¿Qué es el EI-K?, aun más desquiciados que los talibanes en Afganistán

Aunque ambos grupos son militantes islámicos sunitas de línea dura, también son rivales y difieren en detalles sobre religión y estrategia, y cada uno dice ser el verdadero estandarte de la yihad, la supuesta guerra santa. El EI-K se ufana de los ataques más mortíferos de los últimos años en Afganistán y Pakistán. Masacró civiles en ambos países en mezquitas, santuarios, plazas y hospitales.

¿Qué es el EI-K?, aun más desquiciados que los talibanes en Afganistán

Los talibanes, que retomaron el poder en Afganistán, son objeto de un odio permanente por parte del grupo yihadista Estado Islámico (EI), que emerge como una seria amenaza para Estados Unidos y los miles de afganos desesperados por huir de Kabul.

El presidente estadounidense, Joe Biden, dijo que existe un “riesgo agudo y creciente” de ataque en el aeropuerto de Kabul por parte de su rama regional: el grupo Estado Islámico-Khorasan (EI-K), o ISIS-K, por sus siglas en inglés.

Haremos que lo paguen: Biden responde al atentado contra aeropuerto de Kabul.

Balance sangriento

Al menos 85 personas murieron, entre ellas 13 soldados estadounidenses, en el doble atentado suicida reivindicado por el grupo yihadista Estado Islámico (EI) en el aeropuerto de Kabul. El ataque que multiplicó la angustia a pocos días de que terminen las evacuaciones de miles de extranjeros y afganos que quieren huir del nuevo régimen talibán.

El atentado, que causó además más de 160 heridos, sembró el caos y la desolación entre los miles de afganos que se agolpan en el aeropuerto. Esta es la única puerta de salida de Afganistán para quienes tienen la esperanza de poder montarse en uno de los vuelos de evacuación de los países occidentales

¿Qué es el Estado Islámico – Khorasan?

Meses después de que el EI declarara un califato en Irak y Siria en 2014, antiguos talibanes pakistaníes le juraron lealtad y se unieron a otros militantes en Afganistán para formar un capítulo regional.

La dirigencia central del EI reconoció formalmente al grupo un año después de que se instalara en el noreste de Afganistán, en las provincias de Kunar, Nangarhar y Nuristán.

También estableció células en otras partes de Pakistán y Afganistán, incluyendo Kabul, según monitores de la ONU.

Las últimas estimaciones de su fuerza varían de miles de combatientes activos hasta 500, según un informe del Consejo de Seguridad de la ONU divulgado en julio.

“Khorasan” es un nombre histórico de la región que incluye partes de lo que actualmente es Pakistán, Irán, Afganistán y Asia Central.

¿Qué tipo de ataques perpetra?

El EI-K reivindicó algunos de los ataques más mortíferos de los últimos años en Afganistán y Pakistán. Masacró civiles en ambos países en mezquitas, santuarios, plazas y hospitales.

El grupo, sunita extremista, ha atacado sobre todo a musulmanes que considera herejes, en particular a los chiitas.

En agosto de 2019, reivindicó un atentado contra los chiitas en una boda en Kabul, en la que murieron 91 personas.

Además, se sospecha que perpetró en mayo de 2020 en Kabul un ataque que estremeció al mundo. Hombres armados abrieron fuego en la maternidad de un barrio mayoritariamente chiita. Allí mataron a 25 personas, entre ellas 16 madres y recién nacidos.

En las provincias en las que se implantó, su presencia dejó profundas huellas. Sus hombres mataron a tiros, decapitaron, torturaron y aterrorizaron a los aldeanos y dejaron minas por todas partes.

¿Cuál es la relación del EI-K con los talibanes?

Ambos grupos son militantes islámicos sunitas de línea dura. Pero también son rivales y difieren en detalles sobre religión y estrategia, y cada uno dice ser el verdadero estandarte de la yihad.

En una muestra de su enemistad, los comunicados del EI se refieren a los talibanes como apóstatas.

El EI-K se enfrentó a la represión de los talibanes contra sus disidentes y no pudo extender su territorio, tal y como consiguió hacer el grupo en Irak y Siria.

En 2019, el ejército gubernamental afgano, después de operaciones conjuntas con Estados Unidos, anunció que lo derrotó en la provincia de Nangarhar.

Según evaluaciones de Estados Unidos y de la ONU, el EI-K operó desde entonces en gran medida mediante células durmientes en las ciudades para perpetrar ataques mediáticos.

¿Cómo recibió el EI la victoria talibana?

Nada bien.

El Estado Islámico fue muy crítico con el acuerdo del año pasado entre Washington y los talibanes que condujo a un pacto para la retirada de las tropas extranjeras, acusándolos de abandonar la causa yihadista.

Tras la rápida toma de Afganistán por los talibanes, varios grupos yihadistas en el mundo los felicitaron, pero no el EI.

Un comentario del EI publicado tras la caída de Kabul acusó a los talibanes de traicionar a los yihadistas con el acuerdo con Washington. Prometió continuar su lucha, según el SITE Intelligence Group, que monitorea las comunicaciones de grupos militantes.

Pero este grupo podría aprovechar la situación. “Mr. Q”, un experto occidental que publica sus investigaciones en Twitter bajo un seudónimo, aseguró que el EI-K perpetró 216 ataques entre el 1 de enero y el 11 de agosto, frente a 34 en el mismo período de 2020.

¿Cuál era la amenaza en el aeropuerto de Kabul?

Autoridades de Estados Unidos y otros países occidentales alertaron que el aeropuerto de Kabul, con miles de soldados norteamericanos rodeados por multitudes enormes de afganos desesperados, estaba amenazado por el EI-K.

En los últimos días, aviones de transporte militar habían salido de Kabul lanzando señuelos, incluidos los diseñados para desviar misiles. La zona también se expone eventualmente a fuego de mortero y a ataques suicidas, según los expertos.

Varios analistas, entre ellos ExTrac, un grupo privado especializado en tratar datos de grupos yihadistas, apunta que el EI-K detuvo brutalmente su actividad hace 12 días.

Las filiales del EI suelen desaparecer del mapa cuando activan el “modo supervivencia” o cuando preparan un ataque de envergadura, explicó el grupo en Twitter.