Q.E.P.D la norma del juvenil del fútbol venezolano, ¿qué nos dejó?

La regla del juvenil no se seguirá aplicando en el fútbol venezolano. ¿Qué significa eso? En las siguientes líneas, el abogado Antonio Quintero hace un repaso de la norma, la contribución al fútbol venezolano y lo que el futuro podría deparar

Q.E.P.D la norma del juvenil del fútbol venezolano, ¿qué nos dejó?

A 15 años de su reaparición, la regla del juvenil ha desaparecido del fútbol venezolano, luego de varios éxitos para nuestras selecciones nacionales. Por eso, es preciso que analicemos cómo impactó al fútbol venezolano durante todo este tiempo.

Comencemos recordando que saber quiénes somos y en qué creemos es necesario para poder comprender lo que funciona y lo que no como sociedad. Regularmente observamos a otros países y vemos sus iniciativas, las cuales intentamos copiar. Sin embargo, a veces los resultados no son los esperados.

En sintonía con lo anterior, varias personas hablan “tropicalizar” o “venezolanizar” tales iniciativas. Esto, en otras palabras, significa que debemos adaptar las normas, cuestión que todavía no entendemos bien. En este sentido, la regla del juvenil en el fútbol venezolano entendió al fútbol venezolano, más de lo que el fútbol venezolano la entendió a ella. Lo explicaremos a continuación:

¿Qué es la regla del juvenil?

Es una regla que obliga en el campeonato de fútbol profesional de Venezuela a alinear obligatoriamente en cada partido a un jugador de menos de 20 años. De igual forma obliga a que si este jugador de menos de 20 años va a ser sustituido por otro jugador, el sustituto también debe tener menos de 20 años.

¿Cuándo comenzó a implementarse?

La verdad es que la regla del juvenil se creo y se aplicó en los años ochenta durante varias temporadas y luego ocurrió su primera desaparición.

En el Sudamericano sub 20 del año 2005 en Colombia, Venezuela clasifica por tercera vez a una segunda ronda de este torneo. La primera vez fue en 1954 por ser anfitrión y la segunda en 1997, cuando fue eliminada sin puntos. No se había clasificado a un Mundial Sub 20 todavía.

Este fracaso dejó mucho para el análisis, como lo forzado del calendario y el hecho de que los juveniles no tenían experiencia profesional. Sobre este último punto, la comparación era que mientras varias selecciones presentaban jugadores con experiencia en las ligas profesionales de sus países o de otros países, la mayoría de los jugadores en Venezuela no había debutado en los torneos mayores. Esto dejaba claro que la falta de experiencia a un alto nivel jugaba en contra.

Para la temporada 2007/2008, cuando se establecían las bases del campeonato, Nelson Carrero (técnico de la Selección sub 20 del año 2005) y Cesar Semidey, en contrapropuesta al aumento de jugadores extranjeros que traían algunos clubes, propusieron traer de vuelta la norma del juvenil, cosa que el ex presidente de la FVF Rafael Esquivel secundó rápidamente. La idea era que la Selección  Sub 20 de Venezuela no volviera a estar en desventaja.

¿Cuál era el propósito de la regla del juvenil?

La regla del juvenil viene a atacar un problema, ya que pareciera que el jugador de fútbol de Venezuela madura de forma tardía. Quizás está la habilidad, pero no la toma de decisiones correctas en el campo. Tal vez sucede que en las categorías formadoras no se hace completamente bien el trabajo y no hay confianza en el producto final. Este punto merece un análisis más profundo, en todo caso.

La realidad es que  la mayoría de los entrenadores no quieren usar jugadores que son propensos a cometer errores y que pueden costar un partido, ya que eso puede significar perder su empleo. Por eso prefieren jugadores experimentados.

Somos diferentes a las grandes ligas europeas o a la liga argentina, brasileña o colombiana, quienes confían mucho en el talento de sus bases y todo el tiempo están formando para vender o para usar. Allí hay una cultura hacia el jugador joven. En Venezuela era todo lo contrario.

