<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Qué esperar en las finales del Roland Garros

Otro fin de semana de definiciones. Este sábado, Simona Halep y Jelena Ostapenko jugarán por el título en el Roland Garros, torneo que en la rama masculina tendrá el domingo el choque entre Rafael Nadal y Stanislas Wawrinka. 

Qué esperar en las finales del Roland Garros

Entre actuaciones arrolladoras y sorpresas, el evento alcanza sus últimos días con la promesa de enormes choques por la Copa de los Mosqueteros.  
Por el desquite
 
Halep va y viene. Su andar por el tour se mide por etapas, siendo la más destacada cuando inicia la gira sobre polvo de ladrillo.
Para una top 10 que ha tenido que desarrollarse a la sombre de Serena Williams, esta es su mejor (o tal vez su única) oportunidad para hacerse con un Grand Slam.
Con el primer lugar del ranking asegurado a partir del lunes, la rumana solo se plantea iniciar la semana con un nuevo trofeo, y el más importante, en su vitrina
A París llegó como la favorita y no defraudó. Ahora, solo toca cerrar el círculo para sacudirse tantas caídas, incluida la final de 2014, cuando fue víctima de la rusa María Sharapova.
Frente a ella, Jelena Ostapenko. 
Cuando no se tiene nada qué perder, pasan cosas como las que está atravesando la letona. Con apenas 20 años, la número 47 de la clasificación es de aquellas raquetas a las que se le adapta el término de desconocida.
La jugadora rompió todo: llega a la definición con la seguridad de saber que no es ella la de la presión por titularse, sobre todo porque esta es apenas la primera vez que está en la segunda semana de un Major.
Su potencia frente a la movilidad de Halep. La debutante en finales contra la nueva reina.
Favorita: Halep
Invictos
Lo que ocurra el sábado será la primera vez para Nadal o Wawrinka.
El español accede a su décima final en territorio galo con nueve títulos, cifra monstruosa para el mejor tenista que se ha visto sobre arcilla.
Para el ibérico, no hay imposibles. La de Nadal es una historia tras otra donde siempre se supera. Porque su vaivén solo se soporta en el hecho de haber aprendido que no todo es perfecto y el manacorí lo sabe.
Pase lo que pase el domingo, su leyenda se hará mayor, tanto como su espíritu luchador.
Stanimal no quiere hacer menos.
Sobre él reposa una situación particular; el suizo es un tenista con marcadas irregularidades en prematuras instancias, pero que en finales se vuelve indetenible.
Stan tiene tres títulos de Grand Slam en igual número de finales, con un claro ejemplo: para muchos, el juego debut suele ser más complicado que una final.
Su potencia y uno de los mejores tiros de revés a una mano en la disciplina contra el coraje de quien se reinventó y se hizo, al menos este año, más agresivo en sus impactos.
Favorito: Nadal
 ]]>