuparse de los problemas a los cuales ellos deben ocuparse».
 
Millán quiso mostrar la similitud con los sucesos ocurridos en Cararabo en el año 1995, en los que murieron 8 militares venezolanos en manos de la guerrilla por falta de equipamiento y entrenamiento.
Por lo tanto, desde la tolda aurinegra, el diputado expresó que exigen la toma de medidas dentro de las Fuerzas Armadas para que estén equipadas y en condiciones «para enfrentar esto».
«Estos sucesos demuestran una vez la complicidad del gobierno Nicolás Maduro con las Fuerzas Armadas y la lesión y el daño que hacen a nuestros soldados, a nuestros oficiales».
 
Finalmente, Millán envió condolencias a los familiares de los caídos indicando que «esto es inaceptable».
El pasado sábado, un ataque en el estado Amazonas cobró la vida a tres funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) y dejó al menos a 10 heridos de las manos del ELN, lo que ha ratificado la presencia impune de estos grupos irregulares en la zona fronteriza.
Estas incursiones han sido documentadas y denunciadas por la población y por organizaciones pro defensa de los derechos humanos, entre ellas FundaRedes, ante instituciones del gobierno nacional (Defensoría del Pueblo, Ministerio Público) y ante instancias internacionales. Pero hasta ahora no han recibido respuesta alguna.
El Ministro de Defensa, Vladimir Padrino López aseguró que la emboscada responde a la búsqueda de “un incidente fronterizo” por parte de Colombia a través grupos armados y que la situación es “producto de esa guerra interna que el Estado colombiano no ha tenido la capacidad de resolver a lo largo de más de 60 años».
 
«Eso coloca a Venezuela como víctima de la agresión colombiana y de sus grupos violentos que pretenden pasar para acá (a Venezuela)” enfatizó el ministro.
En ese sentido rechazó la presencia “de cualquier grupo armado, llámese como se llame, de la naturaleza que sea” pues “no hay cabida” en territorio venezolano para estos grupos. Además dijo que, hasta ahora, “no hay comunicación con el canciller colombiano” Carlos Holmes.
“El Gobierno de Colombia se ha negado a conversar de las cosas que son comunes. Se ha reforzado el estado Amazonas con tropas y vamos a buscar a los delincuentes paramilitares dondequiera que estén. Váyanse de Venezuela. No hay espacio para ustedes. Nunca lo habrá”, agregó.
 
Sin embargo, el Gobierno colombiano dijo el 5 de noviembre que facilitará a Venezuela “toda la colaboración” para asegurar el castigo de los responsables del asesinato.]]>