Teniendo en cuenta esto, se obliga a los clubs a usar jugadores jóvenes para brindar la experiencia profesional. Y para evitar que le dieran una vuelta a la norma, se estableció que el cambio de este jugador juvenil tendría que ser por otro juvenil, así perdías dos de tres cambios si no querías jugar con un juvenil.

¿Qué se logró con la norma del juvenil?

Inmediatamente dos años después de su implementación Venezuela, ya llevaba una generación con más experiencia al Sudamericano Sub 20, en 2009, que se iba a realizar en Perú y que al final terminó jugándose en Venezuela. Allí se clasifica por primera vez al Mundial Sub 20 en Egipto. En el año 2017, nuevamente, Venezuela clasifica al mundial sub 20, donde queda sub campeona Mundial. Y en 2019 vuelve a clasificar a una segunda ronda del Sudamericano sub 20. Es decir, en 15 años se logró más que 51 años en torneos de Selecciones Sub 20.

Con la regla del juvenil, Venezuela se convirtió en la liga número 16 de 93 en usar más jugadores jóvenes para el año 2019 de acuerdo al Observatorio del Fútbol CIES. En Sudamérica era la segunda liga que más usaba jugadores jóvenes solo por debajo de la bicampeona del mundo, Uruguay.

Además, se fue incrementando el número de jugadores para el exterior. Para el año 2006, Venezuela no tenía más de 20 jugadores en el extranjero. En el año 2017 el Observatorio del Fútbol CIES, posicionaba a Venezuela como el país número 46 de 93 con más jugadores de fútbol en el exterior con 63 jugadores para esa fecha. Para 2019, el Observatorio del Fútbol CIES posicionaba a Venezuela como el país número 38 de 93 con más jugadores de fútbol en el exterior con 98 jugadores para la fecha. Para el año 2021 el Observatorio del Fútbol CIES, posicionaba a Venezuela como el país número 32 de 146 con más jugadores de fútbol en el exterior con 124 jugadores para esa fecha.

Hubo una incidencia positiva en las selecciones juveniles

¿Pero todo fue bueno con la regla del juvenil?

La verdad es que no todo fue bueno. Ya que si bien es cierto se muchos juveniles saltaban al campo, por otro lado, muchos juveniles eran desechados cuando dejaban de cumplir la norma. No tenían segundas oportunidades. También, se empezaron a formar jugadores solo en ciertas posiciones.

La evolución a la que teníamos que pasar era a la regla del jugador formado en casa, exigiendo a los clubes un determinado número de jugadores que hayan sido formados por el club al menos por tres años antes de los 21 años. Eso hubiera garantizado la continuidad de jugadores a ver cuál explotaba o elevaba su nivel, luego de los 20 años.

¿La norma del juvenil es incompatible con un torneo sub 23?

Para nada. Ambas cosas son compatibles, ya que se necesitan jugadores que estén practicando fútbol al más alto nivel; el profesional, y también se necesita un torneo sub 23 que le dé segundas oportunidades al jugador. Además de esto, otra muy clara  intención del seleccionador nacional José Pekerman es que básicamente se cree un torneo para generar talento que también pueda ir a los Juegos Olímpicos.

Los problemas de un torneo Sub 23 los conocemos todos: están subiendo la cantidad de empleados de un equipo, probablemente de 30 a 50 jugadores. Esto implica más gasto y puede traer más problemas. Otro asunto es que esta competición sub 23 no tiene el mismo nivel que el profesional, lo que significa que la posibilidad de elevar el nivel de los jugadores es por un lado más difícil. Por otro lado, más positivo, también garantiza continuidad de juegos de ciertos jugadores.

¿Qué pasará ahora?

Honestamente, no se sabe. Todo dependerá de la madurez del fútbol venezolano y de sus ganas de seguir produciendo talento joven a costa de los errores que estos jugadores pueden cometer.

Siguiendo estas palabras, no nos queda más que concluir preguntándonos: ¿el fútbol venezolano maduró y cambió sus conductas durante estos pasados 15 años para seguir formando jugadores, a pesar de que ya no exista la norma del juvenil? Solo el tiempo  responderá esa interrogante, pero ojalá que este cambio no vaya a ir en detrimento de las oportunidades de los jugadores jóvenes.